EL MANIFIESTO MOCHILERO: UN TEXTO PARA LIBERAR(SE)

 

Después de mi primer viaje a dedo por Europa (Mayo a Agosto de 2001) regresé a una Argentina que se preparaba para una de las mayores crisis de su historia. El lado bueno de la crisis, sin embargo, fue que brotó una verdadera primavera de miradas y propuestas auto-gestionadas. La gente comenzó a unirse. El Club del Trueque fue sólo el ejemplo más famoso. En 2002, imitando las tendencias europeas marcadas en ese entonces por el Club de Autostop de Vilnius, propuse en total soledad –y en un arrebato poético-  la idea de organizar encuentros de mochileros. Tuve mil obstáculos. Mis amigos más cercanos me boicoteaban y se reían de mi fe. A pesar de ello, y con la colaboración via internet de otros entusiastas de todo el país, el 17 de diciembre de 2002 se realizó el 1º Encuentro Nacional de Mochileros “Pueblo Tomado”, y poco después, con textos redactados durante meses (en los que renuncié a la Facultad para darle dedicación plena) nació Autostop Argentina (la primera web de mochileros en lengua española).
Para darle una dirección conceptual, en ese momento fundacional, como el palito que va junto a los árboles jóvenes, escribí este manifiesto. Fue mi primer escrito en Internet, hace hoy ya 10 años y antes de la publicación del primero de mis libros de viaje. (que, dicho sea de paso, ¡enviamos a todo el mundo por correo, consultanos!) Quería hoy compartirlo con ustedes. Si les gusta, compártanlo también, pónganle un link, cítenlo, haganlo un pájaro de origami y échenlo a volar desde la terraza de su edificio, o déjenlo en hostels, campings, o trenes. Deslícenlo furtivamente bajo el falso brillo de las puertas de los bancos y compañías de seguro, en los subtes donde algunos cautivos van premeditando su escape, en el box de tu compañero. Como dijo Freire: “Dales la palabra, y serán libres”.Desde hace una década, este texto viene embrujando viajeros hacia el abismo para que descubran sus propias alas. Durante años, circulo como anónimo. Lo han hallado en la Carretera Austral chilena y en la India. Ahora, lector, lo dejo en tus manos: difúndelo. Este texto nos necesita como catapultas y cómplices para seguir liberando huellas y sueños…

MANIFIESTO MOCHILERO – por Juan Pablo Villarino

Haciendo camino entre rancherías Wayuu. La Guajira, Colombia. 2010

Los que hacemos esta página creemos que ser mochileros es algo más que cargar nuestra mochila y salir a recorrer las rutas, es algo más que hacer dedo y disfrutar de la naturaleza.
Creemos…
que la condición humana admite más posibilidades que el diploma y la oficina. Nuestra sociedad actual considera a las personas poco más que herramientas especializadas. Eficiencia y productividad son valores imperantes. Ante este recorte nos proponemos revalorizar el conocimiento y la experiencia como valores, y el viaje como un medio privilegiado de acceder a ellos…
que una sociedad de individuos entrenados para ser autosuficientes y no preguntarle la hora a nadie es un criadero de neuróticos. De neuróticos y de futuros consumidores de alarmas y pastillas para el stress. Al viajar como mochileros, al hacer dedo, reestablecemos el contacto humano, esa llama vergonzosa…
que ser responsable es darnos cuenta de que la vida es una sola, que se vive día a día, y que una vejez con jubilación digna no justifica una juventud de viejos. Ser responsable no significa solo asumir obligaciones, sino también animarse a asumir la libertad y no atarse innecesariamente a cosas ajenas a nuestra esencia…
que nadie es viejo en tanto no se haga cargo de su edad. Nunca es demasiado tarde para nada. Viejo es quien hace las cosas que se esperan de un viejo, solo porque otros lo esperan de él…
que el mundo no es un lugar estático sino una maraña de caminos por los que millares de personas caminan a diario. Cruzando fronteras, vadeando arroyos o escalando montañas…
que ese mundo es aún un buen lugar para vivir, que las personas que lo transitan comparten algo que es mucho más fuertes que sus diferencias, sean estas de raza, religión o profesión. Estas personas son intrínsecamente buenas…
Creemos que el universo cuida de nosotros, y que una jornada laboral de 12 horas es más peligrosa que viajar a dedo…  que nadie se encuentra en peligro por estar lejos de casa, creemos que las ciudades son definitivamente más peligrosas que las rutas, los montes y los lagos.
que el dinero es una parte opcional del equipaje, ya que nadie se alimenta de dinero.  No sólo se hacen cosas a cambio de dinero. Pensar eso sería transportar arbitrariamente las relaciones comerciales a las relaciones humanas. Una sonrisa oportuna puede valer millones…
 
que todos los viajeros podemos aprender los unos de los otros, que nadie nace sabiendo, que siempre hay alguien que va por primera vez a ese lugar que nosotros conocemos como la palma de nuestra mano…
que el viento que nos da de lleno en la caja de una chata puede ser la vacuna contra la rutina…
que la simplicidad es algo a ser reivindicado, y está más cerca de un pan casero al costado del camino que de un crédito hipotecario o vacaciones de quince días pagadas en tres años…
que la meta es una excusa para dejarnos mecer por el azar y exponernos a las paradas imprevistas, los pueblos escondidos, las miles de posibilidades intermedias, transformando cada punto del mapa en una anécdota.
que con cada auto que se detiene en una banquina barajamos y damos de vuelta, que ese preciso instante cambia de alguna manera nuestro viaje y de esa manera nuestra vida.
Creemos que la ruta es la vida (Jack Kerouac 1922 -1967)…
que el autostop es una hermosa manera de aprender sobre las tierras por las que viajamos, sobre su gente y costumbres. Ahorrar dinero no es el objetivo de viajar a dedo, sino más bien su consecuencia lateral…
que una hoja de ruta contiene más adrenalina que Gran Hermano, que la felicidad no depende de una herencia o polirrublo que nos “salve” y nos abra  la puerta al DVD…
que la felicidad constante es una de las formas ocultas en que obra la muerte. (Julio Cortázar, 1914- 1984)…
que el viajero es preso de la paradoja de querer dar la vuelta a un circuito infinito…
que si VOS llegaste hasta acá leyendo no deberías dejar pasar un minuto para empezar a pensar tu propia vuelta al mundo. Mientras te preparás, podés encontrar ideas en este blog e inspiración en nuestros libros.
Quienes hacemos esta página, sobre todas las cosas, queremos que aprendas a querer el camino.

 

En Mochima, Venezuela. 2011


Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta

Más Información
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar

Acerca del Autor

Juan Pablo Villarino

Desde el 1 de mayo de 2005 recorro el mundo como mochilero para documentar la hospitalidad y la vida cotidiana de los destinos más insólitos a través de mis crónicas. Escribo libros de viaJe para contribuir a la revolución nómada.

48 Comentarios

Dejar un comenentario
  • Juan, el texto que escribiste es HERMOSÍSIMO y las fotos de ustedes de espaldas también. Me encanta sobre todo la primera en la cual van caminando ¡qué hermosa!

    Un abrazo para vos y para Lau.

    ¡Ah! Por supuesto que voy a compartir el texto, ¡cómo no hacerlo!

  • Es un gran texto Juan, que sirve de mecha y te enciende a viajar, y cada viajero con la experiencia podrá ampliar algo más su definición sobre el ser mochilero, que este texto tan bien describe. Buenas rutas!!!.
    Espero que te vengas al encuentro de los 10 años de Autostop!!! Si estás acá no podés faltar.

  • Hola!, la verdad me encanto el texto!, tengo entendido que mi destino en esta vida es conocer este hermoso planeta con mis propios ojos, mis propios pies, mis manos, sentir su aroma con mi propio olfato….pero aún estoy atrapada en este hermético de globalizado de estructuras. Gracias tus palabras me motivan y espero algún día animarme a emprender mi viaje.

  • Juan, hace rato me volvieron a atrapar. Las ciudades, las expectativas de los otros sobre uno mismo. Los miedos a perder mi breve cordura en el camino. Digo breve por atravesar cientos de días de eternas contradicciones que me tienen paralizado. Que me bastaria un atíno frente a la desmesurada locura con que trepo mis dias. Que no quiero emprender ningun tipo de negocio que embargue esta latente voluntad a recorrer los caminos. Pero me urge sacarme el peso de que al abandonar todo y a todos conlleve un arrepentimiento como meta. A no disfrutar de las personas que quiero y que no gozan de buena saludos como para postergar nuestras companias.

  • Locooo! Hace ya más de una año, mientras estaba viendo que carajo hacer con mi vida, me decidí: quiero viajar. Entonces empecé a preguntarme por alguna carrera que pudiese desembocarme en algún trabajo que me llevara a viajar lo más posible. Pero me fuí dando cuenta que no existe un trabajo estable si uno quiere viajar constantemente. Fue así como me topé con las historias de estos locos, los mochileros, los cuales conocía solamente por haberlos visto en algunas ocasiones, con sus pulgares levantados al costado de la ruta sin entender que carajo hacían. Más tarde, buscando en internet me topé con el foro de Austostop Argentina, y más tarde con tu blog. Después de leer algunas historias de gente que dió la vuelta al mundo y que viaja durante años consecutivos sin descanso dijé: quiero ser uno de ellos. Y la verdad que cuando leí tu manifiesto mochilero no me quedó ninguna duda: voy a dedicar gran parte de mi vida a recorrer la geografía de nuestro hermoso mundo aunque tenga que sacrificar comodidades innecesarias como una TV o un ambiente calefaccionado, y cambiar la jornada laboral por unas eternas vacaciones.
    Por ahora estoy cursando el último año que me queda de la escuela secundaria, mientras engaño a mis viejos y familiares con el cuento de que “todavía no decidí que estudiar”, cuando preguntan que voy a hacer de mi vida. Por ahora los dejo tranquilos, más tarde les voy a decir mi plan y, piensen lo que piensen, lo voy a llevar a cabo.
    En fin, gracias por todo Juan. Espero conocerte en unos meses cuando me largue a viajar y me des unos buenos concejos!!

  • Buenisimo, sabes que pusiste algo que nos identifica y a su vez da animo porque recibimos muchas criticas y cargadas de amigos pues somos 3 locos de mas de 60 que nos vamos de mochila para el amazonas Gracias
    Abrazo

    • Como ya dije varias veces y no me canso de repetir: Juan es una gran fuente de inspiración y un escritor y viajero al que admiro muchísimo.
      En cuanto a ustedes Oscar y equipo, ¡me saco el sombrero! Ustedes saben muy bien que se puede, así que le dan para adelante y al volver (o durante) esas críticas y cargadas estoy seguro que se transformarán en admiración e inspiración para muchas personas.
      ¡Saludos viajeros!

  • Me parece bastante interesante el articulo, pero me queda una duda, como se alimentan ? creo que para ello si es necesario el dinero asi sea poco pero es necesario

    • Hola Maicol, no estamos en contra del dinero jaja Por supuesto, usamos dinero, tarjetas de débito, cheques de viajero, Pay Pal, etc, como cualquier persona. Lo que no hacemos es dejar que el dinero domine nuestras vidas y se convierta en fin en sí mismo, se entiende? Un abrazo, gracias por comentar!

  • genial tu texto..genial tus pensamiento, creencias y todo lo que haces, admiro realmente como pones en practica todo lo que queres y sentis, creo que muy pronto pondre en practica tambien todo lo que siento , ya que mucho mas no creo “aguantar” , realmente siento que naci para viajar… Gracias por compartir tu experiencias y demas con todos !!!

  • Hola chicos! como están? los sigo hace bastante, quería compartir algo que escribí hace un tiempo y que pienso que va en el mismo camino que este manifiesto. El texto está un poco inspirado en las constantes discusiones que leo en distintos grupos de mochileros en las redes sociales, donde muchas veces se cuestiona quien es mas o menos mochilero por viajar o no viajar en avión, dormir en carpa o en hostel, etc.. (por eso eso el inicio del texto es un poco “determinante”.). Acá va:

    Ser mochilero no es irse de vacaciones en carpa, tocar la guitarra en el tren, vender pulseritas de macramé, hacer malabares, andar sucio y con la ropa rota, ni viajar a dedo..

    Ser mochilero es un estilo de vida y de viaje en el que:
    -Preferimos invertir nuestro tiempo y dinero en EXPERIENCIAS, antes que en PRODUCTOS EFÍMEROS.
    -Elegimos conocer nuevos lugares y culturas antes que pagar el cable, celulares último modelo o cenas en el restaurante de moda…
    -Elegimos asumir ciertos riesgos a cambio de la LIBERTAD de viajar de forma independiente y de manejar nuestros tiempos
    -No nos convertimos en otra persona cuando estamos de viaje, somos mochileros todo el año, aunque estemos en nuestra ciudad natal… tenemos los mismos gustos, la misma forma de pensar, de vestir de socializar, de VIVIR estemos donde estemos..
    -No nos importan las fronteras impuestas por los gobiernos ni por la cultura, creemos que el planeta es uno solo y todo es explorable (nunca entendimos eso de “para que te vas a X lugar con todo lo que hay en nuestro país”)
    -Tenemos la capacidad de socializar con personas de distintos grupos sociales pero no nos sentimos 100% identificados con ninguno de ellos
    -Pensamos que NO HAY LUGARES MOCHILEROS, los mochileros somos nosotros..
    -Queremos conocer todo aunque sea para saber que no nos interesa volver, la CURIOSIDAD está por encima de cualquier prejuicio..
    -Nos aburre la rutina, y más mientras viajamos..
    -No “discriminamos” lugares por ser “turísticos” podemos disfrutar de Mar del Plata o de Machu Picchu, Bariloche o de El Bolsón…porque lo importante es como lo vivimos..
    -Tenemos la capacidad de disfrutar antes de vivirlo y de viajar con la imaginación..
    -Tenemos la capacidad de adaptarnos a un 5 estrellas como a dormir en una terminal o en un desierto porque lo enriquecedor es la experiencia y conocer el mundo desde todas las perspectivas posibles..
    -Antes de comprar cualquier cosa cara pensamos en el viaje que podríamos hacer..
    -Trabajamos en el camino y/o en nuestro lugar origen, de lo que nos gusta o de cualquier cosa, pero el fin es el mismo: juntar dinero para seguir viajando…
    -No dejamos que el hecho de tener poco, algo o mucho dinero LIMITE nuestro sueño, de viajar
    -Tampoco dejamos que la opinión del entorno donde crecimos ni la de otros mochileros limite nuestros sueños.
    -Podemos llevar malabares o un ipad, viajar a dedo o en avión, dormir en carpa o en hotel, porque las herramientas que usamos para llevar a cabo nuestro sueños y la forma de hacerlo no cambian nuestra esencia..
    [Reflexiones de un sábado nublado]

    Me gustaría conocer su opinión, saludos!

    • Me encantó! Muchas gracias por compartir una mirada tan libre de prejuicios, desde hace años que digo que el valor más importante es la VERSATILIDAD. Te invito a leer en este mismo blog el artículo “Un dandy con agujeros en el pantalón”, donde cuento justamente eso, que me encanta viajar a dedo y comer sushi al mismo tiempo, ni hablar de los buenos vinos, etc. Abrazo!

  • No sé si sea prejuicio, pero veo que la mayoría de quienes realizan este tipo de travesías son chicos más bien caucásicos. Me pregunto si un tipo como yo, de rasgos marcadamente indígenas y tez oscura, será igualmente bienvenido cruzando por Alemania, Rusia o la misma Argentina, si en mi propio país, México, muchas puertas se cierran por la discriminación y el racismo.

  • Leo esto con emoción, en vísperas de salir otra vez al camino. Sin conocernos, comparto tanto con ustedes, y los quiero bien 🙂

    Me encantó el manifiesto y lo comparto ya. Sólo les animo a corregir minucias en el texto, errores menores pero que pueden entorpecer un poquitico la lectura de tan buen escrito… errores como “una vejez con jubilación diga no justifica” donde creo debería decir “una vejez con jubilación digNa no justifica” o “solo porque otro lo esperan de él” cuando creo debiera decir “solo porque otroS lo esperan de él”

    ¡Un abrazo y larga vida viajera!

    Viajero sin propósito XD

  • Hola Juan, no puedo para de leer tus post, alimentan mas mis ganas de viajar con mi mochila por el mundo, es mi mayor sueño!!… leyendo tus experiencias hace que de apoquito me acerque mas. Con mi novio planeamos un viaje a dedo x algunos lugares de sudamerica para el proximo año!!… gracias x compartir cada experiencia. Un saludo muy grande para vos y Laura. Ah una consulta, conoces a alguien que haya viajado en autostop con su perro?.. por que mi idea es hacerlo con mi perrito, pero se que es un poco mas complejo, pero me gustaria algunas sugerencias y recomendaciones para hacerlo, en fin … muchas gracias, saludoss!!!

    • Gracias por tu comentario! SI, encontré gente viajando con su perro. Pero nadie que tenga un blog, que yo recuerde… Pero se puede, el tema es tener los papeles y vacunas del animal, porque sino a veces lo ponen en cuarentena. Averiguá eso! Ya tendremos que escribir el Manifiesto del Perro Mochilero jaja Buenos caminos!

  • Quiero esa vida, pero tengo dos hijas chicas y una incluso no camina. ¿Cómo se puede conciliar una familia con un tipo de vida así? Realmente es lo que siempre busqué y no sólo no logré sino que incluso autoboicoteé. Gracias por lo que compartís.

  • […] Los hay que empiezan por una escapada de fin de semana, y otros como Juan Pablo Villarino, de Acróbata del Camino, que se dispuso a recorrer el mundo con 5 dólares diarios y en autostop. Dice una frase que lo resume todo: «viajar me enseñó el arte de confiar en la humanidad». Así ha conocido 65 países, y tiene su propio Manifiesto mochilero. […]

  • Hola! Me encanto tu manifiesto!
    Acabo de mudarme a Argentina y hace unos días le hable a un conocido sobre que siempre he querido mochilear, que eso es algo que desde pequeña he querido hacer, y él me dice que lo haga ahorita, que no pierda tiempo y que empiece a viajar.
    Ahora desde que él me dijo eso no he parado de pensar que él tiene razón, que deberia hacerlo ahorita que no tengo nada que me retenga aqui y que tengo las ganas a flor de piel.
    Solo tengo que ganar un poco mas de confianza sobre el asunto y sacudirme ciertos miedo, y claro, decidirme xD
    De verdad me encanto el manifiesto! Y uno de estos dias me comprare uno de sus libros!

    • Bueno, no tengo mucho que opinar, más que desearle ánimo. Sería lindo que leyera las aventuras de Albert Casals, un chico catalán que está en las mismas condiciones y viaja en silla de ruedas por el mundo! Si hay ganas siempre se puede. Lo que no se puede es arrastrar a gente a que siga tu sueño ni dejar gente a la deriva por cumplirlos.

  • Llevo 2 días viajando y Lau y tú me inspiraron para recorrer Sudamérica. Cada vez que el miedo y la duda entran en mi cabeza, leo este artículo ye calmo. Es un excelente trabajo y les mando mis mejores vibras a África.
    Saludos

  • Zarpadoo.. me acabo de enterar que este texto lo escribiste vos! Lo tuve impreso colgado en el corcho de mi habitación durante un tiempo por el año 2005! Me acuerdo que en ese momento miraba la pagina de autostop Argentina, que era la forma de conectarse con otros viajeros y buscar info de viaje, antes de que salieran los mil y un blog de viajes. La verdad que estaban buenos los foros que se generaban, era mas participativo. Estaría bueno que se active de nuevo la pagina.
    Bueno, nada, volviendo al tema del manifiesto, me re llegó en ese momento y me dió mas fundamentos por los que romper estructuras y concretar esos viajes largos que siempre quise hacer, así que gracias por esto!
    Abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Powered by WordPress. Con ayuda de Ecovirtual