Viajar a Arabia Saudita siendo mujer

arabia saudita mujeres solas

Si, la buena noticia es que se puede viajar a Arabia Saudita siendo mujer. Me gusta hablar de estos temas en el blog, aunque sea hombre, porque ese es el rol asumido por este blog desde 2005: deconstruir estereotipos con malicia, como quien empuña un martillo, e invitarte a viajar “contra la corriente” para que los prejuicios no condicionen tus pasos.

Y la especialidad del chef, sobre todo desde la publicación de Vagabundeando en el Eje del Mal – Un viaje a dedo en Irak, Irán y Afganistán, son los países musulmanes. Arabia Saudita –y en eso se parece al Tíbet– ha sido un destino prohibido durante generaciones, un reino celoso y fortificado contra los curiosos occidentales, quizás por alojar a la Meca, sitio de peregrinaje sagrado del Islam.

Esa prohibición para los no musulmanes de viajar a Arabia Saudita no es nueva, y a lo largo de la historia sirvió para darle fama a los intrépidos que lograron infiltrarse. El primero fue el viajero italiano Ludovico de Verthema (1503), pero el más famoso fue el explorador británico Richard Burton, quien se disfrazó de peregrino y escribió, en 1855, The Pilgrimage to Al-Medinah and Meccah.

Desde noviembre de 2019, sin embargo, ya no es necesario disfrazarse de nada. El país ha comenzado a emitir visas de turismo. Desde ese momento, apareció en internet una nebulosa de dudas, sobre si esta apertura alcanzaba a las mujeres, tradicionalmente relegadas en la sociedad saudí, y hasta hace poco inhabilitadas hasta para conducir un auto.

Paula Belenda es una viajera de El Bierzo, norte de España, que lleva 7 años explorando destinos subestimados por la industria turística, eliminando estereotipos y ayudando a otras mujeres a reivindicar su espacio. El COVID la encontró en pleno periplo por Medio Oriente. Debido a ello, lleva 4 meses en Arabia Saudita, donde sólo tenía pensado quedarse un mes. A Paula, este imprevisto la convierte en una autoridad para contarnos cómo es viajar a Arabia Saudita como mujer, cuál es la reacción y dinámicas que se generan entre viajera y locales, y pila de consejos sobre vestimenta y reglas culturales a observar. Muy probablemente, es una de las primeras mujeres en visitar Arabia Saudita como mochilera.  ¡Los dejo con Paula!

Paula con uno de sus conductores saudíes, siempre listos para una selfie.

Consejos para viajar a Arabia Saudita como mujer

Para mucha gente, visitar países sin atractivos turísticos aparentes no tiene mucho sentido. Aunque lo respeto, para mí son esos países los que más sentido tiene explorar y, sin duda, en los que mejor me lo paso. Arabia Saudita permaneció cerrada durante décadas, un país donde la única manera de visitarlo era con un visado de negocios o con un visado de peregrinación para ir a las ciudades sagradas de Medina y Meca. Y a donde las mujeres tenían que ir siempre acompañadas de un guardián masculino.

Pero todo cambió el año pasado. En noviembre de 2019 el país se abrió al turismo gracias a un nuevo sistema de E-visas y las mujeres ya no necesitamos que ningún hombre nos acompañe. Y fue entonces que la simple idea de viajar a Arabia Saudita fue tomando forma hasta convertirse en una realidad.

Arabia Saudita pasó a ser el segundo país que visité durante mi viaje por Oriente Medio -después de recorrer durante seis semanas Omán-. Mi momento llegó. Sin saber muy bien qué me iba a encontrar debido a la falta de información en Internet y menos sobre cómo es viajar a Arabia Saudita siendo mujer. Y ya ni te cuento sobre viajar haciendo dedo y acampando (absolutamente ninguna información). Pero como de costumbre, los miedos y las incertidumbres desaparecen con la primera pisada en el camino.

Toda la información que encontrarás a continuación está basada en las tres semanas que pasé recorriendo a dedo la parte oeste del país -desde Jeddah a las Islas Farasan-. Más de 1.700 kilómetros en 51 coches diferentes, acampando en lugares bizarros como cráteres de volcanes (sí, Arabia Saudita tiene volcanes) y siendo hospedada muchas veces por locales, incluida una familia perteneciente a los históricos hombres flor de la región montañosa de la provincia de Asir.

Actualmente, llevo 2 meses viviendo en la capital debido a la pandemia del Covid-19. Tres meses en total de una de las experiencias más intensas que he vivido. Estoy bastante segura que es la primera vez que una mujer explora el país de esta manera. Espero que las siguientes líneas sirvan para comprender mejor Arabia Saudita, para que te animes a venir y, sí ya decidiste visitarlo y te sientes perdida, para que encuentres una cuerda por dónde empezar a tirar. Porque Arabia Saudita es muchísimo más que lo que nos cuentan los medios de comunicación: es más que desierto, petróleo y fanatismo religioso.

Tal vez te interese leer: consejos para viajar a Irán siendo mujer

rijal almaa turismo
Recién llegada a Rijal Almaa

Visado para Arabia Saudita

Las mujeres pueden viajar a Arabia Saudita solas y el proceso para solicitar el visado es el mismo que para el resto. Actualmente, los turistas de 49 países pueden solicitar el visado desde la web oficial de turismo de Arabia Saudí. Una vez que rellenas todos los datos te llega, literalmente, en 15 minutos a tu email. Tiene una duración de 90 días y cuesta 115 euros.

RECUADRO Si prefieres hacerlo en español y tener soporte 24/7, por pocos euros más te recomiendo usar los servicios de iVisa, que hacen el trámite por vos. Además, cada dato que ingresas es revisado por un experto en inmigración para asegurarte que no te nieguen la visa.

Los turistas del resto de países (entre ellos Argentina) deben solicitar una visa de consulado a través de las embajadas y consulados de Arabia Saudita.

Seguridad en Arabia Saudita

Cena tradicional sobre la alfombra con amigos saudíes.

Como la mayoría de países de Oriente Medio, Arabia Saudita es muy seguro. De hecho tiene uno de los índices de criminalidad más bajos del continente asiático. Sería muy extraño que alguien te intentara robar o que fueras agredida/insultada. De la misma forma no existe el crimen organizado ni nada similar.

Durante todos estos años el gobierno ha realizado esfuerzos para erradicar, prevenir y eliminar toda forma de terrorismo. El país está invirtiendo grandes cantidades de dinero y tiempo en prepararse para el turismo –con un mega plan con vistas al año 2030- y las autoridades se toman muy en serio la seguridad de los turistas que ya han empezado a llegar en los últimos meses.

El gobierno español desaconseja visitar ciertas zonas, como la región fronteriza con Yemen de Najerán, en el suroeste del país. Personalmente, recorrí diferentes pueblos de esa región y el ambiente era tranquilo, no tuve absolutamente ningún problema (no noté diferencia alguna con el resto del país). La decisión final de visitar esta zona es propia y, como siempre, debes valorar por ti misma si decides asumir el posible riesgo.

Por último, da igual que estés en Arabia Saudita, en Francia o en Paraguay, confía en tu instinto. La intuición lo es todo.

Seguro de viaje para Arabia Saudita

Como en todo viaje, deberías contratar un seguro de viaje para estar cubierto en case de accidentes o enfermedad. En este momento, Asegura Tu Viaje tiene los precios más “mochileros” del mercado, por lo que no te recomiendo pagar por la “marca”, sino cotizar en el buscador que aparece cuando le das click al link.

COTIZAR MI SEGURO DE VIAJE PARA ARABIA SAUDITA

Viajar a Arabia Saudita como mochilera

Este viaje lo realicé tanto acompañada por un amigo como sola, por eso me referiré a viajar a Arabia Saudí siendo mujer. Una mujer viajando con una mochila es algo totalmente inusual. Una mujer con el brazo apuntando a la carretera y el dedo listo para parar un coche también lo es.   Una mujer comiendo con un grupo de hombres también. Una mujer montando una tienda de campaña en el medio de un parque también.

El concepto de una mujer viajando sola y de esta manera es algo que les cuesta entender, como si te estuvieras exponiendo a situaciones de peligro sin ninguna necesidad cuando podrías alquilar un coche y pasar las noches en hoteles. Y si le añades que en este país impera la cultura del coche, ver a gente andando NO es lo normal.

viajar a Arabia Saudita
Lista para la ruta: autostop en Arabia Saudita.

De hecho, me ocurrió varias veces que cuando los locales preguntaban cómo estaba viajando y les explicaba que haciendo autostop, no entendían el concepto. Pensaban que llevaba dos o tres semanas andando por el país y que de vez en cuando paraba un coche para acercarme a cierto sitio.

Otra vez, hablando con un conductor (militar) me recomendó que no hiciera parapente en esa zona donde me había recogido. ¿Parapente? Pensó que mi mochila y la tienda de campaña eran parte del equipo. Es el tipo de graciosos shocks culturales que puedes esperar si te decidís a viajar a Arabia Saudita.

Como ves, se acaban de romper dos mitos: primero, sí se puede viajar sola y no hace falta que vayas acompañada o custodiada por un hombre; y, segundo, puedes estar en lugares públicos con hombres. El 99% del viaje lo pasé rodeada de hombres y no hubo ningún problema, puedes estar con quien quieras.

Finalmente, es importante recordar ciertos privilegios. No me olvido que soy una mujer occidental, extranjera, con cierto estatus social, con educación y con apariencia agradable. Todo esto influye a la hora de viajar y así ha sido también en Arabia Saudí, donde probablemente para muchos de esos hombres es impensable que una mujer de su familia viaje así.

Vestimenta

Vestimenta de una mujer saudí

Según la ley saudita -que se basa en una interpretación fundamentalista de la ley sharia-, las mujeres sauditas deben llevar una abaya (una bata larga negra) y un niqab (un velo que cubre toda la cabeza menos los ojos) en los espacios públicos. Solamente en Jeddah, considerada la ciudad más liberal del país, el código de vestimenta es más relajado y algunas mujeres llevan la cara al descubierto, abayas de colores o la llevan abierta dejando ver la ropa que va por debajo.

Vestimenta de mujeres viajeras en Arabia Saudita

vestimenta viajeras arabia saudita

Desde septiembre de 2019, como nuevo paso en el proceso de apertura del país, la Comisión Saudí de Turismo decretó que no es necesario que las turistas llevasen abaya. Hasta entonces, las mujeres extranjeras que vivían en el país tenían que llevarla. Actualmente, lo único que hay que tener en cuenta es vestir de forma «discreta», con prendas de ropa que lleguen hasta la rodilla y que cubra los hombros y el pecho y evitar llevar ropa que tenga frases o imágenes relacionadas con drogas o sexo.

Personalmente, varié mi estilo durante todo el viaje dependiendo de mi humor y de diferentes situaciones. Por ejemplo, muchas veces cuando estaba harta de notar las gotas de sudor por  todo el cuerpo o cuando no aguantaba la tirantez de la mochila me quitaba la abaya.

Otras veces, después de un largo día de autostop, más de 300km con diferentes coches y con más de 30 peticiones de vídeos y fotos, ya con la paciencia mínima me la dejaba para intentar pasar desapercibida y parecer menos «bicho raro» con mis ropas occidentales. Algunas veces la he llevado cerrada, otras abierta con mi ropa normal por debajo y la muchas veces he ido con una camiseta de manga corta y un pantalón por debajo de la rodilla.

Durante estos tres meses no tuve la sensación de que las personas a mi alrededor se sintieran incómodas conmigo por no llevar la abaya, en algunos momentos (como cuando pasé unos días con una familia muy tradicional en el medio de las montañas o cuando fui en el barco a pescar con pescadores en las islas), sentí que debía preguntar si les importaba que no la llevara y nadie tuvo ningún problema.

Y es normal que tú seas la única mujer que veas que no lleva la abaya y que eso te haga sentir incómoda o extraña, de nuevo, es decisión tuya llevarla o no. Si te sientes más cómoda simplemente póntela, pero no pienses que lo de no llevarla es faltarle el respeto a su cultura. Es una decisión personal, sin más.

Solo una vez en Ryadh (¡en la capital!) un hombre me llamó la atención, le recordé amablemente que no hay ningún problema porque no lleve la abaya y que debe acostumbrarse ya que va a ser lo común entre las turistas que visiten el país.

Y respecto a bañarse en la playa (o en los wadis) imperan las mismas reglas que con la ropa del día a día: llevar algo discreto. Un bañador discreto sería como los que cubren pechos, hombros y nalgas. Sin embargo, mi opinión es que valores el lugar donde te encuentras para decidir qué  ropa de baño ponerte.

Es muy probable que no ta vayas a encontrar a nadie en estos sitios, yo personalmente como vi que no había absolutamente nadie utilicé un bikini normal tanto para visitar el wadi como en las playas de las islas. He de mencionar que de vez en cuando pasaba la guardia costera (es algo rutinario en toda la isla) y no dijeron nada.

Hacer dedo en Arabia Saudita

Arabia Saudita es uno de los países más fáciles del mundo para hacer dedo.

Aquí es donde reside el único peligro del país: los conductores. Recuerdo haber leído en algún artículo que Arabia Saudí estaba en el top 5 de países con la conducción más peligrosa. No sé qué puesto ocupará exactamente, lo que sí estoy segura es que da mucho miedo.

No es solo porque conducen rapídisimo, sino porque lo hacen haciendo zigzag, sin utilizar ningún tipo de indicación, utilizando el móvil y muchas veces sin ni siquiera utilizar las manos. Sí, conducen con las rodillas, los dos pies o directamente con solo un pie. También es común ver a lo largo de la región de Asir a los niños de unos 7-8 años conduciendo. Ante esta situación hay que utilizar diferentes estrategias valorando la situación.

Muchas veces he sido clara y cuando les he visto utilizando los pies les he dicho de forma muy asertiva que ni se les ocurriera, que utilicen aunque sea una mano; y si estaban con el móvil les  he pedido que prestaran atención a la carretera o he bromeado y se lo he quitado directamente  de la mano.

¿Que las mujeres no pueden conducir en Arabia Saudita?

Otras veces, he utilizado la técnica de pedirles que me dejen conducir a mí y así al menos sé que de mi parte vamos seguros. Les hace gracia ver a una mujer conducir (y graban vídeos para enseñar a sus amigos y familiares a través de Snapchat) así que suelen aceptar. Y, sinceramente, si en algún momento no te sientes seguras le pides que pare el coche, te bajas y esperas a que pare otro coche con un conductor que en vez de peligrosísimo sea solo peligroso. Lo «bueno» es que ellos están acostumbrados a conducir así y se entienden entre ellos a bocinazos. Más o menos.

También es importante tener en cuenta que la mayoría no habla inglés, diría que más o menos solo uno de cada diez conductores podía mantener una conversación en inglés. Yo lo que hice es aprenderme las palabras más básicas de conducción en árabe: aquí, coche, adelante, derecha, izquierda. Entre eso y gracias a Google Maps y el super útil lenguaje de señas no hubo  problema.

Aparte de eso, recorrer el país en autostop es fácil. El tiempo de espera promedio es de menos de 2 minutos. Todo el mundo se detiene, primero por curiosidad y después porque quieren ayudar. Es muy normal que el conductor pare en un supermercado y te compre dos bolsas llenas de comida y bebida, que te invite a comer, que te haga un tour por su pueblo o que te invite a su casa. Así que es mejor ir sin un plan muy cerrado, para disfrutar de los maravillosos imprevistos que ocurren de forma muy habitual en el camino.

¿Y el tema del alojamiento?

Durante todo el tiempo del viaje el alojamiento se redujo a: acampar, hacer Couchsurfing y  aceptar invitaciones en casas de gente local.

Couchsurfing en Arabia Saudita

Gracias a esta aplicación conocí alguna gente maravillosa durante este viaje. Especial mención a mi host en Ryadh que me dejó quedarme con él durante casi 2 meses debido a la situación del coronavirus. Antes de venir pensé (erróneamente) que no habría mucho movimiento en el país. Nada más lejos de la realidad, fue publicar un viaje y recibí más de 100 solicitudes en pocos días.

En las principales ciudades del país hay una comunidad grande de Couchsurfing y lo mejor es que no solo se conocen dentro de las ciudades, sino también de una ciudad a otra. Así pues, un host de Jeddah te recomendará perfiles en Riad o Damman. Y hasta hay perfiles «famosos» entre los diferentes hosts.

Como también realizan muchas actividades, es una muy buena forma para hacer excursiones con un grupo de gente o para ir a ese mejor restaurante yemení de la ciudad. Como siempre, te recomiendo que leas los perfiles antes de enviar o aceptar solicitudes, la mayoría de ellos son perfiles de hombres y alguno confunde esta aplicación con otra famosa aplicación de citas.

Acampar en Arabia Saudita

camping en las islas Farasan
Acampando en las Islas Farasan

Arabia Saudta tiene muchos lugares naturales, así que es muy fácil encontrar sitios donde acampar: volcanes, desiertos, playas, wadis o montañas. El hecho de acampar no es común entre los locales, si bien es muy típico ver a familias o amigos haciendo picnic en cualquier sitio (desde el aparcamiento de un supermercado, hasta en el desierto o en un paseo marítimo).

También acampé en ciudades, es aquí cuando hay que tener más cuidado. En mi opinión lo mejor es buscar un lugar aislado y que tú y tu tienda estéis lo menos expuestos posible. También alguna persona del lugar te puede ayudar a buscar un buen sitio para poner la tienda, y aquí de nuevo es mejor que tú utilices tu instinto y valores la seguridad de la situación.

Yo en alguna ocasión preferí que nadie supiera dónde estaba porque me pareció más seguro, pero en otras ocasiones pregunté directamente a la gente del lugar si recomendaban algún sitio para poner la tienda y pasar la noche.

Y cuando preguntas a alguien pueden ocurrir dos cosas: que te ayuden a buscar un lugar para acampar o, lo más probable, que te inviten a quedarte en su casa. Estoy segura que la gente que no ofreció su casa era porque no podía y no porque no quería. Y esto me lleva al siguiente apartado de este artículo: ser alojada por gente local.

Invitaciones de locales

Viviendo con una familia de la tribu de los hombres flor.

Viajar a Arabia Saudita como mochilera significa estar lista para recibir invitaciones de locales a quedarte en sus casas. Y es que la hospitalidad es uno de los valores y forma parte de la ética del Islam: es un deber moral obligatorio.

Dejé de contar las veces que escuché la frase: «bienvenida a Arabia Saudí, tú eres mi invitada, tú estás bajo mi hospitalidad, tú eres mi responsabilidad, llámame o escríbeme para todo lo que necesites». Y verdaderamente lo cumplen a raja tabla, hasta llegar a extremos que te puedes sentir abrumada o fatigada por toda la atención recibida.

Estas invitaciones son la ocasión perfecta para conocer más y mejor la cultura saudita. Y lo mejor es que al ser mujer si entras en una casa vas a tener el privilegio de recorrer todos los rincones, a diferencia de un compañero viajero que tendría que quedarse en la zona para invitados.

¿Y qué ocurre en la zona privada de la casa? Que es donde están ellas: las mujeres sauditas. A cara descubierta. Y, por fin, después de días y días es el único contacto que tienes con ellas y puedes compartir momentos bellísimos, aunque no alcances a tener una conversación de más de 10 palabras seguidas.

Y no son esas mujeres bloggers o las que se fueron a estudiar a EE.UU, son las que se casaron con 17 años y las que tienen 9 hijos, las que tienen su casa al lado de la casa de la segunda mujer de su marido y las que no dejan conducir. Observa, razona y aprende hasta que te explote la cabeza. Di que sí a la invitación de ese extraño.

Hostales y hoteles en Arabia Saudita

No existe el concepto de hostal, pero hay hoteles 2 o 3 estrellas en diferentes ciudades y pueblos o incluso los típicos apart hotels a lo largo de  la  carretera. Aunque no hay mucha oferta, sí que hay opciones y no tienen precios fijos, por lo que puedes regatear (puedes encontrar una noche en un hotel 2 o 3 estrellas por 20/25€), no es necesario reservar por adelantado, cuando llegues a un sitio busca y pregunta.

Y si vas acompañada por un amigo o por tu pareja podéis compartir la misma habitación sin problema. Es uo de los mitos que rompí al viajar a Arabia Saudta.

¿Cómo es la interacción con los locales?

viajar a arabia saudita mujeres
Invitada a unirme a un picnic de mujeres locales.

Ten en cuenta que, al viajar a Arabia Saudita, casi seguro el total de interacción que tendrás con locales será con hombres. Lo que la cultura local dicta es que hay que tratar a las mujeres como reinas y que son seres delicados, lo que significa que los hombres por lo general tratarán de cuidar y proteger a la mujer (esto es un tema delicado y podríamos debatir durante horas acerca de este concepto).

Por supuesto, como en todos los países, hay hombres con segundas intenciones o que no respetan a las mujeres. En mi experiencia personal en Arabia Saudita solo me encontré en tres situaciones tensas y fue haciendo autostop, cuando dos conductores me pidieron tener relaciones sexuales con ellos y una tercera vez otro hombre me tocó una pierna y me miraba haciendo movimientos «sexys» con la lengua. Pero esto no es algo que suceda exclusivamente al viajar a Arabia Saudita, sino que sucede en todo el mundo.

Las tres veces yo iba acompañada de mi amigo. Las tres veces a estos hombres les dijimos que éramos pareja y las tres veces no les importo nada esa información. Da igual dónde esté, cuando me ocurre una situación así respondo de manera muy asertiva, incluso levantando algo la voz para que entienda que estoy en control de la situación.

Solo quiero decir que muchas veces pensamos que vamos seguras si vamos acompañadas y no creo que eso se cumpla siempre. Aparte de eso, nunca más he tenido ningún problema y he estado en muchas situaciones con un grupo de hombres o con un hombre yo sola y siempre me han tratado respetuosamente.

Por lo general, sienten muchísima curiosidad de ver a un turista y mucho más cuando viajas con una mochila en la espalda y te mueves de esta manera. Muchos quieren sacarse fotos o vídeos contigo o te pueden pedir el Snapchat (la aplicación de moda en el país), incluso llegan a llamar a amigos y familiares suyos y acabas haciendo una videollamada con toda su familia.

Este tipo de viaje, viajando de esta forma, lo recomendaría a mujeres mochileras con algo de experiencia viajera en este tipo de destinos. Pero si aun así quieres viajar a Arabia Saudita y recorrer el país de forma menos aventurera que sepas que es totalmente posible.

Cómo moverse por Arabia Saudita

Para moverte por el país (que es gigante y las distancias entre una ciudad y otra pueden llegar a ser de 1.000km) tienes varias opciones:

Alquilar un coche: es un proceso muy fácil y en un par de días te acostumbrarás a la forma de conducir, comprueba que el coche no tenga límite de kilometraje.

En avión: hay aeropuertos en todas las ciudades, si quieres ahorrar tiempo la compañía Flyadeal tiene vuelos muy baratos para moverse por los 27 aeropuertos del país.

En autobús: la línea SAPTCO cubre las principales rutas a precios reducidos y los autobuses están en buenas condiciones.

Arabia Saudita es un país que está experimentado cambios a pasos agigantados y la información que hay en internet no siempre está actualizada. Si me quieres preguntar estaré más que encantada de responder, teniendo en cuenta mi experiencia y los contactos locales que he creado. Son ellos los que saben de primera mano lo que está ocurriendo a tiempo real en el país.

Entiendo que pensar en viajar a Arabia Saudí siendo mujer puede sonar a una idea loca y que viajar por este país enigmático no sea tan «fácil» como, por ejemplo, viajar a Tailandia. Sin embargo, sí buscas un destino que garantice emociones fuertes y aventura, de contacto real con la cultura local, de hospitalidad extrema, un destino AUTÉNTICO; entonces sí, añade Arabia Saudí a tus planes de viaje.


Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta

Más Información
Share on Pinterest
Comparte con tus amigos










Enviar

Acerca del Autor

Paula Belenda

Paula Belenda es una viajera de El Bierzo, norte de España, que lleva 7 años recorriendo destinos subestimados por la industria turística, eliminando estereotipos y ayudando a otras mujeres a encontrar y reivindicar su espacio.

2 Comentarios

Dejar un comenentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Powered by WordPress. Con ayuda de Ecovirtual