SALIDAS DE UN CUENTO DE GOETHE…

chicas menonitas

 

Este post es parte de una serie sobre la Colonia Menonita Nueva Esperanza, cerca de Guatraché, en la provincia de La Pampa, Argentina.
No muy lejos del grupo de muchachos hay, como muestra de lo predecible de la naturaleza humana más allá del formato cultural, un grupo de chicas. Como he observado entre los otavaleños de Ecuador y entre los kalasha de Pakistán, las mujeres son las que tienden a conservar la indumentaria típica, mientras los hombres terminan adoptando jeans u otros atuendos estándares modernos.

Las chicas menonitas parecen realmente salidas de una novela de Goethe, muñecotas germanas con vestidos color azul-violeta estampados, y sombreros blancos de ala ancha cinchados por cintas del mismo color que el vestido. Es en estas ignotas colonias donde sobrevive de forma residual la romántica estética del siglo XIX, al menos en los atuendos femeninos. ¿Qué hacen esos vestidos y sombreros, pensados para la Prusia Oriental pisando la tierra pampeana? Curioso collage tramado por los vaivenes históricos, las persecuciones religiosas y las migraciones. Las chicas ríen y cuchichean cosas al oído que con certeza hacen referencia a los grotescos hombres sin mameluco y visera que acaban de irrumpir en su colonia. Se las ve orgullosas y elegantes. Decir que me dan algo de pena implica confesar mi etnocentrismo.

Y sin embargo me dan pena, siento más pena que al ver a los muchachos. Será que supongo que sólo el alma masculina es capaz de generar sistemas filosóficos castradores y aplicarlos. Las obsesiones en general, sea por construir y propagar ciudades, imperios o cultos, me parecen masculinas. Las mujeres la tienen más clara, son las que señalan las manzanas… Ellas van por delante, como dejando cáscaras de banana para despatarrar a esa aritmética teológica tramada por ayatolás u obispos del credo que se trate. Su boicot consiste en despertar el sentido común en el hombre. Y para esto con existir le alcanza. Supongo que mi pena proviene de la sospecha de que, tras la mueca casi resignada que la costumbre imprime en ellas, reside cautivo un espíritu alado…


Uno de los chicos me dice que puedo fotografiar a las chicas, y como una de ellas es su novia, las llama con confianza. Las chicas amagan a irse pero cuando el muchacho, que se llama Pedro, eleva el tono, regresan. Entonces se ponen para la foto pero, qué gracia, todas bajan sus sombreros o miran para otro lado, salvo una. Otras se esconden tras lentes de sol, que ofrecen un bizarro contrapunto al resto de su estética. Pedro, aún más enojado, les dice que son libres de irse, pero que si acceden a la foto deben mirar a la cámara…La única chica que me mira a los ojos es su novia. El le ha enseñado a comportarse sin vergüenza delante de forasteros… Estamos en una ruta de tierra de la Provincia de La Pampa, pero está bien claro que los forasteros somos nosotros, y los que hablan alemán medieval, ¡locales…!

Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta

Más Información
Share on Pinterest
Comparte con tus amigos










Enviar

Acerca del Autor

Juan Pablo Villarino

Desde el 1 de mayo de 2005 recorro el mundo como mochilero para documentar la hospitalidad y la vida cotidiana de los destinos más insólitos a través de mis crónicas. Escribo libros de viaJe para contribuir a la revolución nómada.

12 Comentarios

Dejar un comenentario
  • Juan:

    Hermoso. Increible saber que existe. Muy linda tu descripción. Y gracias por el parrafo dedicado a las mujeres (es cierto que tenemos un espiritu alado aunque algunas sepan esconderlo mas que otras)

    Buenos caminos,

    Madys

  • Fantástica la foto de la niña que se dejó fotografiar. Junto con vos, me siento un poco etnocéntrico también y me pregunto al mismo tiempo qué tan universal será el miedo de las sociedades endogámicas (o en todo caso, que no aceptan lo otro) que reglan según la medida de su ombligo y sus inseguridades. Y lo pienso sobre todo desde nuestra argentina clase media. No sé, quizás mi lástima sólo sea un reflejo de esto mismo. O quizás muestre algo más universal: la necesidad de salir, de iniciar el viaje, de trascender las confines de la comarca. No lo sé.

    Me encanta lo tuyo.
    Un abrazo.

  • Lamenté mucho no haber podido acompañarlos, pero leyendo tu descripción es como si hubiese estado ahí. O será que me recordó a la película LA ALDEA? Me seduce la idea que dos defensores de la libertad absoluta, como Raul y Vos, se crucen con niños cuya libertad termina en la tranquera. Que se preguntarán esos niños despues de semejante encuentro?
    Como evadirán sus padres las preguntas más inusules que suelen hacer los niños?
    Abrazo, Juan
    Muy buen post…

  • Impactante, verdad que si.
    El sentimiento que te surgió de las muchachas es inevitable, las fotos transmiten muy bien lo sentido.

    Cómo va el diseño de la cancha herradura? Avisame si necesitás jugadores.

    Saludos!

  • Hola Juan…sí, comparto la pena. Pero en general me da pena el inmigrante, más allá de las imposiciones culturales, como en este caso, marcada por generaciones de dominación patriarcal.

    Será que mi nono era italiano y siempre vi en sus ojos celestes algo de nostalgia mediterránea. Debe ser duro estar en otra tierra cuando no lo elegís del todo…el exilio por las guerras, las persecuciones, en fin.

    Muy buen relato. Qué bonitas chicas, es cierto, parecen de cuento.

  • Juan !

    Otra vez yo de visita. En esta oportunidad, para agradecerte la dedicatoria del libro.

    Muy linda la foto del futuro Dalai.

    Besos y buenos caminos !

    Madys

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Powered by WordPress. Con ayuda de Ecovirtual