EL BOLICHE DE ALDEA PROTESTANTE

Alberto, el bolichero, destapa nuestras cervezas. Notábamos algo así como una melancolía existencial en este hombre. Los locales nos explicaron luego que había sido un terrateniente acaudalado, hasta que la hiper-inflación de 1989 lo desensilló de su progreso…




Entre la Ginebra Llave y el vermouth un cartel increpa: “No se guarda más bebida. Después de consumir, la toma, se la lleva o la tira”.



Los locales, orgullosos de que al menos algún mochilero perdido se acuerde de su aldea. Hay que mencionar que Carlos nos alojó en su casa, lo que demuestra cuan falso el prejuicio que hay sobre la frialdad de los gringos del Volga….

Acerca del Autor

Juan Pablo Villarino

Desde el 1 de mayo de 2005 recorro el mundo como mochilero para documentar la hospitalidad y la vida cotidiana de los destinos más insólitos a través de mis crónicas. Escribo libros de viaJe para contribuir a la revolución nómada.

Un comentarios

Dejar un comenentario
  • hola juan¿como estas,o deberia decir x donde andas?soy ale,te cuento que me sorprendio ver la foto de mi marido,gaby,en la web,no asi en el lugar donde se la sacaste xq es habitue.Te corrijo un par de datos,el boliche no es de valle maria,sino de aldea protestante y el bolichero no es carlos sino alberto,pero aca los locales lo llaman el bar del gordo,mi marido concurre alli con sus amigos desde que eran chicos.gaby en la foto grupal es el primero a la izq.Saludos y suerte en la huella,Ale

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Powered by WordPress. Con ayuda de Ecovirtual