fbpx

Asia Central 2022: preparativos conceptuales de un viaje

ruta asia central

El viaje a Asia Central me late como un viaje “de regreso al corazón nómada”. Y me viene al alma así por muchos motivos.

Primero porque soy yo el que vuelve a moverse, tras dos años de pandemia más escritura del libro de Africa. (link desde el exterior).

Es un viaje que me lleva de regreso a mi esencia. El sólo sentarme a planearlo me hace acordar a cuando trabajaba en una fábrica de queso en Irlanda, ahorraba para empezar mis viajes y leía a escondidas guías de viaje de Tíbet

Por otro lado, viajo a una región donde se entrelazan historias que tienen que ver con el movimiento: Mongolia tiene un 30% de nómadas entre su población, y algo similar sucede con Kirguistán y Tajikistán. Además, está el Transiberiano.

Y mucho antes que él, la Ruta de la Seda, esa red de caminos que conectaban la antigua China con el Mediterraneo via Asia Central y Medio Oriente.

Todas estas líneas de movimiento son como pinceladas prexistentes sobre el lienzo, que trataré de hacer coincidir, por tramos, con mis propios pasos. En el mapa, podés ubicar todos los sitios de los que hablaré a continuación.

Una aclaración: es muy probable que debido a la combinación de restricciones por el COVID y guerra entre Ucrania y Rusia, este viaje quede pospuesto o sólo parcialmente realizado, y sólo lo comparto a manera de intencionar la universo.

Si te tomás los viajes en serio y querés saber más sobre el proceso creativo detrás de ellos, te recomiendo mi Masterclass “Descubrí tu Ruta – Diseño de Itinerarios Alternativos y Viajes Experimentales”, donde enseño todas las estrategias y tácticas que utilizo desde hace 20 años para realizar viajes únicos.

Llegada a la región hackeando el itinerario gracias a un libro de 1882

Tomar el Transiberiano suena lejano y aventurero, pero es la forma más estándar de cruzar de Rusia a Mongolia.

El tren llega a Irkutsk, y de ahí baja a Ulan Bator en Mongolia. Podría hacer eso, pero leyendo  la Nueva Geografía Universal, tomo VI, Asia Oriental de Eliseo Reclús, geógrafo francés incentor de la geografía social, leo lo siguiente:

“La ruta de caravanas más difícil cruza las montañas Altai rusas hacia Kobdo (Mongolia) y demora 202 días”.

A continuación, explica que hay otra que cruza por Irkutsk y que es más corta, y que seguramente será la que elegirá “el comercio”. Visionario el tipo, porque sobre esa vieja ruta se tendieron las vías del Transiberiano.

Entonces me pregunté qué habrá sido de esa vieja ruta de caravanas descartada por la modernización y los ingenieros ferroviarios.

El primer paso fue encontrarla en el mapa actual. Tuve que descubrir que Kobdo ahora se llama Hovd y queda en el Oeste de Mongolia.

Para mi sorpresa la ruta sigue existiendo e incluso tiene un paso internacional habilitado. Por ende, me tienta como primera opción entrar a Mongolia, descolgándome de la línea transiberiana en Novosibirsk y cruzando los Montes Altai. Contra: me pierdo el Lago Baikal, aunque nunca fui muy fan de los grandes lagos.

Libro nueva geografia universal reclus
Nueva Geografía Universal, volumen 6. Libro de Reclús mata Trip Advisor

Tuva: el país que desapareció de los mapas

Escuché por primera vez de la República Popular de Tannu Tuva cuando tenía 12 años, y fue porque llegó a mis manos una estampilla de ese territorio. Existió sólo entre 1921 y 1944 y fue sólo reconocida por Rusia y Mongolia.

Hoy, Tuva es una región dentro de Rusia, pero los tuvanos son étnicamente mongoles y, según se ve en las estampillas de hace un siglo, por entonces vivían en yurtas tal como ellos.

Status en mi plan: tengo la intención de visitar Tuva, haciendo base en su capital Kyzyl, pero para ello debería salirme del Transiberiano en Krasnoyarsk, es decir, 800 km más delante de donde debería cortar si quiero hacer la bajada por la vieja ruta de caravanas a Hovd.

Opción que barajo: hacer ambas. Ir a Tuva y retroceder mis pasos hasta Novosibirsk para bajar por las Altai. Hay una ruta que baja desde Tuva a Mongolia directamente pero no está habilitada a extranjeros.

Adicionalmente, leyendo el libro, descubrí otra ruta caravanera histórica que bajaba por el río Irtysh, y juro que tuve que googlear porque todos eran nombres nuevos. Aparentemente ese río está en el actual Kazajistán y esa ruta llega al actual Turkestán Chino cerca de Urumqi. Pero por el momento descarto esa opción.

mapa de Tuva preparativos Asia Central
Tuva como república independiente en un mapa de 1941, donde también aparece Manchuria y la región de Sinkiang-Dzungaria.

Mongolia, ¿a caballo?

¿Qué me espera en Mongolia? Por ahora, lo que sé es que entraré por el oeste y avanzaré hacia la capital, Ulan Bator, que está en el centro del país.

Estuve estudiando las rutas usando el mapa Reise Know How de Mongolia. Lo primero que sorprende es que… ¡hay rutas! aunque más no sean huellas.

Siempre me sorprendió que los blogs de viajes, incluso de gente que llevaba años viajando, aseguraban que “en Mongolia no había rutas”. Luego entendí que lo que pasa es que los viajeros llegan a los hostels y les ofrecen viajes organizados a la estepa o al desierto de Gobi, en viejas furgonetas rusas.

Obviamente los vendedores les aseguran que no hay rutas –y quizás no las hayas a ciertas formaciones rocosas en medio de la nada-, que no pueden moverse por el país por su cuenta y los viajeros, sin mapa, les creen.

Es cierto que muchas de las rutas que aparecen en mi mapa son huellas con poco tránsito, pero no dejan de ser una red de caminos vigentes. En todo caso, veré como me va.

La ruta será aproximadamente: frontera rusa – Olgi (acceso a PN Tavan Bogd, la zona del Altai mongol, con picos de 4000 metros) – Hovd (terminal de las antiguas caravanas, para cerrar la línea conceptual).

Desde allí estaré a más de mil kilómetros de cualquier asfalto, como lo estuve al ingresar a Afganistán desde Herat.

En el camino me espera un amplio territorio de estepas, lagos y pasturas de altura habitadas por nómadas.

Como expliqué en la clase, siempre fijo los imperdibles, que en este caso son ciertos parques nacionales (Tavan Bogd, Khogno Khan Nature Reserve) o monasterios budistas (Erdene Zuu Khiid, Tovkhon Khiid, etc) pero dejo abiertas zonas creativas entre ellos.

¿Cómo voy a navegar esas zonas entre atractivos A? Bueno, lo más normal sería a dedo, pero estoy evaluando hacer tramos a caballo.

El caballo es el medio de transporte de los nómadas y parte de la identidad de los mongoles. A caballo llegó la caballeriza del Imperio Mongol a las puertas de Europa en el siglo XIII. Supongo que llegar a caballo a los campamentos de verano de los nómadas será una carta de presentación más acertada que hacerlo en tour.

Viajar lento me permitiría interactuar con locales donde se me haga de noche, y ese ritmo orgánico me independizaría de cualquier lista de imperdibles.

El punto débil de este plan es que si bien sé montar a caballo nunca hice un viaje de varios días y tiene fama de ser algo duro. Por eso, esto va entre paréntesis.

Comprar un caballo tampoco es económico (USD 250 aprox) y necesitaría al menos dos para turnarlos y cargar en el otro el equipaje.

Tampoco sé cuánto terreno podría cubrir a caballo por día, y debo considerar que mi visa durará 30 días.

preparativos asia central
El Altai mongol

Después de Mongolia, China

Mi plan original era cruzar a China desde el oeste de Mongolia, pero al decidir ingresar a Mongolia por el Oeste y moverme hacia Ulan Bator, quedo mejor posicionado para ingresra a China por la línea del ferrocarril Transmongoliano/Transmanchuriano hacia Beijing.

Eso me deja en la otra punta de la China que quiero recorrer, pero me puedo acercar usando uno de los trenes rápidos chinos hasta más o menos Turpan.

En el camino, estoy evaluando recorrer secciones abandonadas de la Muralla China. Este plan acaba de aparecer en mi horizonte y no he identificado aún la zona específica a abordar, pero aquí entra la ley de continuidad cultural que vimos en clase.

¿Si la muralla china tiene 21.000 km lineales, por qué todos los turistas visitan un tramo de 9 km en Badaling? El ser humano es sorprendentemente obediente.

Intentaré dar con segmentos abandonados/rurales de la muralla fuera de las zonas turísticas.

Desde allí me moveré hacia el Oeste, porque la idea es entrar en Kirguistán. En el camino visitaré los antiguos oasis de la Ruta de la Seda, como Dunhuang, Kuqa y Turpan.

Estos oasis eran paradas obligadas para las caravanas y fue la ruta por la que el budismo entró en China. Por la Ruta de la Seda no sólo se movían mercancías sino ideas y religiones.

La idea es hacer un relevamiento del patrimonio qué ha quedado de esa época. (para poner esto en el contexto de los viajes anteriores, yo ya tropecé con parte de esta historia cuando estuve en los Budas de Bamián, en Afganistán, dinamitados por los talibanes en 2001.

Para entender más la mística de la zona, estoy leyendo al genio de Nicholas Roerich, pintor, escritor, arqueólogo y filósofo ruso, que estudió milimétricamente Asia Central en varias expediciones durante los años 20, y fue el creador del “Pacto Roerich”, que luego la UNESCO renombró “Patrimonio de la Humanidad” para la conservación de sitios históricos.

Roerich se refiere a toda la zona del Oeste de China como Zungaria, “una puerta abierta entre el mundo chino y el occidental”, una ruta histórica para la migración de pueblos. Mirando el

Yo no tenía ni idea qué era Zungaria, pero a partir de ahí fui a todos mis mapas antiguos y noté que la palabra aparecía cruzada en esa zona en todos ellos, una llanura desértica entre las montañas Altai y las Tian Shan.

Hoy, el nombre ha caído plenamente en desuso, pero parece que existió el Kanato de Zungaria y que cuando éste cayó fue que China anexó Tíbet y la zona del Turquestán. Alguien se ha beneficiado de la desaparición de esa palabra….

En caso de no obtener la visa china debido a mi conocida posición pública respecto de su déficit de derechos humanos, ya tengo un plan B, pero lo develaré sólo si sucede.

Kirguistán:

Planeo entrar en Kirguistán desde Kashgar, pasando por el Terek Pass (3500 m), el mismo paso de montaña que usño Marco Polo para entrar en China y las fuerzas de Genghis Khan para invador Asia Central.

En Kirguistán hay atractivos bien definidos, el mercado de Osh, donde se aprovisionaron las tropas de Alejandro Magno, el enclave uzbeco de Arslanbob, junto al bosque de nogales salvajes más antiguo del mundo, el lago Song Kul, etc.

Hay que decir que Kirguistán se está posicionando como un destino de trekking de nivel mundial porque está enclavado en medio de las Montañas Pamir.

Mi plan en el país incluye obviamente estos atractivos A, pero ya estoy localizando algunos B como la caravanserai de Tash Rabat, una reliquia de la Ruta de la Seda, algunas de cuyas variantes atravesaba el país.

El mapa que tengo (otra vez, un Reise KnowHow) muestra caminos de tierra y también huellas, que conectan esos atractivos. Podría conectarlos con buses que me hagan saltar de uno a otro, pero en un país repletos de nómadas, la diversión está en todos los puntos intermedios.

Les juro que llevo el mapa de Kirguistán hasta a la playa, y ya tengo bastante memorizada, al menos esquemáticamente, la red vial. Eso ayuda muchísimo, es lo que te da verdadero dominio del territorio. De otra manera, es como mirar un tablero de ajedrez sin saber las reglas de cada pieza.

Puntualmente, es en los enlaces entre el lago Song Kul, Tash Rabat y el lago Issyk Kul, donde pareciera que tendré más oportunidades para tomar huellas menores, sea a dedo o a pie (si ya compré un caballo en Mongolia, no creo que me resten recursos para comprar otro).

Quizás, allí aparezcan las mejores historias del libro que retrate, algún día, ese viaje.

Caravanserai de Tash Rabat

Tajikistán y Uzbequistán:

Aun no estudié estos países con el grado de detalle de los anteriores. Lo que tengo claro es que pienso tomar la Pamir Highway, una de las carreteras de altura más espectaculares del mundo, hacia la Región Autónoma de Badakshan.

Esta región requiere la tramitación de permisos especiales y hace frontera con el Corredor de Wakhan afgano, una patita de Afganistán en “sándwich” entre Pakistán y Tajikistán.

Hasta antes de la toma del poder por los talibanes mi plan era meterme nuevamente en esa zona de Afganistán, porque allí viven los nómadas kirguises (sí, son de etnia kirguiz, pero viven en AFG) de cuya caravana mostré fotos en la Master.

Mi idea era ver si con las fotos de hace 15 años podía localizarlos, un poco a lo Steve McCurry.

Descartado ese plan, seguiré la Pamir Highway hasta Dushanbé, la capital del país, sin entrar en AFG,pero pegado a su frontera y pasando por Khorog y la fortaleza abandonada de Yamchun. Literalmente, dicen que del otro lado del angosto río Panj que separa ambos países se ven las casas y los niños afganos jugando.

Desde Dushanbé intentaré visitar el Valle de Yaghnob, donde persisten los últimos hablantes de sogdiano, un idioma de raíz persa hablado por los comerciantes de la Ruta de la Seda.

Antes de cruzar a Uzbequistán, donde me esperan las ciudades como Bujara y Samarcanda, con mezquitas azules al estilo persa, que fueron centros de comercio y aprendizaje, con enormes bibliotecas medievales y uno de los bazares más grandes de Asia.

Supongo que acá el viaje va a estar más enfocado en el legado cultural de ese cruce de caminos que fue la Ruta de la Seda, es decir, en cómo el comercio y la mezcla de los pueblos cristalizaron focos de prosperidad y sofisticación de las artes como Samarcanda.

Sólo les adelanto que no conoceríamos el papel si no fuera por Samarcanda.

Todo este viaje sucedería entre mayo y septiembre, pero no sé si de 2022 o 2023.

Si me voy este año, eso sí, antes habrá nueva masterclass. Probablemente el tema sea Nomadismo Sustentable, con todo lo referido al aspecto económico de un viaje, desde el ahorro, la fase de presupuesto, hasta la generación de ingresos en ruta.

En una tercera etapa, habrá también una clase dedicada a la Psicología del contacto, para lograr intercambios significativos con locales durante el viaje, incluyendo técnicas de alojamiento espontáneo.

Entre las tres, están todos los métodos y estrategias que permiten, si uno quisiera, viajar de por vida, casi sin usar dinero y logrando un contacto íntimo con cada cultura.

Sé que suena exagerado, pero en ningún momento lo económico es lo que condiciona o limita un viaje, si uno tiene las herramientas.

Ya les tendré novedades de esto, ¡gracias por ser parte de la Revolución Nómada!


Para recibir en tu casa nuestro libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta

Más Información
Share on Pinterest
Comparte con tus amigos










Enviar

¡Unite a la tribu!

Logo

Suscribite para recibir novedades sobre mis viajes, guías prácticas sobre destinos insólitos, reflexiones & filosofía nómada. Además, vas a ser el primero en enterarte sobre nuevos libros, talleres online, y las reuniones presenciales de la TRIBU Acróbata en todo el mundo. ¡Más de 8500 viajeros ya son parte!


Acerca del Autor

Juan Pablo Villarino

Desde el 1 de mayo de 2005 recorro el mundo como mochilero para documentar la hospitalidad y la vida cotidiana de los destinos más insólitos a través de mis crónicas. Escribo libros de viaJe para contribuir a la revolución nómada.

2 Comentarios

Dejar un comenentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>