Siria: un Deja Vu.



Andre Pavrot, ex director del Museo del Louvre, solia decir: todo hombre civilizado tiene dos patrias: la propia y Siria. Siria tiene para declarer, como invenciones propias en los ultimos 9 milenios, nada menos que la agricultura, el bronce y el alfabeto. (Colegas escritores: aqui comenzo la farsa). Moviendonos un poco en el tiempo, e intentando cruzar la calle en Aleppo entre cardumenes de taxis amarillos que tocan el himno nacional sirio (el bocinazo) uno se siente tentado de pensar que la civilizacion salio de Siria, es verdad, y que nunca regreso. Como sea, Siria es uno de los pocos lugares donde excentricos suicidas pueden lograr sin dificultad ser atropellados por un 404 o un Buick ’55.
Llegar a Siria desde Turquia significo cruzar un limite politico pero tambien cultural. Como siempre el primer impacto es estetico: una frontera agitada por multitudes de hombres que lucen orgullosamente un mantel enrrollado en la cabeza. Del otro lado todo lo que tiene ruedas y se mueve es seguramente un taxi,y encontrar vehiculos particulares se hace dificil. Mi primer contacto con un conductor local es bizarro. Un taxista detuvo su coche en la banquina y saliendo de un salto grito «Bienvenido a Siria!» (Queria venderme el viaje hasta Aleppo). «A donde vas?» indaga. En ese momento un Hudson ’50 pasa sedoso burlando el tiempo. No se si hacer dedo o pedir que me parta un rayo, y solo atino a decir: «beautiful!» logrando que el taxista comience a rascarse la cabeza en senial de ignorancia. No conocia ninguna ciudad con ese nombre.
Ya en Aleppo, donde casi no se ven extranjeros, un grupo de locales se acerca. Conversamos: «Argentina? Mar del Plata? Oh…gracias por protestar contra Bush, de corazon, gracias…» Me siento orgulloso. En Siria la cosa dista de ser tranquila. Caminando por la ciudad es dificil descansar la vista de los retratos del presidente Bashar Al Asad, a menudo representado junto a su padre y ex presidente Hafez Al Asad, quien goberno totalitariamente el pais por 30 anios, instaurando una dinastia presidencial. (Otra que Cafiero). El actual presidente es foco de la tension internacional en relacion al asesinato del premier libanes Hariri, crimen del que la comunidad internacional (lease George Bush) culpa a la inteligencia siria. Asi las cosas, estamos ahora ante una escalada de tensiones. Con cada groseria o amenaza de sancion pronunciada desde la Casa Blanca, crece el apoyo interno al presidente Bashar, con masivas marchas en Aleppo y Damasco. Con la ocupacion de Irak aun en marcha, esto es como un deja vu. Pero establecer un palelismo seria una osadia.
Es evidente que hay un ejercicio de la propaganda de parte del oficialismo, pero hay decir que la gran mayoria del pueblo sirio respeta a su presidente hasta las lagrimas. Dicho esto, es extranio como la alabanza a un presidente puede coexistir con un sociedad islamica. El Islam es iconoclasta por excelencia: en la decoracion de una mezquita no hay representaciones humanas, por mas estilizadas que estas sean. El arte islamico es abstracto y geometrico, immune a los caudillos y a la santeria. Mirando mas hacia atras descubrimos, sin embargo, que la teoria del origen divino del poder nace en la Mesopotamia, y la cosa cobra mas sentido. Pero que piensan los sirios?
Esta semana conoci a gente de todos los sectores. Bayan, un estudiante de 6to anio de medicina, es ateo, y en su esfuerzo por escapar de la sociedad conservadora islamica ha formulado la ecuacion paraiso igual America. Se queja de que la constitucion siria dice en su preambulo «el pais sera gobernado por un partido, y ese partido sera liderado por un hombre». Piensa que la inteligencia siria asesino de hecho a Hariri pero que EE.UU no debe tomar cartas en el asunto. Bayan espera recibirse para sacar un pasaje de ida a cualquier parte.
Mis segundos anfitriones eran el otro extremo, 3 estudiantes de literatura que aman a su presidente como a su padre, acriticamente. El miercoles nos despertamos de un salto: el pais en la calle aplaudia el discurso de Bashar en respuesta a la amenaza americana: «Yo soy Bashar, no me quebrare, y sepan que el pueblo sirio tampoco se quebrara». Simultaneamente las radios comenzaban a transmitir casi como un himno una cancion compuesta por los mas distingidos artistas sirios en apoyo de su presidente. Mis amigos traducen orgullosos: «Damasco sera un alfiler en el ojo del invasor».
Pero el mas interesante de mis nuevos amigos es Okbaa. Inteligente y sensible, tambien el estudia medicina, y es miembro del Partido Nacionalista Social Sirio. El partido fue fundado por un libanes llamado Saadi quien vivio expatriado 30 anios en la Argentina y Brasil antes de regresar en la decada del 40 promoviendo una utopica union de la Gran Siria. Saadi –como Okbaa- piensa que Siria, Libano, Jordania e Irak son la misma civilizacion, artificialmente dividida por el colonialismo anglo-frances. Para Okbaa, Hariri es el caballo de Troya de los Estados Unidos en Siria. Me quedo estupefacto cuando mi amigo me dice que en caso de invasion americana el no enciende la TV, mas toma el rifle. Okbaa confia en que el joven presidente Bashar fomentara una transicion hacia una Siria democratica, moderna y pluripartidista.
Algo es claro, Siria se autopercibe capaz de encontrar sola su camino hacia la democracia verdadera. En todo caso ya nadie cree que la democracia vendra en la oruga de los tanques americanos. Sobre Bashar: aun siendo un tanto demagogo, no es un Saddam que duerme con la ametralladora abajo de la almohada. Es oftalmologo de profesion, y oficiaba en una clinica de Londres antes de asumir la presidencia. Informo Juan Villarino, periodismo a pata. Aleppo.

Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta

Más Información

Acerca del Autor

Juan Pablo Villarino

Desde el 1 de mayo de 2005 recorro el mundo como mochilero para documentar la hospitalidad y la vida cotidiana de los destinos más insólitos a través de mis crónicas. Escribo libros de viaJe para contribuir a la revolución nómada.

7 Comentarios

Dejar un comenentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Powered by WordPress. Con ayuda de Ecovirtual