LAS MANOS QUE SOSTIENEN LA DULZURA: DONACIÓN EN EL HOGAR MISKY WASI

Se acuerdan del Hogar Misky Wasi? En mayo de 2011, Juan y yo visitamos la ciudad de Sucre. En esa oportunidad, como parte de nuestro Proyecto Educativo Nomada, realizamos una charla educativa con las ninias que alli viven. Era la primera vez que combinabamos nuestra muestra fotografica con una actividad didáctica, y tanto ellas como nosotros, quedamos muy felices. Sin embargo, nos fuimos de allí con una sensación de vacío. Era evidente que el hogar necesitaba ayuda. Las nenas no tenían una buena biblioteca, faltaba materiales escolares y la ropa que estaban usando necesitaba un recambio.
Nueve meses después, y envalentonados por haber logrado donar la compu a la escuela shuar, decidimos volver a Misky Wasi. El Dulce Hogar, tal es su nombre en quechua, nos estaba llamando.  Aunque para ese entonces nos encontrabamos ya en Venezuela, nuestro Proyecto Educativo Nómada viajaría en manos de uno de nuestros cómplices, para hacer entrega de los libros, útiles escolares y ropa que habíamos logrado reunir gracias al apoyo de los cómplices. Esta vez, otro Marcelo sería el mensajero del esfuerzo en conjunto.
Marce Troncoso fue el eslabón final de esta cadena. Queremos agradecer a todos nuestros cómplices, pero especialmente a Marcelo Maquez y a Julieta Sassano, por coordinar la recolección de libros, y a Andrés, por estar siempre, siempre pendiente de estos dos locos ruteros.
Aquí les dejo un resumen, en palabras de Marce:
No llevo la cuenta exacta, pero hace casi un año que estoy colaborando con el Proyecto Educativo Nómada creado por Juan Pablo Villarino y Laura Lazzarino, (Acróbatas del camino). Cuando les conté que mis próximas vacaciones las pasaría en Bolivia, surgió una idea que consistía en realizar una donación al hogar de nenas huérfanas llamado Miski Wasi, ubicado en la ciudad de Sucre, Bolivia, donde los acróbatas habían pasado con el proyecto para dar una charla. La idea me cautivó desde un principio. Recordé la complicidad que tuvo Marcelo Maquez con el proyecto al acercar una Laptop a la comunidad Shuar de Ecuador y pensé que sería para mí todo un placer realizar la donación al hogar en representación del proyecto educativo.
Para realizar la donación necesitábamos la ayuda de los cómplices del proyecto, tanto es así que Marcelo Maquez y Julieta Sassano de Buenos Aires se tomaron el trabajo de juntar libros y útiles escolares para el hogar de las nenas, de esta manera me hicieron llegar todo vía encomienda a Rosario, Argentina.
De esta manera emprendí mi viaje en solitario a la tan esperada Bolivia. Un mar de aventuras me estaba esperando y yo iba preparado para nadar en él. Luego de un largo viaje, Potosí me recibió con los brazos abiertos, pero llenos de lluvia. El miedo a no poder visitar el salar de Uyuni me llevó a cambiar mi ruta. Decidí ir directamente a Sucre y pasar unos días hasta que el tiempo mejorara.
Los haces del sol se filtron por las cortinas iluminando mi habitación, y me despertaron de la mejor manera. Me levanté y le devolví el saludo de los buenos días al portero del hostel, salí hacia la calle con la mochila llena de alegrías y esperanzas en busca de un rápido desayuno y un intrépido taxista que lograra ubicar la dirección del hogar de las nenas. Antes de partir, me encontré con Nuria, una viajera belga a quién había conocido días atrás, y que se había entusiasmado con el proyecto. Nos recibió Miriam con una sonrisa de delfín y saludos de buenos días. Nos invitó a pasar. Desde el patio, las nenas nos miraban con curiosidad. Le conté a la responsable que venía en representación del Proyecto Educativo Nómada de Juan y Laura. Muy brevemente nos contaron algo sobre las nenas, que son víctimas de la pobreza y el abandono, de la violencia familiar y hasta se han detectado abusos sexuales en las niñas, algo realmente lamentable. El hogar es su refugio. Ellas viven de lunes a viernes en el Miski Wasi y los fin de semana la pasan con sus familiares o la gente que la tiene a su cargo. La idea del hogar es que no pierdan ese contacto familiar, ya sea directo o indirecto, puede ser un tío, una tía, primos, vecinos, sea quien sea que este al cuidado de ellas. . Este año se agregaron 3 niñas más que en total suman 25.
Antes de salir al patio a conocer a las nenas me quede observando un segundo un mural lleno de fotografías, entre las cuales había una de Laura junto al mural realizado después de la proyección. Muy tímidamente me recibieron las niñas. Para ganar su confianza les mencione que yo era amigo de Kim, la chica voluntaria que había trabajado allí y sugerido el lugar a Juan y Laura en 2011. Las niñas rápidamente mencionaron las fotografías y el mural, de la mano me llevaron adentro para verlo y nombraron, los camellos, los pingüinos y mujeres con las manos pintada. Nunca me sentí tan cerca de los Acróbatas del Camino. Debo confesar que todavía no los conozco personalmente, pero me llenó de alegría poder estar ahí donde ellos habían dado la charla, y dejado una huella bien marcada. Tomamos unas fotografías grupales junto a las niñas y también con algunas voluntarias. De esta manera nos despedimos hasta la tarde, pero en un instante teníamos por lo menos dos o tres niñas aferradas a nuestras piernas pidiendo que no nos vayamos y preguntando cuando volvíamos. Se me partió el alma, sentí unas ganas de llorar porque sabía que volver era muy complicado. Esa mañana con las niñas me di cuenta del amor y del cariño que les hace falta, pero para calmarlas un poco les dijimos que pasariamos por la tarde a recoger los dibujos que estaban haciendo para nosotros, y estar otro rato junto a ellas.

Miski Wasi y su gemelo de nenes, el Hogar Mallorca reciben un subsidio de la Fundacion Amazonia de España, que debido a la crisis que esta pasando ese pais será suspendido por un tiempo. En tanto el hogar Miski Wasi ya tiene a disposicion varias habitaciones ubicadas en el mismo lugar donde se podran alquilar para las chicas estudiantes, viajeras o valuntarias y asi de esta manera poder palear un poco mas la situacion economica. Si te interesa saber cómo hacer para ayudar a las nenas, trabajar como voluntario u alojarte allí para colaborar, escribinos al mail de contacto.
Por la tarde, Nuria y yo volvimos a buscar las cartas y a despedirnos de las nenas. Miriam nos acompaño a la puerta y nos volvio a dar las gracias. Nos dijo que estaba muy contenta por la donacion de parte del proyecto, nos recalcó que muchas personas se hacercan al hogar por única vez y luego no vuelven más, pero de esta manera es como si Juan y Laura hubiesen pasado por segunda vez.
La sonrisa de la oscuridad batallaba nuevamente con las primeras luces de la ciudad Nuria y yo, en medio de la noche, caminamos juntos por la hermosas callecitas de Sucre, pausadamente y en silencio, ambos pensando en todo lo que vivimos en ese momento. Creo que todo fue mucho mas de lo que yo esperaba y me sentí muy feliz de haber vivido una experiencia diferente. Agradeci a Dios por haber puesto a Juan y Laura en mi camino. Gracias a ellos pude experimentar miles de hermosas sensaciones con las niñas del hogar, pero sin dejar de pensar que podriamos haber hecho mucho más y que todo es posible en la vida. Si todos depositaramos un grano de arena a cada causa de bien para la gente y el mundo, quizás algo podríamos cambiar. Estoy seguro que no faltará otra oportunidad de poder colaborar con el Proyecto Educativo Nómada y que mis viajes no serán sólo por placer, sino por compromiso con la gente y por esta causa tan linda que han creado Juan y Laura. Desde todos los rincones del mundo los cómplices y la gente siempre les vamos a desear “Buenos Caminos”.

Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta

Más Información
Share on Pinterest
Comparte con tus amigos










Enviar

¡Unite a la tribu!

Logo

Suscribite para recibir novedades sobre mis viajes, guías prácticas sobre destinos insólitos, reflexiones & filosofía nómada. Además, vas a ser el primero en enterarte sobre nuevos libros, talleres online, y las reuniones presenciales de la TRIBU Acróbata en todo el mundo. ¡Más de 8500 viajeros ya son parte!


Acerca del Autor

Juan Pablo Villarino

Desde el 1 de mayo de 2005 recorro el mundo como mochilero para documentar la hospitalidad y la vida cotidiana de los destinos más insólitos a través de mis crónicas. Escribo libros de viaJe para contribuir a la revolución nómada.

2 Comentarios

Dejar un comenentario
  • Marce, hermoso lo que hiciste en Sucre. Estoy de acuerdo con lo que dices, los viajes no solo deben ser de placer. Por lo general este tipo de viajes más a lo mochilero nos pone en contacto directo con las diferentes costumbres que tienen las personas en cada país, provincia o pueblo.
    Conocerlos es hermoso y apreciar su cultura aun mas, se aprende muchísimo de ellos.
    La sensación que debes sentir al viajar a un país e involucrarte con una causa! Acercar tu ayuda desde lejos! Una satisfacción infinita y por lo que leo en tu relato a su vez insatisfacción, no? Insatisfacción por las ganas de seguir ayudando y pensar que quizá no fue suficiente? Que podemos ayudar aun mas, sumarnos!
    Hermoso ese contagio que provoca el ayudar, que es quedarse con ganas de seguir ayudando! Tengo que reconocer que me contagie!
    Es la primera vez que entro a esta página, pero quiero informarles que pronto estaré viajando a Perú y me gustaría involucrarme!

    Infórmenme por favor!

    Cariños desde Mar del Plata!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>