DONDE HUBO FÁBRICA DE ALFOMBRAS HOSPITALIDAD QUEDA: EVENTO EDUCATIVO EN LA EMILIA.

No hubiera podido, si se me hubiese exigido, precisar en el mapa argentino la ubicación precisa de este pequeño pueblo cercano a San Nicolás de los Arroyos. Hoy día, en cambio, si me preguntan no tendría problemas en señalar su posición y en contarles un pequeña anécdota que vive hace apenas una semana en dicha localidad. Todo se inició cuando conocimos a Alejandro Chomik y su novia mientras vendíamos postales artesanales en la costanera de San Nicolás, en un último acto de arrojo para seguir poniendo unos pesos en el chanchito destinado al viaje. Como se mostraron interesados, dejamos la venta de lado y nos pusimos a conversar a metros de la orilla del río Paraná. Les contamos del proyecto educativo gratuito que llevamos a cabo junto al Movimiento Mundial por la Salud de los Pueblos y gracias al apoyo incondicional de nuestros cómplices. En respuesta, recibimos una invitación a presentarnos con el evento en La Emilia.

Vamos a blanquearla: cuando recibimos dos días antes del evento recibimos un mensajito de texto de Alejandro en el que decía que había ya invitado a tres escuelas, creímos que se trataba de un error. “¿Pero cuánta gente esperan?” – le preguntamos con otro mensaje. “Unos doscientos aprox.” – fue la respuesta. A pesar de esto, llegamos a La Emilia convencidos de que, claro, con tal audiencia, seguramente se trataba de un evento más amplio en donde nuestra charla sería un condimento para el que tendrían reservado un lapso de tiempo acotado. Llegamos en el auto de Liliana, la mamá de Lau, y le preguntamos por la calle a una mujer dónde quedaba el Centro de Jubilados. Tal era el lugar del encuentro. La mujer le dedicó cinco minutos a enseñarnos el camino, con una tranquilidad que nos dio a entender que el ritmo de vida en el pueblo era otro, y que a la gente l gustaban las visitas. Liliana, que de chica iba a los bailes que se organizaban en La Emilia, nos contó un poco más del pueblo. Hace ya varias décadas, por ejemplo, funcionaba aquí una fábrica de alfombras. Ya son una legión los que me acusan de enhebrar metáforas de forma arbitraria, pero lo confieso, no pude evitar pensarlo. En Medio Oriente las alfombras simbolizan el acto de compartir, porque sobre la alfombra se bebe el te y se come. Por ello, pensé, donde hubo una fábrica de alfombras, la gente debe ser cálida. Entonces Liliana interrumpió mi idilio: “Sí, y ahora hay una fábrica de Motomel…”

En el Centro de Jubilados nos esperaba Alberto Boscacci, que ostenta el peculiar título de Director del Museo Paleontológico de La Emilia. Alberto se pone enteramente a nuestra disposición, es una de esas personas que, como Alejandro y su novia, causan un impacto directo en su entorno al tomar con pasión iniciativas sin permiso de nadie. Pronto surgió el primer inconveniente técnico: el perímetro del salón estaba cubierto de ventanales y la luz entraba como en una catedral gótica. Como nuestro proyector es portátil, las imágenes se iban a fundir con la claridad del ambiente. Necesitábamos la oscuridad como vampiros. Y ahí se puso de manifiesto el trabajo en equipo de la gente de La Emilia. Alberto, junto a Lala, la maestra de Geografía de una de las escuelas cuyos alumnos ya comenzaban a calentar las sillas desplegadas en el enorme salón, salieron en el auto de Liliana y regresaron –eureka- con un proyector Epson. Por las dudas, una de las mujeres del centro de jubilados ya estaba buscando chinches por todos los cajones de La Emilia para cubrir los ventanales con papel afiche…

Cuando todo estuvo listo se apagaron las luces y, a pesar de la luz natural, la potencia del proyector predominó. Los chicos, que eran como doscientos, hicieron un silencio tal que alguien con los ojos vendados hubiera pensado que eran veinte. Para nosotros, sin embargo esta era nuestra audiencia más numerosa. A pesar del respeto, no se trataba de un auditorio tímido o atemorizado por la promesa de algún castigo, pues las preguntas abundaban. Más allá de las clásicas preguntas sobre cómo hacemos con el idioma, o si no tenemos miedo de ir a países desconocidos, esta vez el tema se puso picante cuando tocamos el tema de la minería contaminante en Argentina y contamos cómo los países que se nos presentan como modelo de desarrollo tienen en realidad un doble discurso. Mientras cumplen con todas las normas fronteras adentro, exportan desigualdad y explotación por todo el globo.


Nos fuimos de La Emilia tristes de no haber podido compartir más tiempo con su gente, y con la promesa de volver. Ahora sí que se dónde queda La Emilia. El lector desprevenido juzgará que exagero, pero yo estoy seguro que lo que fabricaban en La Emilia eran alfombras voladoras…

Para recibir en tu casa nuestro libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta

Más Información
Share on Pinterest
There are no images.
Comparte con tus amigos










Enviar

¡Unite a la tribu!

Logo

Suscribite para recibir novedades sobre mis viajes, guías prácticas sobre destinos insólitos, reflexiones & filosofía nómada. Además, vas a ser el primero en enterarte sobre nuevos libros, talleres online, y las reuniones presenciales de la TRIBU Acróbata en todo el mundo. ¡Más de 8500 viajeros ya son parte!


Acerca del Autor

Juan Pablo Villarino

Desde el 1 de mayo de 2005 recorro el mundo como mochilero para documentar la hospitalidad y la vida cotidiana de los destinos más insólitos a través de mis crónicas. Escribo libros de viaJe para contribuir a la revolución nómada.

Un comentarios

Dejar un comenentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>