Hacer House Sitting: consejos, secretos y plataformas

como funciona house sitting

En este post de consejos para hacer House Sitting le estoy pasando el micrófono a Franca Levin, que en este artículo invitado, el segundo en la historia del blog, nos cuenta todos los trucos para viajar con esta novedosa modalidad.

El house sitting nos permite alojarnos por largos períodos en casas, a cambio de cuidarlas, y es funcional a dos tendencias complementarias y en aumento: por un lado los nómadas digitales, que necesitan sitios cómodos donde hacer base y trabajar, y por otro, el cada vez mayor número de personas que permanece largos períodos en el exterior, y precisa dejar su casa y mascotas en manos confiables. El House sitting llegó para quedarse, pero no digo más nada, y los dejo con Franca.

Franca Levin nació en Uruguay y, durante mucho tiempo, fue la hija perfecta del deber ser. Se recibió de profesora de matemática, se fue a vivir sola, hizo un posgrado. Siguió al pie de la letra el manual del orden correcto de cosas hasta que, hace dos años, vendió todo y se fue a Australia con una Working Holiday. Si estás leyendo este blog, ya la estás queriendo, lo sé. Lleva un año recorriendo el Sudeste Asiático y Australia utilizando house sitting entre otras formas de travel hacking. Es autora del blog Demente con Mochila, donde podés leer más sobre su modo de vida e historias de viaje.

Guía de consejos para hacer house sitting

Algunos viajeros que peinan canas no esconden cierta nostalgia de las épocas libres de Google Maps, exceso de información al alcance de un clic y aplicaciones que cuentan los pasos que diste durante el día.

Aunque soy orgullosamente millenial, reconozco un poco la envidia hacia aquellos trotamundos artesanales. Pero no se puede negar que la tecnología nos ha permitido encontrar opciones de viaje que antes eran impensados. Una de ellas, y que viene creciendo a pasos agigantados en los últimos años, es el house sitting.

viajar cuidando casas y mascotas

¿Qué es house sitting?

¿Qué es house sitting? El house sitting es un sistema que conecta dos partes interesadas. Por un lado, gente local que al irse de viaje necesita alguien que cuide de su casa y mascota(s); y por otro, viajeros con agenda flexible que podrían quedarse en la casa mientras los dueños están ausentes y hacerse cargo de los diferentes cuidados. De esta manera, cada uno cubre sus necesidades sin haber intercambio de dinero.

Ventajas y desventajas de hacer house sitting

Sabemos que el alojamiento es uno de los principales gastos de un viaje y conseguir un lugar gratis siempre es buena noticia. Sin embargo, como todo en la vida, tiene sus pros y contras.

Las ventajas son clarísimas: casa gratis y, en general, muy cómoda; cariño de mascotas y conocer una ciudad desde la perspectiva local, porque difícilmente la casa se encuentre dentro del circuito turístico.

Es un sistema ideal para quienes hacen viajes largos o sin pasaje de vuelta, aquellos que se acaban de mudar a un país y todavía no tienen casa o incluso para quienes viajan a Australia o Nueva Zelanda con la Work & Holiday Visa.

Hacer housesitting significa también una oportunidad para hacer una pausa, dormir varios días en la misma cama y disfrutar de las comodidades que un hogar entero puede ofrecer.

Ni hablar si sos nómada digital: de esta manera vas a encontrar la paz necesaria para concentrarte y trabajar sin pagar cada día por el alojamiento.

Por otra parte, hay obligaciones: vas a tener que asumir responsabilidades con respecto a los cuidados de la casa y las mascotas, mantener un diálogo fluido con los dueños, sostener una limpieza básica y entregar la casa igual (o mejor) de como la recibiste. Además, al estar apartada del circuito turístico probablemente debas contar con vehículo o utilizar transporte público (si existe).

como funciona house sitting

Por este motivo creo que hacer house sitting no es un sistema apto para cualquiera, aunque suene un tanto antipático.

Primero que nada, las fechas las proponen los dueños y vos aplicás si cuadran con tus planes, o si sos lo suficientemente flexible como para adaptarte. Si te toca cuidar perros, vas a tener que sacarlos a pasear un par de veces al día y darles de comer.

Los gatos suelen ser más independientes y pueden estar solos más tiempo, pero de todas maneras en ningún caso vas a poder desaparecer todo el día e ir a dormir como si fuera un hotel.

Si vas a estar un largo tiempo de viaje, te recomiendo contratar un seguro de viajes anual. En este post te recomiendo por qué vale la pena estar cubierto y cuales son los seguros más baratos.

¿Cómo sé si house sitting es para mí?

Ahora que ya sabemos qué es el house sitting, veamos si viajar haciendo house sitting es para vos. Primero y principalmente, tenés que disfrutar de la compañía de animales. Además, viajar con agenda flexible, adaptarte a cambios de último momento, comprometerte a los cuidados necesarios, saber que vas a pasar bastante tiempo en la casa y ser atento con los dueños tanto antes como durante la estadía.

Mercado de plataformas para hacer house sitting

Uno de los mayores problemas que le veo a house sitting es que no está todo concentrado en una sola página. Asociarte a una plataforma implica pagar una membresía anual, por lo que elegir la correcta es de vital importancia.

La primerao a tener en cuenta es el destino de tu viaje. Hay plataformas mundiales que cubren cualquier lugar, pero si vas a estar viajando por un solo país probablemente te convenga una plataforma regional.

Plataformas mundiales

Si vas a estar viajando por diferentes países, te conviene elegir una plataforma internacional. La mejor opción dependerá de tus intereses, lugares a visitar y presupuesto disponible para pagar la membresía.

  • Trusted Housesitters (https://www.trustedhousesitters.com/). Es la más grande y conocida a nivel internacional. Si bien la mayor oferta está en Europa, EEUU y Australia, por ahora es la única que he usado y logré conseguir casas en Bali, Singapur y Tailandia. Ojo, también es la más cara de todas: USD 119 anuales. (Descuento 25% con el código RAF262454). Lo bueno es que podés ver el mapa de casas disponibles sin registrarte y así analizar si te conviene pagar la membresía. 
  • Nomador (https://www.nomador.com/). Si bien la mayor oferta está concentrada en Europa, hay varias opciones en países del Sudeste Asiático y Australia. Tiene una ventaja muy grande: podés enviar hasta 3 solicitudes sin ser usuario premium (o sea, gratis). Además, podés pagar la membresía por tres meses (USD 35) o por un año (USD 89).
  • House Carers (https://www.housecarers.com/). Tiene buena cobertura mundial y permite visualizar el mapa de casas disponibles sin registrarte. De hecho, podés hacerte una cuenta gratis para recibir las alarmas de nuevos avisos, pero para aplicar a una casa vas a tener que pagar la membresía anual de USD 50.
  • House Sit Match (https://www.housesitmatch.com/). Si bien es internacional, la oferta está concentrada básicamente en Reino Unido y España. La membresía anual puede costar USD 89 o USD 115 dependiendo del plan que elijas. 
  • Mind My House (https://www.mindmyhouse.com/). Es la plataforma mundial más barata y por eso está creciendo bastante. La membresía anual cuesta solo USD 20, una diferencia enorme con el resto.
consejos para hacer house sitting

Plataformas regionales

Si tu plan de viaje es dentro de las fronteras de un país con alto mercado en house-sitting, probablemente te convenga elegir una plataforma regional.

  • Reino Unido: por amplia diferencia es el lugar con mayor oferta. Si bien en las plataformas internacionales podés encontrar muchísimas opciones, vale la pena mirar las específicas.
  • Australia: el mercado es bastante grande y hay muchísimas plataformas. 
    • Happy House Sitters (https://www.happyhousesitters.com.au/), podés registrarte gratis para recibir alertas y ver las ofertas. La membresía puede ser por cuatro meses (USD 40), un año (USD 44) o un año y medio (USD 57). Algo interesante de esta plataforma es que, en cualquiera de los dos planes largos, si no conseguís una casa para aplicar durante los primeros tres meses, te devuelven USD 30 y agregan tres meses gratis a tu membresía.
    • Your Home My Home: (https://www.yourhomemyhome.com.au/), la agrego a la lista, aunque no parece tener una gran oferta. La ventaja es que podés probar solo un mes de membresía por USD 6. Las otras opciones son de USD 14 por tres meses o USD 54 por un año.
    • Housesitting Tasmania (https://housesittingtasmania.com.au/), es una plataforma exclusiva de la isla australiana. Podés registrarte por tres meses (USD 13), seis meses (USD 26) o un año (USD 47). 
  • México: el único país de Latinoamérica que tiene plataforma propia. Con casi 800 casas registradas, es un sistema que valdría la pena mirar si vas a viajar a tierras aztecas. HouseSit Mexico (https://www.housesitmexico.com/) tiene un costo anual de USD 79 y podés explorar las opciones sin necesidad de registrarte.

¿Vieron que los primeros links de Reino Unido y Australia tienen la misma estética? Esto es porque son propiedad del mismo grupo, que además tienen plataformas locales en otros países.

La ventaja de este grupo de plataformas hermanas es que podés transferir las reseñas que te hicieron de una a otra.

En este mundo de blogs de viajes jugando a ser guías de viajes gratuitas, hay que recordar que la información práctica, sola, no sirve para nada. Lee mis 10 consejos zen para leer antes de salir de viaje.

¿Cómo empezar a hacer house sitting?

perro paseando por un muelle al atardecer

De la misma manera que Couchsurfing, el sistema de house sitting se asienta fuertemente en la confianza a las reseñas de experiencias anteriores. Por eso puede ser un tanto intimidante para quienes recién empiezan.

Hace siete meses yo también estaba en ese lugar y creía imposible que alguien me aceptara sin tener referencias. Durante este tiempo apliqué a 15 casas de las cuales me aceptaron en 5, así que créeme cuando te digo que es muy accesible si seguís estos lineamientos básicos.

Crear un perfil

Una vez que elijas la plataforma que mejor se adapte a tus planes de viaje, es momento de crear un perfil. No te lo tomes a la ligera: es tu carta de presentación y probablemente sea decisivo para conseguir una casa.

Un detalle importante es que vas a tener que escribirlo en inglés, lo mismo para los mensajes de aplicación. Si no dominas fluidamente este idioma, el perfil y los mensajes te los pueden escribir otra persona, pero es importante que por lo menos puedas comunicarte básicamente con los dueños al llegar y durante la estadía.

La forma de completar el perfil varía de una plataforma a otra, pero básicamente todas te pedirán que cuentes sobre vos. La honestidad y espontaneidad son vitales acá. Yo no escondí en absoluto que carecía de experiencia cuidando animales, pero hice énfasis en otros aspectos de mi personalidad que son positivos para hacer house sitting.

Inspirar confianza es tan difícil como importante en esta instancia, agregá varias fotos e incluso videos (si la plataforma lo soporta), explicá por qué querés hacer house sitting, por qué serías un buen candidato, de qué manera estás viajando y si tenés algún proyecto interesante que valga la pena contar. Por ejemplo, yo tengo el link de mi blog por si quieren mirarlo, aunque esté en español.

Algunas plataformas, como es el caso de TrustedHousesitters, permiten que alguien externo te haga una reseña de personalidad. No tiene el mismo peso que una experiencia, pero igualmente suma.

¿Cómo aplicar a una casa en house sitting?

¿Encontraste una casa que se ajusta a tus planes y necesidades? Genial, es momento de mandar un mensaje de aplicación. Obviamente lo mejor es aplicar apenas publiquen el aviso, pero no te desanimes si ya tiene varios días online, es posible que todavía no hayan encontrado a la persona perfecta y tal vez esa eres tú. 

Otra vez la espontaneidad y honestidad son fundamentales acá. Si sos nuevo en house sitting no escondas tu falta de experiencia, pero explicá como podés compensarla. Dejá en claro que no pensás salir a turistear todo el día, explicá cómo vas a disfrutar de la casa y las mascotas y cómo vas a hacerte cargo de las responsabilidades requeridas.

Mostrate flexible y disponible, contestando rápido a sus mensajes y haciendo todo lo posible por cumplir con sus requerimientos. Los dueños de las casas prefieren gente con la que sea fácil tratar, pedirles favores e incluso cambios de fecha a último momento.

Lee bien el aviso e identificá la edad de los dueños y algunos rasgos de su personalidad. A veces, las fotos de la casa y las mascotas nos dan algunas pistas extra. No es lo mismo aplicar a una casa simple, sin decoración, con dueños jóvenes y desestructurados, que a una pareja de jubilados con un patio lleno de plantas.  

Si la descripción en el aviso es concreta y simple, que tu mensaje de aplicación sea en esa misma tónica. Por el contrario, si en el aviso cuentan no solo sobre la casa y las mascotas, sino también sobre sus hobbies, trabajos y hasta qué desayunan, hace lo mismo. La adaptabilidad es clave.

Por último, ponete a disposición para cualquier otro detalle que quieran saber o incluso coordinar un encuentro, ya sea presencial u online. Si finalmente elijen a otra persona, contesta de la mejor manera y con buenos deseos. Muchas veces la gente les cancela y vas a tener más chance de que te contacten si fuiste amable y atento en la respuesta a la negativa. De las cinco casas que he cuidado hasta ahora, dos fueron en un rebote por alguien que canceló.

Consejos previos y durante la estadía

crear perfil de house sitting

¿Te aceptaron uno de los mensajes y confirmaste tu primera casa? ¡Fantástico! Pero esto recién comienza. A continuación, te dejo algunos consejos para que tu experiencia al hacer house sitting sea exitosa y puedas obtener una excelente reseña. A medida que vayas acumulando buenas experiencias, conseguir una casa va a ser cada vez más fácil.

Previa:

  • Una vez confirmada la casa, solicita una guía de la mascota para familiarizarte con sus rutinas, cuidados y posibles medicamentos. Vas a estar más preparado para preguntar dudas y cómo funcionan cosas de la casa una vez que llegues.
  • Organizate para llegar al menos un día antes para conocer a los dueños, las mascotas y la casa. Dependiendo el caso, vas a poder quedarte con ellos los días extra o tener que pagar un alojamiento por otro lado.
  • Preguntá todo lo que se te ocurra, desde dónde guardan los cubiertos hasta cuándo pasan a buscar la basura.

Durante:

  • Mantené una comunicación fluida con los dueños, mandales fotos o videos y contales como va todo. Esto es especialmente importante los primeros días para que se relajen y vean que todo está bien. También podés arreglar con ellos con qué frecuencia quieren que les escribas.
  • Ante la menor anomalía, preguntales qué hacer y dirigite a la veterinaria que te recomendaron. Si hay que pagar por un tratamiento o medicamentos, vas a tener que hacerte cargo de los costos y ellos después te lo rembolsarán, así que guarda todos los recibos. Lo mismo si tenés que comprar comida o cualquier otra cosa que sea para la mascota.
  • Seguí al pie de la letra los cuidados de las mascotas y su alimentación. Los cambios en la rutina pueden afectarlos y son notorios para quienes los conocen. En el momento que te postulaste a la casa, aceptaste las reglas de los cuidados y es un compromiso que debes mantener.
  • Cuida la casa como si fuera la tuya, o incluso mejor. Mantené una limpieza básica y no lleves extraños a menos que se haya aclarado con anticipación que estaba permitido.
  • Algunas casas incluyen auto, especialmente si están muy apartadas. Una buena idea es contar con una Licencia Internacional de conducir para manejar sin problemas.
  • Si algo se rompe o deja de funcionar comunicalo a los dueños enseguida. Dependiendo qué sea y de qué manera se rompa, deberás afrontar el costo o no. En Tailandia rompí la rueda del auto que me prestaron y obviamente fue un gasto que asumí. Cuando el filtro de la pileta dejó de funcionar simplemente se los comuniqué y ellos lo solucionaban después. Lo importante es siempre mantener una comunicación transparente y honesta, tarde o temprano se van a dar cuenta si rompiste algo y no se los dijiste.

¿Es posible hacer house sitting en el Sudeste Asiático?

Como ya se los dije antes, los lugares más populares para hacer house sitting son Europa, EEUU, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. En general, la gente local en el Sudeste Asiático no conoce este sistema, y aunque supiera de su existencia, probablemente no lo haría. Primero por lo que significa la casa culturalmente para ellos, pero también porque viajan muchísimo menos y tienen redes amplias que podrían hacerse cargo de sus mascotas mientras están ausentes.

Sin embargo, en los últimos años, muchísimos extranjeros se han instalado por estas tierras y eso trajo también esta costumbre. De 15 aplicaciones que mandé en estos meses viajando por el Sudeste, conseguí hacer house sitting en cinco casas, y dos de ellas en reiteradas oportunidades. Es cuestión de buscar y mandar el mensaje de aplicación perfecto, porque hay mucha competencia para tan poca oferta.

Los lugares donde house-sitting es más popular son: Singapur, Bali (Indonesia), Kuala Lumpur (Malasia), Ho Chi Min (Vietnam), Phuket, Bangkok, Chiang Mai (Tailandia), Phnom Penh y Siem Reap (Camboya).

¿Y el house sitting en América Latina?

Exceptuando el caso de México, que hasta tiene una plataforma propia, el resto de América Latina todavía está en pañales con respecto a house-sitting. En las plataformas mundiales se pueden encontrar esporádicamente algunas casas en la costa uruguaya, la Patagonia argentina, ciudades como Buenos Aires, Lima, Quito, Medellín, San José de Costa Rica o alguna isla del caribe.

De todas maneras, si vas a viajar únicamente por Latinoamérica no creo que te convenga pagar una membresía anual, al menos por ahora. Esperemos que con el tiempo se transforme en una práctica más extendida.


Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta

Más Información
Share on Pinterest
Comparte con tus amigos










Enviar

¡Unite a la tribu!

Logo

Suscribite para recibir novedades sobre mis viajes, guías prácticas sobre destinos insólitos, reflexiones & filosofía nómada. Además, vas a ser el primero en enterarte sobre nuevos libros, talleres online, y las reuniones presenciales de la TRIBU Acróbata en todo el mundo. ¡Más de 8500 viajeros ya son parte!


Acerca del Autor

Franca Levin

2 Comentarios

Dejar un comenentario
  • Puedo confirmar que funciona bien.

    Lo estoy haciendo ya por tres anos, pero solo con gatos. Lo he hecho en Canada, Espana, Austria, Belgica, Alemania, Reinos Unidos, Ukraina y más. También he escrito un poco sobre mi experiencia y mis consejos. Lamentablemente, como has dicho, no hay muchas ofertas en Latinoamerica. Si hay alguien quien necesita a alguien para sus gatos y su casa, estoy listo! 🙂

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>