- Pakistán

En los Pamir, los nomadas kirgizes han domado la modernidad.

Por la maniana el Dr. Ali Mohammed me regalo cuatro manzanas, y estba otra vez en la ruta. Entonces era imposible adivinar que esas manzanas iban a facilitar mi ingreso a China. Tras una espera de 20 minutos, un camion Nissan se detiene. El camionero es un hombre de Peshawar de nariz ancha y razgos tipicos del sur. Su barba […]

Seguir Leyendo

Un mundo de hielo en el norte de Pakistan.

“Viajar entre montanias es como desvestir una doncella”. La exaltacion poetica que el explorador aleman Wilhelm von Goldberg anoto en su libreta mientras cruzaba los montes Atlas es facilmente transportable al norte de Pakistan, donde mas alla de la aparente unificante del Islam, cada valle se asincera gradualmente revelando lenguas, razas y culturas unicas. Las altas cumbres parecen puestas alli […]

Seguir Leyendo

Norte de Pakistan: recorriendo el cubo magico II.

El dia de mi partida Azam me entrgo un sobre. Dentro, una carta de presentacion para un pariente suyo que vivia en Naghar, camino a Chitral, a quien Azam se referia como “el Principe”. Pense que era solo un apodo, pero no, el cuniado de Azam es miembro de la ex familia real, y seria hoy rey de Chitral si […]

Seguir Leyendo

Norte de Pakistan: recorriendo el cubo magico I.

Habia abandonado India a paso de foragido con suma nostalgia por la hospitalidad musulmana, y llegado a Lahora del lado pakistania del Punjab como quien arrastra sedes de inumerables desiertos. Alli me esperaba Tabreez, mi anfitrion de Hospitality Club. Cuando uno lo ve a Tabreez sentado en la sala de conferencias de su empresa, los ojos fijos en la pantalla […]

Seguir Leyendo

Pashtunistan, Moises, y las lagartijas.

Hace cinco anios, entusiasmado por el exito de mi primer viaje a dedo alrededor del Europa, le habia escrito un mail a Juan Balsells, mi amigo y complice de insomnicas mateadas nocturnas, describiendo brevemente mi aventura. El habia respondido: “…y me allegro que el querido metodo del dedo haya funcionado tambien en la vieja Europa, donde en 1941 podia frenarte […]

Seguir Leyendo

Powered by WordPress. Con ayuda de Ecovirtual