QUÉ VER Y QUÉ HACER EN TORSHAVN: CAPITAL DE LAS ISLAS FEROE

¡Este es mi primer post de las Islas Feroe, y combina las primeras impresiones sobre mi país N°90, con una guía sobre qué ver y qué hacer en Torshavn, su capital.

Hay lugares que de sólo mirarlos en el mapa te hacen sentir mariposas en el estómago, sitios que no te dejan en paz porque se vuelven sinónimos de aventura y lejanía, de la adrenalina de sentirse extranjero donde el turismo de masas (aún) no ha dejado su huella. Para mí, las Islas Feroe fueron siempre una figurita difícil, una coordenada que le tenía jurada al mapa. Recién la semana pasada pude poner un pie en Torshavn, y desde allí comenzamos un viaje de 10 días junto al colega Matías Callone, autor del blog 101 Lugares Increíbles con quien desde hacía rato teníamos ganas de compartir viaje.

Torshavn es el punto de inicio de un itinerario que, pasando por las 18 islas que forman el archipiélago de las Feroe, entrelaza los paisajes más dramáticos que haya visto en Europa: pueblos situados al borde de fiordos o acantilados, aldeas que parecen de cuento, casas con techo de hierba y faros perdidos en la niebla. Todo eso hace que las Islas Feroe sean, quizás, la última frontera europea en materia de viajes de aventura.

Los precios indicados en este artículo están en Coronas Danesas (DKK). Cambio a fecha 2017, 1 EUR = 7.43 DKK.

Torshavn como base

Nosotros nos quedamos dos días en Torshavn antes de partir hacia el interior de la isla. Por ende fue nuestra base y sitio de aclimatación. Es verdad que estando el aeropuerto en Sørvagur, más cerca de las atracciones de la isla de Vagar que de la capital (está a 44 km) no hay necesidad de ir primero a Torshavn. Sin embargo, siendo la población urbana más grande, quisimos que fuera nuestra primera impresión, para después ir moviéndonos hacia lo más rural. Por eso disfrutamos bien del suave colchón de nuestra cama de hotel sabiendo que después nos esperaban ocho días de acampar a la buena de dios y depender de la hospitalidad espontánea. Para los que tienen auto a disposición, es posible moverse a toda la isla y volver a dormir a Torshav, ya que la distancia máxima entre puntos extremos es de poco más de 100 kilómetros.

Qué ver y qué hacer en Torshavn

Tinganes: el parlamento más pequeño del mundo

Tinganes el parlamento más pequeño del mundo

Tinganes visto desde el mar. En punta del promontorio, la bandera feroesa flameando en alto.

Para los que todavía no buscaron en el mapa, estamos en medio del Atlántico Norte, a medio camino entre Noruega e Islandia, en unas islas cuyos pobladores actuales descienden de los vikingos que recalaron en estas costas rocosas allá por el año 1000. Por si quedara alguna duda de su linaje, el mismísimo nombre de la capital, Torshavn, es un tributo al dios nórdico del trueno, y estaba ansioso por descubrir si quedaba alguna pista en la ciudad de aquel pasado épico.

Y no tuve que esperar mucho: la sede del gobierno actual de las Islas Feroe está ubicada en el mismo promontorio rocoso donde tuvo sede el Ting –asamblea vikinga- desde el año 850. El área se llama Tinganes y desde lejos es un grupo de casonas y depósitos reciclados que parecen cualquier cosa menos el Parlamento de un país. (el más pequeño del mundo según los locales)

Empezamos a caminar entre ellas y pronto noté que éramos las únicas personas, además de algún que otro turista perdido. Olvídense de guardias de seguridad con chalecos antibala, de vallados y del ajetreo urbano que siempre colinda con las urbes oficiales. Aquí, a cincuenta metros del Parlamento vi pasar un par de gallinas (y según me documenté, hasta 1950, unas 3500 gallinas residentes cacareaban por esta parte de la ciudad), lo que combina muy bien con un país en que el número del primer ministro aparece en la guía telefónica.

Matías y yo seguimos el humilde sendero y notamos con una mezcla de pavor y ternura que esas casonas de madera tenían placas que elevaban su status sin sacrificar esa estética country: “Ministerio de Finanzas”, “Ministerio de Economía”, “Embajada de Islandia”. Era el gobierno de en serio de un país de juguete. O al revés. No importaba. Lo que importaba era que por primera vez los espacios oficiales no le estaban robando el alma a una ciudad, sino que se sometían a sus reglas.

techos de hierba en el tinganes

Los ministerios hippies de Torshavn

sede del gobierno de las islas feroe

Bueno, se me quemó un poco la foto pero quiéranme igual. Y no me digan que aunque es un granero reciclado no luce imponente e inspira dignidad el Tinganes.

Las oficinas de gobierno, de hecho, mantenían los techos de hierba tradicionales que observaríamos luego por todas las islas, aunque todavía no nos habían explicado su función. El parlamento hippie, le digo, yo; los locales prefieren promocionarlo como el parlamento más pequeño del mundo.

Ahora, ¿por qué hablamos de Parlamento? ¿Son las Islas Feroe independientes? Sí y no. Entre 1035 y 1816 pertenecieron a Noruega, y luego fueron cedidas a Dinamarca. Actualmente, son un país autónomo dentro del Reino de Dinamarca. Ganaron esta autonomía en 1948 y están orgullosos de ella, ya que les permite administrar sus inagotables recursos pesqueros.

Con miedo a que nos asaltara un teletubbie en ese mundo ensoñado, caminamos hasta el fin de esa península rocosa que se proyecta hacia el océano y pisando las mismas piedras planas donde, según la Saga de Færeyinga, los vikingos se sentaban a parlamentar. Aunque la era vikinga culminó en 1035 con la llegada del cristianismo, las autoridades locales siguieron reuniéndose allí hasta 1816, cuando el poder local pasó totalmente a manos de la corona danesa.

Por si quedaran dudas, hay una rosa solar vikinga grabada en una de las piedras. Debe llevar allí poco más de mil años, y los locales dicen que señala el sitio donde antiguamente se rendía culto a Thor. Ni cordones de no pasar ni placas mutilaban a esa reliquia del resto de la ciudad. Y aunque cualquiera podía dañarla, no tenía un rasguño.

Undir Ryggi – El casco antiguo

El delicioso laberinto de caminos sinuosos y casitas de madera yuxtapuestas que brota alegre como la hierba de los techos feroeses, en medio de una capital, se llama Undir Ryggi. De todas las cosas que hay que ver en Torshavn, recorrer esos recovecos fue una de mis favoritas. Estamos a metros del Parlamento, pero aquí la gente tiende la ropa, los niños andan en bicicleta. Sus problemas, si los tienen, son muy distintos a los que podría tener el habitante promedio de una capital latinoamericana. Alguien me cuenta que desde 1945 sólo se registraron en la isla diez homicidios, y que en la única prisión sólo desfilan unas veinte personas por año, la mayoría por alguna pelea de copas o conducir ebrios. La gente deja, no sólo sus casas, sino sus automóviles con la puerta abierta. Y la llave, puesta.

El vecindario se salvó del tremendo incendio de 1673 que devastó gran parte de la vecina Tinganes. Es interesante localizar una callejuela llamada Gongin, que en el siglo XIX era la calle principal de Torshavn y es una arteria angosta con viejas casas restauradas.

Torshavn

Olvidate del candado.

casa con techos de hierba en islas feroe

Perfecto para el picnic. En la foto no se nota que hace 15 grados de temperatura….

calle de torshavn

Caminito versión feroesa.

No muy lejos está Havnar Kirkja, lo más parecido a una catedral feroesa, construida en modesta madera blanca en 1788. Un detalle es la maqueta del navío Norske Løve que cuelga del techo, que los sobrevivientes del naufragio del original donaron en 1707 en agradecimiento por su suerte. En todas las iglesias de Feroe, es común encontrar barcos colgando del techo, lo que demuestra el estrecho vínculo con el mar que tienen sus habitantes.

Vágsbotn – el puerto

El puerto de Torshavn debe ser uno de los sitios con más atmósfera de la ciudad, al menos después de Undir Ryggi. La foto obligada es de las embarcaciones meciéndose al ritmo del Atlántico Norte con la hilera de antiguos depósitos reciclados y pintados de colores en el fondo. Aquí también funciona el Sølutorgið, el mercado de pescado. No hay horarios fijos, sino que cuando llega un barco se arma el revuelo y la subasta tiene lugar sobre las mesas metálicas.

También es el lugar del que, cada 20 minutos, parte el ferry a Nólsoy, la isla que está frente a Torshavn. (Y sí que nos subimos. ¿Bajo qué circunstancias? Eso creo que se los cuento en el próximo post…)

Otra manera de visitar la vecina Nólsoy es en el mítico Norðlysið, un viejo barco pesquero de roble botado en 1945 y hoy utilizado para turismo. No se asusten por esas “d” borrachas, son una letra que sólo existe en el alfabeto feroés, del que les contaré más cuando escriba la guía práctica). Navegar en el Norðlysið permite una panorámica única de Torshavn desde el mar. Precio: 300 DKK.

Si caminás hacia el oeste, en dirección al hospital, podés llegar a zonas portuarias menos turísticas donde existen astilleros y barcos en reparación sobre tierra.

que ver en toshavn

A pesar de la estética de postal, Torshavn es una ciudad vivida y sentida por sus habitantes

Museo Nacional de las Islas Feroe

El Museo Nacional de las Islas Feroe, combina historia natural y cultural, y exhibe evidencias y vestigios de la historia feroesa desde la era vikinga hasta la Edad Media, con objetos que reflejan la vida cotidiana desde la agricultura hasta la tradición marítima. Entre los ítems más valiosos se encuentran los bancos de madera originales de la iglesia de Kirkjubøur, del año 1400, exhibidos espectralmente debajo de una luz suave. Los feroeses tuvieron que luchar por recuperarlos, ya que se encontraban en Dinamarca y fueron recién devueltos en 1999 junto con otras antigüedades y documentos.

Dirección, precio y horarios: Brekkutún 6. Horarios: abierto de 10 a 17 hs. Entrada: 30 DKK

Nordic House

La Nordic House es la institución cultural más importante de las Islas Feroe, y su objetico es promover los vínculos de Feroe con sus vecinos escandinavos a través de exhibiciones artísticas. El curioso diseño emula una “colina de elfos”, y mantiene guiños al folclore nórdico como el techo de hierba. Lo interesante es que los materiales proceden toda Escandinavia. El lobby y las rampas están hechas de pizarra noruega, el suelo es de pino sueco, las puertas de abedul finés con herrería de bronce danés. Todos los materiales exteriores son originarios de las Islas Feroe y, no podía faltar, uno de los arquitectos era islandés. Cada dos años, es sede del North Atlantic Music Festival. Entrada gratuita.

Galería Nacional de Arte (Listasavn Føroya).

Las aldeas con casas de hierba, los acantilados y los variables estados del mar han sido los tópicos de la relativamente joven escena artística feroesa. Los dos pintores más célebres de Feroe son, Samal Joensen Mikines (1906-79), famoso por su pintura Man from Mykines (1934) e Ingálvur av Reyni (1920-2005). Dirección: Gundadalsvegur, 9. Entrada: 50 DKK

Skansin

Un fuerte en la colina detrás del puerto de Torshavn, fue construido en 1580 para proteger al pueblo de los ataques piratas. Fue expandido en 1780 y durante la Segunda Guerra Mundial los ingleses los usaron de base (las islas fueron bombardeadas por la Luftwaffe en 1942-3). Hay varios cañones ingleses y otros más antiguos, de la era del monopolio comercial danés. También hay un faro y, dicen, excelentes vistas de toda la ciudad.

La Torshavn Welcome Card puede ser útil si planeás visitar varios museos, y tiene un valor de 95 DKK por 48 horas y brinda acceso a los museos, el acuarium, y la pileta pública, además de descuentos en negocios y cafés.

gaviota en torshavn

La atmósfera marítima de un puerto vikingo versión siglo XXI

Alojamiento en Torshavn

¿Dónde alojarse en Torshavn? No hay muchos hoteles baratos en Torshavn. A decir verdad, sólo hay tres hostels, y los precios del alojamiento en general son comparables a los del resto de los países escandinavos.

El Hostel Keraljon está ubicado en una colina a 3 km del centro. Es moderno, tiene wifi y cocina muy bien equipada, El precio arranca desde los 35 euros por noche en los dormis. El desayuno es opcional. Pero no te preocupes, en la ciudad podés comprar cosas a un precio normal en el supermercado. Conviene reservar antes, ya que es el mejor hostel en las islas y se llena pronto.

A-Rest Hostel. Pertenece a los mismos propietarios de la Bladypi Guesthouse, donde funciona la recepción, en la calle Dr. Jacobsens gøta 14-16. El hostel en sí está ubicado en una antigua estación de policías, un sitio extraño para un hostel. Tienen wifi y cocina. Abre solo del 1 de mayo al 31 de septiembre.

Los que prefieran la comodidad y privacidad de un hotel tradicional, el mejor es el Hotel Hafnia, que está a metros de Tinganes y la zona histórica. Es super cálido y tiene un buffet de desayuno tremendo.

Camping en Torshavn

El único sitio para acampar en Torshavn es el Yviri við Strand Campsite, que abre de mayo a septiembre para tanto carpas como caravanas. Tiene duchas, baños, cocinas y lavarropas a moneda. Precio: 100 DKK

Dónde comer en Torshavn

Las Islas Feroe no son un sitio donde abunde la comida callejera y barata, si estaban pensando en ello. De hecho, aquí puede costar un poco mantener un presupuesto mochilero extremo. Pero antes que se asusten, es posible sobrevivir a pesar de los precios. Lo más barato es obviamente el supermercado. Hay uno grande, el único de la isla, en el Centro Comercial SMS, que es a su vez el único centro comercial de Feroe.

Para comida caliente, hay un amplio surtido de locales que venden pizzas (aprox. 100 DKK) y hamburguesas de pescado desde DKK 80. A pesar de ser pequeña, Torshavn tiene su circuito de restaurantes étnicos, y puedes encontrar cocina mediterránea, china, sushi (Etika, en frente del hotel Hafnia) y, obviamente cocina feroesa. Y a eso iba.

All menos una vez hay que sentarse en un restaurante a probar la gastronomía local en sitios como Bárbara Fish House. Este nuevo restaurante en el casco antigua está alojado en una casa tradicional de madera negra y techos enanos. Tiene una atmósfera bien de puerto escandinavo del siglo XIX, y es el preferido de los locales para ocasiones especiales. Por ende, hay que reservar (dos veces intenté caer sin aviso y amablemente me mandaron a casa). Ahí es posible pedir platos de salmón, bacalao y otros frutos de mar, el producto tradicional de la isla. Los platos principales rondan las 135 DKK.

Para unos jugos frescos y sándwiches medios gourmet con vista al puerto, el lugar indicado es Kafe Umami. Me llevé sus sándwiches de jamón serrano con pesto como vianda al Norðlysið , y eran un manjar.

Podés ver todos los sitios mencionados, en este mapa de Torshavn.

Espero que esta guía práctica sobre qué ver y qué hacer en Torshavn les haya servido. Cualquier anécdota, dato útil o consejo que pueda servir a la comunidad mochilera, ¡déjalo a manera de consejo! En los próximos posts, les sigo contando más anécdotas del viaje de mochilero por las Islas Feroe.


Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta

Más Información
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar

Acerca del Autor

Juan Pablo Villarino

Desde el 1 de mayo de 2005 recorro el mundo como mochilero para documentar la hospitalidad y la vida cotidiana de los destinos más insólitos a través de mis crónicas. Escribo libros de viaJe para contribuir a la revolución nómada.

10 Comentarios

Dejar un comenentario
  • Gracias Juan! muy buen post y con la info necesaria ya que siempre hacen falta esos datos de los horarios y los precios, tambien las fotos muy buenas. La del pastito en el techo dan ganas de ir sólo para verla en persona. Genial!!

  • Hola Juan increible post!!!
    Justamente hoy estuve leyendo algo sobre las Islas Feroe despues de verlas en un partido de futbol.

    Estoy proximo a iniciar mi primer viaje de mochila verdadero(unos 3 meses) y en ese camino,como asumo va a ocurrir,voy a decidir si transformarme en un Acrobata o volver a mi aburrida/esclavizante/incoherente vida
    sedentaria.

    En el caso de transformarme en un Acrobata y debido a mi aficion a la escritura se me ocurrio que tal vez podria subsistir a lo largo de mi camino escribiendo libros tal como lo hacen ustedes.Instantaneamente vinieron a mi cabeza infinidad de dudas:
    ¿Escriben los libros a lo largo de sus viajes o cuando estos ultimos terminan?
    ¿Como logran darle forma(fisica)?¿Los imprimen o que metodo utilizan?
    ¿Es suficiente para subsistir todo el año o es una de las tantas actividades que logran rentabilizar?

    Perdon la catarata pero la ansiedad de un pre-acrobata me carcome(vaya si me entenderas)

    Un saludo enorme a ambos y a seguir pateando el camino!

    • Hola!! Felicitaciones por la decisión de vivir viajando. Te recomiendo para tu caso hacer libritos artesanales en el camino, fotocopiados y abrochados. Te permitirán sutentarte. Hice eso durante años antes de publicar y editar mis libros de forma masiva. Buenos caminos para ese pre-acróbata!! jaja

  • Juato estamos con mi novia en otra isla danesa, Fejo (no tengo la o tachada jaja) y realmente estamos pensando en quedarnos a vivir, y es el unoco pais europeo que hemos visitado que se entusiasma si les decis que queres ir a vivir y trabajar alla… En paises como Italia cambian la cara al toque jajaja… Aca se coparon y nos armaron la vida un poco mas! Saludos desde lejanos pagos

    • Qué bueno!! Aprovechen!! Si, saliendo de las mecas clásicas de inmigración, se pueden encontrar pequeños pueblos, zonas laterales donde la gente se involucra con tu causa. Felicidades por el hallazg. Hagan base y desde ahí sigan descubriendo el mundo! 😉

  • ¡Hola! Acabo de volver también de las Islas Feroe. ¡Qué ilusión entrar en tu web y ver tus post sobre este destino en primer lugar! La verdad es que ojalá lo hubiera visto antes porque en español prácticamente no hay nada sobre las Feroe, salvo una revista/libro que acaba de sacar Altaïr y que, la verdad, está súper bien. Bueno a mi las Feroe me encantaron y espero que encuentren la forma de que no se convierta en un nuevo destino de moda porque tienen todos los números. Yo, además, tuve la suerte de poder cenar en el KOKS, el único restaurante con estrella Michelin de las islas y he de decir que fue la experiencia gastronómica más fuerte que he vivido en toda mi vida… No digo más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Powered by WordPress. Con ayuda de Ecovirtual