SAFARI EN NGORONGORO: CONSEJOS PRÁCTICOS

Serengeti había sido para nosotros una cátedra, una llanura sin fin en la que aprendimos cómo los ciclos de la vida y la muerte se alternan en las sabana, cómo los búfalos caídos se elevan al cielo en las entrañas de los buitres para los que han sido carroña tras haber sido cazados por leones, cómo las gacelas se vuelven intermediarias de la hierba entre el sol que la permite y sus depredadores leopardos. En contraste a toda esa acción, mi experiencia de safari en Ngorongoro con Udare fue más contemplativa.

A diferencia del espacio infinito y abierto del Serengeti, el Ngorongoro es la caldera extinta de un volcán que erupcionó hace 2.5 millones de años. Lo que me pasa con las calderas de volcanes y todo lo que puedan albergar, es que siempre me cuesta dimensionarlas. La primera vez que visité una fue en Quimsacocha, Ecuador. Allí había una laguna en el cono de un volcán, pero la experiencia me decepcionó un poco, quizás porque todos tenemos una idea icónica y simplista de lo que debe ser un volcán. Y cuando te vas metiendo en el paisaje, lo hacés tan gradualmente que perdés la escala gráfica. Y al final, sólo sentí que había visitado una laguna pero no un volcán.

Pero Ngorongoro es distinto, quizás porque sus 18 km de diámetro le dan una escala monumental. Las faldas que sobrevivieron a la explosión de su cono se levantan a una altura de 600 metros sobre la planicie. Recuerdo que ese día nos despertamos a las cinco de la mañana. Cortamos el aire fino y frío del alba bajo el ancho cielo africano, a 1800 metros de altura, y comenzamos a zigzaguear por una ruta poceada. Fue construida en 1959 y dibuja un trazado de 3 km en el fondo del cráter, sólo apto para vehículos 4×4. Aunque las laderas se presentaron forestadas casi tropicalmente, cuando el jeep asomó la trompa al borde del cráter y comenzó a bajar, encontramos un panorama totalmente distinto.

nius

Los ñus se repiten ad infinitum en las pasturas de Ngorongoro. A veces conviven de forma pacífica….

… y otras, no tanto.

Nos tomó unos segundos darnos cuenta que las minúsculas manchas oscuras que cambiaban de posición constantemente eran algunos de los miles de ñues y cebras que habitan en el cráter que, con 260 km2, es una de los espacios de África con mayor concentración de vida salvaje. Más de 50 grandes mamíferos -leones, elefantes, jirafas, hipopótamos, rinocerontes, etc., habitan el área. El telón de fondo de esta Arca de Noé natural es el Lago Magadi, que a primer golpe de vista parece una salina. Totalmente circundado por las paredes del cráter y sin posibilidades de desaguar en ninguna dirección, el lago tiene un elevadísimo nivel de sal debido a siglos de evaporación. La paleta de colores típica de los climas áridos en combinación con ese lago-salina, me trajo recuerdos de Laguna Brava, en la provincia argentina de La Rioja. Dicho esto, he visto fotos del Ngorongoro en estación húmeda y todo brilla con un vede casi irlandés que crea una postal totalmente distinta.

Algo para anotar es que en Ngorongoro, los animales no migran como lo hacen en el Serengeti o Masai Mara de Kenia, en busca de agua y pasturas tiernas. El cráter, el lago y una retícula de humedales proveen agua todo el año y piletones de lodo donde se revuelcan a sus anchas hipopótamos y elefantes. De todas las especies, la más preciada son los 24 rinocerontes que habitan el parque. La mala noticia es que también es la más preciada por los cazadores furtivos, motivo al que obedece su escaso número y previsible extinción. Todo porque un puñado de chinos empoderados y jeques árabes creen en las propiedades afrodisíacas de su cuerno más que en Mao o en Allah. Los rinocerontes se encuentran monitoreados con satélite y vigilados por un sistema de rangers que intentan contener a los furtivos. Por este motivo, la huella económica que deja el turismo es vital para mantener la infraestructura defensiva del parque y pagar los sueldos de los rangers.

Este es mi último post de la serie de safaris que realizamos en Tanzania. Si estás pensando en viajar a Africa del Este, el circuito norte de safaris en Tarangire, Serengeti y Ngorongoro deben estar escritos en piedra en tu itinerario. Hay que notar que la política del gobierno de Tanzania, que constantemente aumenta los valores de las entradas a los parques y las tasas impuestas sobre las agencias, encarecen cada vez más el costo final de los safaris. Sin embargo, sigue siendo algo en lo que ningún viajero debería escatimar. Cuando uno contempla en retrospectiva  la intensidad de las experiencias grabadas en la retina, se da cuenta que no hay dinero mejor “gastado” durante un viaje por África.

A continuación, algunas postales de esa fría mañana de safari en Ngorongoro…

safari en ngorongoro

Recién llegados al cráter, todavía con el frío matutino.

Nunca los vimos esconder la cabeza bajo la tierra…

familia de cebras

Querés abrazarlas.

Los ñus del fondo saben que no es hora de cazar y, en todo caso, se sienten defendidos por la estadística: son muchos y uno sólo será el desafortunado.

 

Información práctica para un safari en Ngorongoro

Cómo visitar

La mejor manera de hacer un safari en Ngorongoro es en combinación con el resto de los parques de Tanzania. Nosotros hicimos un safari organizado de seis días con Udare, que se dedican con terquedad y cariño al mercado hispano y, lo que es una ventaja invaluable, sus guías hablan castellano de forma fluida.

Cómo llegar

Quienes vayan por su cuenta deben seguir la carretera que parte desde Arusha, y tomar el desvío en el kilómetro 17. Son 193 km y unas cuatro horas de ruta. El parque abre a las 7 AM y cierra a las 7 PM.

Mejor época para visitar Ngorongoro

La estación seca (de fines de junio a octubre) es la mejor época para ir a Ngorongoro. Al tratarse de un cráter, es decir un espacio cerrado, las migraciones dejan de lado esta zona y la cantidad de animales no varía en consecuencia.

Camping: en Ngorongoro

Normalmente los safaris de acampada que recorren el circuito norte de Tanzania hacen noche en el Simba Camp que cuando lo visitamos estaba repleto. (Basta con que coincidan dos o tres camiones overlanders para colmarlo). El espacio de acampada es amplio, pero la zona cubierta para almorzar y cenar es reducida y tuvimos que esperar. Al estar a 1800 metros el frío es un factor, y dormimos dentro de la bolsa de dormir con dos pantalones puestos, ya que el termómetro marcaba 5 grados. De hecho, no es mala idea, si vas a volar a Tanzania por vacacione sy no vas a tener que cargarla en la mochila durante un año, empacar una bolsa de agua caliente sólo pensando en la noche en Ngorongoro. Por suerte, las duchas en el campamento son de agua caliente. Precio: si vas con Udare los gastos de camping están incluidos.

Si ya conocés Ngorongoro y querés compartir tu experiencia o tenés alguna duda, ¡dejalo a modo de comentario! Gracias por seguir esta aventura africana.


Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta

Más Información
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar

Acerca del Autor

Juan Pablo Villarino

Desde el 1 de mayo de 2005 recorro el mundo como mochilero para documentar la hospitalidad y la vida cotidiana de los destinos más insólitos a través de mis crónicas. Escribo libros de viaJe para contribuir a la revolución nómada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Powered by WordPress. Con ayuda de Ecovirtual