¿QUÉ IDIOMAS HAY QUE APRENDER PARA VIAJAR POR EL MUNDO?

¿Qué idiomas hay que aprender para poder viajar? ¿Es obligatorio hablar inglés? ¿Cuántos idiomas hablás? Son preguntas frecuentes que a veces me hacen viajeros potenciales que ven en la barrera lingüística una posible limitación. Por eso me decidí a escribir este post con algunas ideas y consejos de cómo abordar este tema y hacer del obstáculo una oportunidad.  Espero que sirva para perderle el miedo a la cuestión, despejar un poco de mito, y también para corregir algunas tendencias que, desde mi humilde punto de vista, son malas prácticas.
La primera pregunta obvia sería: ¿hay que hablar idiomas para viajar? Esto depende de a dónde y cómo vamos a viajar. Básicamente mi postura es que sí, siempre es conveniente aprender idiomas, cuantos más mejor. Las habilidades lingüísticas aumentan la capacidad de un viajero de entender la cultura que lo rodea.

Cómo aprender un idioma antes y durante el viaje 

point it
Phrasebooks: libros con compilaciones de frases útiles y palabras de uso cotidiano y turístico. Se pueden comprar en tiendas especializadas u online.
Método Acróbata: Esta es una receta casera que me da excelentes resultados. Resulta que me resulta algo incómodo, cada vez que necesito decir una frase, buscarla entre las mil posibilidades que te da un phrasebook. Por eso, hago a la inversa. La experiencia me enseñó que las frases y palabras que necesito saber son prácticamente las mismas sin importar el país. Por eso tengo una lista de aprox. 150 palabras que imprimo y completo al lado con la versión en el idioma local, escrita de forma fonética (como suena) Para ello, le pregunto las equivalencias a un miembro de Couchsurfing que hable inglés.
 Diccionarios visuales: son libros con fotografías de todo lo que podemos llegar a necesitar nombrar. Pro: puede sacar de apuros para cosas específicas en países de dificultad extrema como China. Contras: no puede ser nuestro único recurso, sino un complemento de alguno de los demás métodos. Sino, sólo evita que aprendas nuevas palabras. El más conocido es Point it.
 Livemocha: es una página web en donde a través de videos y tutoriales se puede aprender las bases de casi cualquier idioma. Es bueno para tener una base que se puede ampliar ya en el país.
Inmersiones culturales: vivir un tiempo en el extranjero puede ser una de las mejores maneras de aprender un idioma, sobre todo con el complemento de la asistencia a una escuela del idiomas en el país de destino. Durante años fue una experiencia entorpecida por los excesivos intermediarios, pero estoy escuchando muy buenas críticas de Abroadwith, una plataforma que permite personalizarlo todo. Primero te da la opción de elegir un anfitrión con intereses comunes en la ciudad de tu preferencia. Luego elegís un programa de inmersión: que puede ser aprender el idioma a través de la convivencia cotidiana con tus anfitriones, o tomando un número de horas semanales de clase con ellos, cuando son profesores, o intercambiando lecciones con ellos si tienen seleccionada la opción “tandem” (esto me pareció totalmente innovador). También podés reservar sólo el homestay con tu anfitrión y conseguirte un curso de idiomas aparte. ¡A ver si se animan a probarlo y me cuentan! Yo ya le eché el ojo a algunas opciones en Alemania, ya que vengo aprendiendo alemán de forma demasiado random, por no decir entre cervezas, y necesito algo de estructura y gramática (sin quitar la cerveza).

Viajar en América del Sur (del lado de acá) 

 
familia wayuu

Familia wayuu de la Guajira colombiana.

                           
Mito#1: “Como voy a viajar por Sudamérica todos hablan español y por lo tanto no necesito aprender idiomas. Además soy antiimperialista y no quiero hablar inglés.”
El de arriba es uno de los argumentos más contradictorios y medievales que escuché en mi vida. Y aunque no lo crean lo escucho con mucha frecuencia. Muchas veces, detrás de la declaración de principios se encuentra la vagancia. El primer problema es que NO: en Sudamérica se habla quizás un centenar de idiomas. Entre los idiomas europeos podemos citar al español, el portugués (Brasil), el inglés (Guyana), el holandés (Surinam) y el francés (Guyana Francesa). “¡Pero nadie  va a las Guyanas!”, me pueden responder. Y es verdad, y esa es otra prueba de que transitar por donde sólo hablan nuestro idioma nos aísla del otro, lo hace  invisible ante nuestros ojos culturales.
Por otro lado, millones de personas en Bolivia, Perú, Ecuador, Paraguay y otros países hablan el español como segunda lengua. El idioma en que se tejen sus propios pensamientos es el quechua (12 millones de hablantes), el aymara o el guaraní (7 millones) entre otros. Muchas veces las personas que se niegan a aprender inglés por supuesta ética patriótica se pasean por las Américas sin hacer el mínimo intento de aprender unas palabras de estas lenguas originarias. Más allá del etnocentrismo implícito en tal conducta, el viajero se pierde una valiosa herramienta para acercarse al alma local. Más adelante vamos a ver que este error conceptual también lo comete el viajero que cruza el océano.

Ventajas de aprender unas pocas frases en lenguas originarias

Cuando viajemos en zonas con fuerte presencia indígena, como el altiplano boliviano, saber unas pocas palabras/frases de aymara o quechua nos ayudará a romper el hielo,  amortiguar la timidez natural de la cultura local y a hacer amigos más fácilmente.
Las personas reconocerán el esfuerzo, aunque hablemos pocas frases inconexas “a lo Tarzán”. Como son lenguas muchas veces marginadas desde lo institucional, la gente va a respetar mucho que uno intente hablarles en su idioma. Esto nos pondrá inmediatamente por encima del status de turista.
Va a ser más difícil que nos apliquen las tarifas “gringas”. Cuando en Bolivia nos decían un precio que sabíamos estaba inflado, sonreíamos y decíamos “Mana gringo chukani” (No somos gringos) y eso cambiaba las cosas por completo. 
En zonas alejadas, mucha gente no será bilingüe, especialmente las personas mayores. 
frases en quechua

Algunas anécdotas

En 2011 Laura y yo hicimos una larga caminata por caminos incas que unían las comunidades jalqas en el corazón de Bolivia. (La historia completa de esa exploración la podrán leer en nuestro libro “Caminos Invisibles”) Muchas veces los caminos estaban marcados más en el corazón de la gente que en los mapas, y había que preguntarles a viejitas pastoras que no hablaban castellano. En esas situaciones, saber preguntar: “Kaipi kasha camino o mana kanchu” (¿Es este el camino correcto?) fue de enorme ayuda.
 Caminos Invisibles 3DPara leer las historias completas de nuestro viaje de 18 meses por toda Sudamérica, conseguí nuestro libro Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas. Contiene información e inspiración para recorrer el continente, ¡desde los caminos incas de Bolivia hasta las Playas del Caribe! No está en librerías: lo podés pedir desde nuestra Tienda Virtual y recibir por correo en todo el mundo. ¡Agradecemos de corazón cada consulta! 
Lo mismo sucede en la Amazonía, donde la lenguas shuar es imperante o en la Guajira colombo-venezolana con el wayuu. Es casi toda la población es bilingüe, pero nuestra llegada será mucho mayor si al menos sabemos saludar y decir gracias en su idioma. Los resultados del contacto humano, hay que merecerlos e implica un aprendizaje activo.
 
aprender guaraní

El niño de la foto, hijo de la familia que nos hospedaba en un pueblito de Paraguay, nos enseñó las palabras básicas del guaraní. Como ven, estoy completando el vocabulario en mi machete universal.

Como moraleja, no se trata de una necesidad de comunicación egoísta que rebota solamente en el viajero cuando éste necesita un hotel o regatear un precio, sino de generar situaciones “interculturalmente habitables”.

Del lado de allá: cruzar el charco  

Si pensamos “cruzar el charco” hacia Europa, Asia, África u Oceanía, entonces tener nociones básicas de inglés es una prioridad. Pero a no ser conformistas, hablar en inglés debería ser el primer paso para ampliar nuestra cultura y anexar aunque sea los rudimentos de otras lenguas. Si ya hablás dos o tres idiomas además del inglés, no te duermas en los laureles, pensá que Sir Richard Burton, primer europeo en llegar a la Meca y traductor de las Mil y Una noches hablaba 27.
Mito#2 “En Europa con inglés te alcanza”
Claro, si vas a recorrer las capitales al estilo 30 días entre Londres, Amsterdam, Berlin, Praga, etc. El viajero intrépido,  ansioso por conocer los pueblitos y dormir junto a ruinas de castillos o conocer el corazón de la Europa rural, tendrá otros desafíos. Es verdad que en Alemania, Holanda, Dinamarca, Suecia, etc el altísimo nivel de educación hace que casi todos hablen inglés. Pero en las zonas rurales de esos mismos países eso cambia y muchas veces las personas sólo hablan su lengua materna. Ni que hablar en Italia o Francia, donde hay una reticencia histórica al inglés, y mucho más en Europa del Este. En Rumania, Polonia, Lituania, Ucrania, Bulgaria o los Balcanes, casi nadie en los pueblos va a entender inglés.
Por regla, cuanto más complejo sea nuestro itinerario, más necesitaremos aprender un poquito del idioma del país en cuestión.
Mi experiencia en Europa: tuve la oportunidad de viajar a dedo por casi todos los países europeos (salvo Grecia, Portugal y Bielorrusia) y en todos los casos me vi obligado a aprender algunas palabras de cada idioma.
El mochilero que viaja a dedo o busca alojamiento espontáneo cada vez que llega a un pueblo, está obligado a saber frases en el idioma local. No hay otra forma de preguntar donde armar la carpa, preguntarle a un camionero hasta donde viaja y si nos puede llevar, o explicarle dónde queremos bajarnos y evitar que nos deje en cualquier parte alejándonos de nuestro itinerario. También es indispensable para orientarse,  buscar la ruta para hacer dedo, hacer las compras, y la lista sigue.

Algunas anécdotas

 

Feliz Navidad, o cumpleaños, o día de la independencia, nunca entendí bien.

En el norte de Finlandia, en el territorio de los samis —pastores de renos— yo me acercaba a las casas con mi tacita y pedía agua caliente para un té. Saber decir esa frase me ayudó enormemente, porque la gente por curiosidad terminaba invitándome a su casa, como la noche de la foto, que terminé siendo el centro de un evento familiar con fogata nocturna y todo en una tienda tradicional.
En Alemania, una vez le pregunté a un hombre donde armar la carpa. El me invitó a sentarme a tomar cerveza con él. Tenía una caja entera. A la quinta cerveza, como iluminado por el Dios Warsteiner, yo empecé a hablar alemán con insospechada fluidez. ¡Creo que hablamos hasta del cambio climático! Desde ese día, cuando me preguntan si hablo alemán ya no respondo un “no” sino un “me las arreglo”.

No quiero parecer un borracho, pero la siguiente anécdota también tiene que ver con la cerveza. En la costa oeste de Irlanda se encuentra la Gaeltacht, una zona de aldeas de pescadores donde la gente aún habla el idioma irlandés, casi desaparecido con la conquista inglesa. Se me ocurrió entrar a un pub local y pedir una pinta de cerveza en irlandés. Nunca más necesité armar la carpa en ese viaje, todos invitaron las cervezas sucesivas y pagaron noches de alojamiento o me invitaron a sus casas.

Mito #3: “Con señas te hacés entender en todas partes” 
 
periodicos en china

Da un poquito de miedo, ¿no?

                                            
Esto es muy importante para los que vayan a viajar a Asia. Puede haber algo de verdad en que las señas ayudan. Pero ¿vas a viajar un año hablando a puro señas? ¿vas a disfrutarlo? Escucho de muchos viajeros que van a China y se enorgullecen de no haber aprendido una palabra de mandarín. Estamos de acuerdo en que es una lengua difícil. Pero justamente en esos casos recomiendo el “Método Acróbata” (ya lo bautizamos) que expliqué más arriba o alguno similar, que te saque de la indigencia lingüística para que al menos puedas llevarse el recuerdo de haber tenido un intercambio de palabras con alguien más que el recepcionista de tu hostel.
Además, las señas en muchos países cambian, y un amigo que quería alquilar una bicicleta recibió, en cambio, un rollo de papel higiénico. En Irán, levantar el pulgar es el más obsceno de los gestos., y para los árabes, la única manera de señalar que “hay que esperar” es juntando los dedos de la mano como un capullo…
 
campesinos chinos

Unas pocas frases de chino memorizadas y listo, esta familia de la zona rural de la provincia de Xinjiang me lleva a dedo en su carro tirado por caballos.

   
Si van a viajar al Sudeste Asiático y van a ir de hostel en hostel por lugares turísticos, puede ser que no necesiten aprender mucho del idioma local. Si en cambio planean hablar con la gente en las calles, hacer dedo, acampar, etc, entonces otra vez, indispensable un poco de pilas con el idioma.
En los casos como el árabe y el chino, donde además el idioma tiene otra grafía, recomiendo concentrarse en cómo se dicen las palabras, y no en cómo se escriben. La mayoría de las situaciones serán con personas, y en menor grado con textos. Si piensan quedarse varios meses en una misma zona lingüística, entonces sí puede vale la pena indagar en la escritura.
En los países musulmanes, hay gran cantidad de frases cotidianas como Allah Akbar, Mashallah, Imshallah, etc que tienen origen religioso. Poder entenderlas, nos abre una gran zona de encuentro con esa cultura. Esto lo digo porque uno tiende a traducir las palabras que usaría en su lengua, pero a veces hay conceptos nuevos enteros que hay que incorporar.

Algunas anécdotas lingüísticas de Medio Oriente

 
orientacion en la montaña

Saber pedir orientación en persa fue sumamente útil en estas aldeas de montaña del Noroeste de Irán, aunque ni pude evitar que mi mapa pasara de mano en mano por todo el pueblo.

 
 
aprender arabe

Escena 1: el beduino nos invita a fumar el argilleh, le contamos quienes somos (viajaba con un amigo ruso) de dónde veníamos. Hasta ahí todo bien.

foto de un camello blanco

Escena 2: el beduino nos invita a conocer su granja. Dice que tiene camellos blancos. Gracias a saber los colores en árabe y nombre de los animales del país, le entendemos. Todo bien.

 
pipa de agua argilleh

Escena 3: el beduino nos invita a su casa y allí en medio de incontables litros de té, empieza a hablar de una fiesta y se sonríe con sus amigos. Entendemos a medias. Preguntamos de qué hablan. “¡De que se van a casar con nuestras hijas!”. Por suerte, también sabíamos como decir “no, gracias”.

  

Estos otros beduinos preguntaron si en Argentina también había estrellas. No es normal que anote la palabra estrellas en mi machete pero esa vez la tenía y pude entenderlos.

 

Quiero aprender un idioma para viajar ¿cuál elijo?

 

En verde fluo el árabe, en violeta el ruso, en azul el francés.

            
Si ya saben inglés y quieren sumar un idioma más, hay que pensar en qué zona geográfica estamos más interesados. Algunas opciones son:
¿Dónde se habla el francés? nos abre todo el Africa occidental, un gran número de islas del Caribe y del Pacífico, como la Polinesia o Nueva Caledonia, la Guayana Francesa en Sudamérica, Canadá y Saint Pierre et Miquelón en América del Norte. Hay además islas en el Indico como Mayotte o Reunión. El francés cuenta con muchos hablantes en países que alguna vez estuvieron bajo dominio francés, como Siria y Líbano en Medio Oriente, o Laos y Camboya en el Sudeste Asiático.  Hay más personas que lo aprenden como segunda lengua antes que el alemán o el italiano, por ejemplo.
¿Qué países hablan ruso? el ruso era el idioma internacional del otro lado del Muro de Berlín. Hoy día, hablando ruso, pueden hacerse entender con casi todo el mundo en Europa del Este. Tanto en República Checa, Lituania, Polonia, etc el ruso sigue contando con millones de hablantes. Así, sin interrupciones se puede llegar hasta China, encontrando rusoparlantes en Azerbayán, Armenia, todos los “stan” de Asia Central y Mongolia.
El árabe: el idioma internacional de los desiertos. El árabe es otra apuesta interesante. Se puede viajar hablándolo sin interrupciones desde la costa mediterránea de África por Marruecos, Túnez, Libia, Egipto o Sudán y cruzar al Medio Oriente por Jordania, Siria, Líbano, o también por Arabia, Yemen, Omán y  Emiratos. En total, 22 países. Si bien su uso hegemónico se quiebra en Turquía, sigue siendo el idioma sagrado en que está escrito el Corán, y por ende cuenta con hablantes en países musulmanes lejanos, como Irán o Indonesia.
¡Espero que el post les haya servido! En esa caso, compartilo en tus redes sociales para que ayude a otros viajeros. ¡Buenos Caminos!

Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta

Más Información
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar

Acerca del Autor

Juan Pablo Villarino

Desde el 1 de mayo de 2005 recorro el mundo como mochilero para documentar la hospitalidad y la vida cotidiana de los destinos más insólitos a través de mis crónicas. Escribo libros de viaJe para contribuir a la revolución nómada.

28 Comentarios

Dejar un comenentario
  • Admiro muchisimo a la gente que sale de mochilero y conoce el mundo de manera única.- Siempre pienso en emprender esa aventura, pero siempre esta el miedo que me tira hacia atrás. La verdad, me encanto el post, y espero algún día, tomar coraje y hacerlo.-

    Gracias.

  • Admiro muchisimo a la gente que sale de mochilero y conoce el mundo de manera única.- Siempre pienso en que me gustaría hacer lo mismo, pero siempre esta el miedo que tira hacia atrás.- Me encanto el post y espero algún día tomar coraje y salir a emprender esa aventura.-

    Gracias.-

  • Muy interesante lo que escribís. Aporto un dato, porque si bien el Castellano es el idioma oficial en España, hay algunas comunidades autónomas en los que se hablan otras lenguas, yo recomendaría indagar en ellas a las personas que recorran los pueblos de Cataluña, País Vasco y Navarra, y Galicia. Es verdad que el Catalán y el Galego suena bastante similar al castellano, pero el Euskera no tiene parecido con nada.
    Otra cosa, o pregunta en realidad ¿Cuál es el idioma que en el mapa aparece en gris y se habla en el sur de Africa, el centro de Europa y las islas asiaticas que estan sobre Australia?

  • Toda la razón!! Aunque el país que visitamos hablen el mismo idioma de uno mayoritariamente, siempre es bueno aprender algo mas de las lenguas originarias…causa muy buena impresión ya que se demuestra interés….en una ocasión mientras visitabamos el cuzco con mi hermano (somos chilenos)…entramos en una tiendita a comprar recuerdos … y mi hermano le habló en lo poco que sabia en kechua y los vendedores quedaron asombrados y nos terminaron regalando los recuerdos y pidiendo que volvieramos a conversar con ellos!!!!gh

    • Hola! Las sacamos en las embajadas… normal… no entendí la pregunta quizás. Nunca nos pidieron extractos bancarios (salvo EE.UU) A veces te pueden pedir reservas de vuelos de regreso, en ese caso reservás un vuelo y después cancelas la reserva… Abrazo!

  • Bueno,creo que aquí se pone todo un poco más fácil de lo que es,la foto de la familia china por ejemplo,en serio pudiste comunicarte con ellos en chino mandarín?en china existen un montón de dialectos,la mayoría de ellos son ininteligibles entre ellos,ellos no parecen de típicos rasgos chinos,dudo que hablasen mandarín.
    En cuanto al árabe lo mismo,si aprendes árabe lo único que conseguirás en muchos casos es entender el periódico y ver la televisión,ya que el árabe moderno estandar no se usa a nivel coloquial en ningún pais árabe,cada país habla un dialecto y no se entienden ni entre ellos,quien estudia árabe moderno ha de estudiar después un dialecto,si quiere comunicarse con la gente del pueblo.
    Las zonas de “lengua francesa”,el mundo francófono como les gusta llamarlo a ellos,es también un poco engañoso,ya que en gran parte de esos países africanos se habla el francés como segunda lengua,el francés sí es oficial,se aprende en las escuelas,pero la gente habla los idiomas locales.Resumiendo,que si uno pretende ir de capital en capital es fácil,pero tal como se dice al principio del artículo si lo que se pretende es ir por zonas apartadas y rurales ni siquiera saber el idioma oficial del pais puede ayudarte a veces.

    • Amigo, estás sacando muchas conclusiones con poco conocimiento. Claro que me comunico en mandarín en china. Que te resulte complicado a vos no quiere decir que el resto de los mortales no podamos aprenderlo. Se cae de maduro que los chinos de la foto no son de la mayoría Han, sino Uighurs. Todos las minorías en china aprenden forzadamente el mandarín a través del sistema de educación público. Osea, todos hablan el mandarín además de los idiomas locales. De igual forma crucé Tíbet hablando mandarín y no tibetano. Si revisás el blog, te das cuenta que de hecho no viajo de capital o capital, sino más que nada en aldeas. Lo que decís sobre el francés de Africa,es cierto que tiene variaciones fonéticas pero cualquiera que hable francés se adapta enseguida. Del árabe ni te respondo, crucé todo el mundo árabe a dedo, y me fue de maravilas con las 100 o 150 palabras que logré aprender. Tu comentario está inspirado por el miedo que te da el mundo. La gente que viaja, ni siqueira se molesta en aprender un idioma completo en una academia, sale a la cancha y aprender sobre la marcha sin darle tantas vueltas al asunto. Resumiendo, es una estupidez académica de alguien que nunca salió de su ciudad suponer que hablando el idioma oficial del país no vas a poder viajar, por más variaciones locales,dialectos, etc que haya. Nada, menos miedo, que se puede. Sino, no hubiera podido recorrer ninguno de los 72 países que ya crucé. De hecho, te escribo desde una aldea en Etiopía. Saludos!

  • Hola Juan Pablo aun viajando?
    Quiero preguntarte si has viajado por groenlandia, islandia y que idiomas me sugieres aprender para esos lados.

    ademas el euroriel lo recomiendas?

    gracias!

  • Es gratificante ver que el dinero no es un limitante, que a ratos basta con seguir nuestra naturaleza, que la humanidad es más de lo que creemos. Debe ser renovador poder saciar ésta sed de nuevos aprendizajes; en mí ya no queda entendimiento para no hacerlo posible, el mundo está ante nosotros para ser re descubierto. Agradezco cada palabra que has escrito en tu blog, ya que si antes estaba 70% seguro de salir de la cotidianidad, ahora ya estoy un 100%, gracias totales.

    • A mi siempre me ha dado la impresión que tu apariencia “gringa” ha sido esencial para abrirte muchas puertas en tus viajes. No me imagino, con las tendencias xenófobas que hay en muchas latitudes, y con mis rasgos marcadamente indígenas y tez muy morena, ser recibido con los brazos abiertos en Rusia o Serbia, por ejemplo.

      • Amigo, son tus propios prejuicios, que quizás te sirven como justificación y excusa para no intentarlo. Tengo un buen número de amigos peruanos y bolivianos que viajan por el mundo sin inconvenientes. Todo depende de la inteligencia a la hora de hacer contacto con la gente, de la diplomacia, y hasta del sentido común. Un abrazo!

  • Hola Juan qué tal va? me preguntaba si podías compartirme el método acróbata, osea esas 150 palabras o frases que más utilizas en tus viajes, ya que pronto empezaré el mío y no me vendría mal algo de ayuda en este tema, sabiendo que son frases y palabras que te han servido en tantos países, te dejo acá mi correo: leonardo__90__@hotmail.com y gracias de antemano.

    Por cierto me encantó tu libro “Vagabundeando en el eje del mal” que me llegó por casualidad de regalo de un buen amigo en España. Ahora ando por Londres aprendiendo todo el inglés posible ya que en Abril me echaré la mochila a la espalda en un viaje que empezará por Europa y quién sabe donde termine, también a dedo por supuesto, y probaré a ver que tal me va intentando vender mis dibujos, que igual me funciona y en ese caso espero viajar de laaargo!

    Los consejos son bienvenidos, un fuerte abrazo allá dónde estés y no dejes nunca la ruta ni la pluma.
    Gracias por este blog!

  • “en tu pais se ven estrellas” en verdad creemos que todos tienen nuestro mismo esquema mental, viajar permite descubrir progamaciones totalmente diferentes a las nuestras, estos hombres del decierto en realidad no saben que las estrellas se ven de todas partes o deberian verse. el esquema mental del viajero es diferente. aunque se conecta con mucha gente vive en otra dimension mental desde la cual puede moverse por el mundo. muy buen articulo felicidades.

  • La lista generó gran expectativa nos la compartes? alexandra.vasquez1@gmail.com.
    No está demás decirte que mientras más leo lo que haces mas me impresiona la capacidad que tiene el ser humano para adaptarse y hacer cosas que en la mente “común” son inimaginables. Gracias por mostrarlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Powered by WordPress. Con ayuda de Ecovirtual