10 CONSEJOS ZEN PARA LEER ANTES DE SALIR DE VIAJE

¿Qué es lo más importante que hay que saber antes de salir de viaje? ¿Acaso trucos mágicos para hacer dedo, qué empacar y qué no en una mochila, o como dar la vuelta a Europa con 10 dólares por día? Claro que estirar el presupuesto es un arte necesario. Pero obsesionados por el miedo a quedarse sin dinero, muchos pasan por alto que la mayor fortaleza, que nos hará inmunes a los vaivenes financieros y nos ayudará cuando todo sea cuesta arriba, es y será siempre filosófico (palabra que me gusta más que “espiritual”).
Busqué en internet, y encontré mucho sobre consejos prácticos (mochila, presupuesto, etc). Entonces me decidí a intentar sintetizar las cosas más importantes que aprendí en los últimos diez años de viaje. Algunas son reflexiones que tienen que ver con animarse a viajar, mientras que otras buscan explicar la lógica que empieza a tener la vida una vez que estamos en viaje.
Es verdad que lo más importante es dar el primer paso, pero después hay que aprovechar y defender esos pasos. No será fácil ponerlo en palabras, pero lo voy a intentar. Espero que aumente, más que tu calidad de vida, tu “calidad de viaje”.
 Caminos Invisibles 3DPara más inspiración, anécdotas y filosofía viajera, no dejes de leer nuestro nuevo libro CaminosInvisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las GuayanasContiene información para recorrer todo el continente, desde los caminos incas de Bolivia hasta las Playas del Caribe pero, sobre todo, la historia de cómo tomamos la libertad por asalto y nos volvimos nómadas. !No está en librerías: lo podés pedir desde nuestra Tienda Virtual o a tienda.acrobatas@gmail.com y recibir por correo en todo el mundo. ¡Agradecemos de corazón cada consulta! 

 

 

Ruta de San Juan a Jachal

¿A dónde nos llevará la ruta? ¿Queremos realmente saberlo?

 

#1 No quieras tener todas las respuestas antes de empezar

Es lógico que uno busque hacer pronósticos, pero el futuro es un vidrio empañado. Lo triste es que muchas veces este es el principal factor de boicot, el motivo por el que muchos descartan un viaje antes de zarpar.

“¿Y si se me acaba la plata? ¿Voy a conseguir trabajo cuando vuelva en un año?”, son preguntas frecuentes antes de salir de viaje. Pero si nos embarcamos en una aventura donde no sabremos qué sucederá el próximo día, ¿tiene sentido preguntarse por el próximo año? (Al margen de que no somos tan importantes: cuando regresemos la ciudad seguirá estando allí, con oportunidades laborales incluidas).

Hasta ahora la experiencia me ha demostrado que las soluciones aparecen sólo después que los problemas. En Egipto conocí a un canadiense que, cuando se quedó sin plata, se dio cuenta que podía hacer dinero exportando sandías egipcias a su país. Otros se hicieron músicos, abrieron un bar, conocieron al amor de su vida y nunca volvieron. Son cerrajeros en Suiza o diseñadores gráficos para una ONG del Congo. Todo lo que fuiste hasta ahora, puede ser sólo tu primer capítulo.

Más aún, la pregunta no tiene sentido porque la persona que regresará tras un viaje de un año no es la misma que la que formula la pregunta. Tu yo futuro tendrá otra perspectiva, más ideas, creatividad y herramientas que el que se rasca la cabeza ahora. Verás otros negocios, reorientarás tus estudios hacia algo que te apasione más y que, justamente por eso, te dará importantes resultados. Por otra parte, tus parámetros de éxito y felicidad habrán cambiado de forma sensible.

 

caras de asombro

Raffi, violinista del Cyclown Circus, con quienes viajé en Tailandia.

#2 Reconciliarse con la incertidumbre

Olvidate de los itinerarios planificados desde el día 1 hasta el 15. Empezar un viaje de mochilero te hará perder algunas mañas citadinas, como esa imperiosa necesidad por saber de antemano el teléfono de un hotel barato en Beijing o Cusco, y la duración exacta de excursiones y horarios de los buses.
Pero claro, hoy la tecnología permite reservarlo casi todo ¿cierto? (hostels, vuelos, visas, etc) Con ello, aparece el riesgo de que el mochilero se contagie de la prudencia extrema que antes aquejaba al turista tradicional. Y que no sea chicha ni limonada.
Si sabés que el minibús sale del hostel a las 8:30 y te deja, después de dormir todo el trayecto, en el templo de los elefantitos dorados ¿dónde quedó la aventura?
Por eso, hay que repatriar a la incertidumbre como terreno fértil, hacer que se vuelva una aliada. La mejor manera que conozco para ello es hacer dedo. ¿Si es seguro? Desde 1998 llevo 130,000 km recorridos en + de 1000 vehículos y nunca recibí más que invitaciones a tomar el té. Otras variables del viaje independiente como la bicicleta o el vehículo propio también permiten, en mayor o menor grado, un margen de incertidumbre. Como dicen:
“Todo sucede por una razón, el universo cuidará de ti”
Me di cuenta de ello en un viaje por los Valles Calchaquíes en que perdí la carpa en el primer día. Eso hizo que tuviera que alojarme en casas de campesinos, iglesias y sobre todas las cosas, que aprendiera a confiar en extraños. Desde entonces utilizo Couchsurfing en las grandes ciudades, pero siempre dejo los pueblitos y puntos intermedios como al azar, como margen para la aventura.
Y eso nos lleva al siguiente punto…

#3 Entender la necesidad como un puente

 
imagenes de Basel
 
Estoy totalmente agradecido al cosmos o a la ruta por haber siempre necesitado, por haber tenido, como mucho, un poco menos que lo suficiente.
Si siempre hubiera tenido dinero para el hotel, nunca me hubiera dormido en mezquitas (rezaron por mí), heladerías (desayuné medio kilo de helado) o iglesias bizantinas en ruinas en medio del desierto (desplegué la bolsa de dormir al lado de un fresco del siglo X). Nunca me hubieran invitado a una boda en Transilvania ni hubiera vivido esta historia
“Viajar de mochilero reafirma nuestra confianza en la humanidad”
Atención: dejar cosas al azar en un viaje a veces se malinterpreta como salir a la marchanta. Antes de cada viaje, recomiendo estudiar en detalle historia, sociedad, costumbres, religión y, ante todo, los mapas de cada país. El caos sobre este fondo de conocimiento es el equilibrio perfecto, para mi gusto.

#4 Recuperar la materialidad del camino 

 hombres-kurdos
Retomamos el mismo ejemplo: si el minibús que lleva al templo de los elefantes dorados sale del hostel a las 8:30 y no hacemos más que roncar hasta que llegamos a destino, ¿qué clase de relación tenemos con el camino?  Estás ahí, pero no sabés muy bien cómo llegaste, ni podrías señalar en el mapa el recorrido realizado. No tiene nada de malo que te guste ser llevado de la mano. Pero a muchos les quedará un gusto amargo, echarán de menos la adrenalina.
En cambio, viajando a dedo, en bici, a pie o en mula, o incluso en buses pero con una actitud más activa, la cosa cambia. Nadie te va a llevar a destino mientras dormís la siesta:  estaremos obligados a tomar las riendas, elegir una ruta, comparar alternativas, ejercer la libertad. Porque pagar para conseguir nuestros kilómetros ya no es una opción.
Establecemos así un diálogo -humilde- con el camino, en vez de imponer unilateralmente nuestra voluntad comprando un boleto de A a B y evitando que la ruta nos haga sugerencias, nos sorprenda con desvíos inimaginables. Los elefantes van a ser más dorados si hacemos mérito para llegar a ellos en un acto consciente, y no acatando las sugerencias de una guía de viaje en una tarde aburrida.
Pronunciar el nombre del destino “elegido” en una boletería y aparecer por arte de magia allí, hace que aceptemos el viaje como un proceso fragmentado y virtual. Vamos apareciendo y desapareciendo de escenarios hermosos sin tener la más pálida idea como están conectados. Es como si tomáramos aviones, pero seguimos en el minibús.
Entonces, ¿qué tal mirar hacia abajo? Tomar consciencia de que poniendo un pie delante de otro avanzamos hasta la puerta de casa y que repitiendo el proceso un millón de veces damos la vuelta al mundo, de forma fluida y real.
El no hacer un esfuerzo por comprender la dinámica de las rutas y caminos por los que viajamos, nos hace extremadamente dependientes y obedientesde horarios y combinaciones.
Una vez, en Tíbet, llegué a un pueblo muy aislado. Me encontré allí a media docena de viajeros “atrapados” porque los buses pasaban sólo una vez a la semana. Los miré sorprendidos. Estaban en una habitación que daba a la ruta, y no se habían dado cuenta que, al menos una vez por hora, pasaba un camión. Dos de ellos (otro argentino y un japonés) decidieron sumarse a mi plan de cruzar Tíbet a dedo, y en menos de una hora salimos a bordo del primer camión que pasó.

#5 Consciencia del instante / Mindfulness

Cuando viajamos tomamos cientos de fotografías, ¿pero le damos la importancia que tiene a la impronta que el mundo está dejando en nuestra persona? A veces no le damos el valor a cada instante, a la sonrisa de la mujer que nos sirve el almuerzo en un mercado de Sucre, a todo lo que sucede a nuestro alrededor, del cambio del tipo de cultivos en cada zona, de nuestra evolución a lo largo del viaje.
Quizás esto sucede porque en nuestro modo sedentario (todos tenemos, creo yo, modos) nos habituamos demasiado a seguir rutinas y hacer cosas por inercia. Para escapar de ellas, montamos mundos de pensamientos (fantaseamos con viajar, con romper esa rutina) y nos empachamos con caramelos con gusto a libertad para calmar nuestra ansiedad.
Y cuando nos vamos de viaje sacamos a pasear nuestros pilotos automáticos, y muchas veces, no nos apropiamos de todo lo que sucede alrededor porque estamos distraídos (pensando en el próximo destino, en abrir el Facebook, o en averiguar dónde sale el minibús al templo de los elefantes dorados del que no sabemos ni por qué se construyó 🙂 Nuestra manía por hacer cosas, nos impide estar.
Dos veces escuché sabias palabras al respecto de boca de extraños que crucé viajando. Una fue un iraquí, que me dijo:
“Cuando dejamos de pensar, el mundo aparece delante nuestro”
El otro fue un yogui israelí que conocí en Perú, y que dijo algo muy cortito pero útil. Hablaba de la importancia de centrarse en la respiración que, como el pensamiento, sucede automáticamente:
“El cuerpo respira, el cuerpo tiene peso”
Hacer consciente la respiración o – por qué no- los pasos, es otra forma de recuperar el instante.

#6 Esencialidad

 

sandwich-de-atun

¡Feliz -esencial- cumpleaños!

 

Viajar te puede devolver la emoción perdida por las cosas simples de la vida. Una vez esperaba en la ruta, y pasó una camioneta cargada de naranjas. El destino había colocado un lomo de burro, y varias naranjas rodaron cerca de mí. ¡Fueron las más ricas de mi vida!

Ahora bien, normalmente compramos naranjas en la verdulería, y no tienen el mismo gusto. ¿Qué cambió? Supongo que las primeras fueron inesperadas, como lo era la presa para nuestros ancestros cazadores que desconocían de verdulerías y supermercados. Procurar cada día nuestro alimento,  ubicar un sitio donde acampar o un hotel barato, nos conecta con las mismas necesidades básicas que teníamos cuando nómadas.
Uno de mis cumpleaños más extraños me tocó –siempre me tocan en sitio distintos e impredecibles- en el Chaco boliviano. Había visitado una comunidad guaraní llamada Ñaurenda, y me encontraba caminando por una ruta de tierra, bajo árboles frondosos. Todo lo que tenía para festejar era pan casero y una lata de atún. Fue uno de mis cumpleaños más felices, alejado de todo, en un sitio que no aparecía en ningún mapa, y con lo suficiente.

#7 No estamos solos: empatía, coherencia y aceptación incondicional. 

kalasha

Estas niñas kalasha, en Pakistán, me pidieron la cámara para fotografiarme…

             
No somos el ombligo del mundo. Nuestro viaje nos pone de igual a igual con miles de personas de distinta nacionalidad, creencia y raza. Los locales no son extras de un set de filmación, son personas con sus propios sueños y problemas, que han aceptado otras reglas del juego.
Mucho antes de viajar, un “hippie viejo”, que había sido mi profesor en la universidad, me contó sus máximas de vida: coherencia, aceptación incondicional y la empatía. Lo dijo al pasar, pero yo nunca las olvidé y creo que hoy no sería el mismo si no me hubiera encariñado con ellas, y respetado en la medida de mis limitaciones. Dos de ellas vienen al caso:

Aceptación incondicional

Al viajar entraremos en contacto con otras culturas cuyas prácticas podemos no suscribir. Viajando por Sudamérica, junto a Laura, convivimos con etnias amazónicas que veneraban las cascadas, tribus urbanas colombianas que hacían lo mismo con el hip hop y campesinos andinos del Ecuador que luchaban contra la erosión de la tierra. En Medio Oriente, los musulmanes oraban cinco veces al día postrados en dirección a Meca y el norte de India, cada familia enrolaba a uno de sus hijos en un monasterio. Pero con todos pudimos compartir.
A medida que viajamos todas esas posibilidades de lo humano se hacen reales frente a nuestros ojos. Aunque no compartamos sus costumbres, nuestro deber es encontrar el pulso humano común, una zona de encuentro.

Empatía

Relacionado con lo anterior. Cuanto más nos enredemos con culturas distintas, con cuantas más idiosincrasias hayamos intercambiado zapatos, más podremos autorizar a nuestro corazón a latir en nombre de la diversidad humana. Eso tiene un riesgo: uno comienza a sentir como propios los sufrimientos ajenos. Últimamente, la guerra civil siria me ha despertado esa sensibilidad por un país que aprendí a querer.
Desde 2010, junto a Lau, desarrollamos el Proyecto Educativo Nómada para promover estos valores en escuelas de todo el mundo.

#8 Abrazar el cambio

Viajar permite que el universo se desplome y reconstruya cada día. La gente que nos rodea cambia todo el tiempo. Como nuestra personalidad está muchas veces fosilizada por roles definidos y estable, el viaje es un buen espacio de experimentación. (Por favor, no descubran de pronto que tenían dentro un asesino serial en potencia) Muchas veces, es el ambiente constante el que nos mantiene escuchando el mismo disco rayado. Pero cuando cambia la música, los estímulos, podemos descubrir facetas inexploradas y reprimidas.
Por otra parte ¿cómo estar tan seguro de quienes somos si nunca nos expusimos al cambio?

#9 No te arraigues

Uno de los mayores miedos del viajero en potencia es extrañar demasiado a su familia y amigos. Algunos incluso creen que viajando estarán largo tiempo solos (y no, como finalmente sucede, que uno está rodeado de otros viajeros)
Pocos parecen pensar, en esos momentos de meditación, en que al no viajar, uno renuncia a una cantidad infinita de amigos posibles. Gente que dejaremos de conocer porque viven del otro lado del planeta. Viajando, establecemos constantemente vínculos que, gracias a Internet, hoy es posible mantener.
Es buen momento para volver a citar a algún sabio chino que por algún error de traducción imaginaremos con bigotes y barba (aunque casi todos los chinos sean lampiños):
“Para poder recibir, es condición tener las manos vacías”
A veces no nos damos cuenta, pero mantenemos con las personas, relaciones de posesión similares a las que desarrollamos con nuestras pertenencias. El viaje y su vida emocional portátil son una buena gimnasia para cambiar ese patrón, porque nos veremos obligados a despedirnos de forma cíclica, sólo para hacer espacio para nuevas amistades.

#10 Todo está conectado  

 

mezquita persa

Las mezquitas persas encierran mucha sabiduría.                          

 

El mundo está hecho de conexiones. Cuando empezamos un viaje, desencadenamos una cascada de momentos y episodios. Existe la pasta en Italia porque un día Marco Polo la descubrió en China. Conectamos gentes e ideas, somos abejas polinizando las infinitas posibilidades de la humanidad. Todo está conectado, todo es uno. Por eso nuestro viaje es un obrero de un proceso mucho más grande que se nos escapa.
Por eso, aunque no nos demos cuenta, al viajar, nos volvemos embajadores de un entendimiento entre culturas. Hay que estar muy atento a lo que ponemos en circulación, porque es lo que terminará volviendo a nosotros: 
“En el tiempo de los griegos, una familia organizó una fiesta para todo el pueblo, pidiéndoles solamente que llevaran el vino, que sería acumulado en toneles y luego repartido. Algunos vecinos, mezquinos, llevaron agua, pensando que en la cantidad nadie lo notaría. Cuando repartieron el vino, lo que cayó sobre las copas de todos fue… ¡agua! Eso eran lo que todos habían llevado”
Por eso, lo que vos aportes, por mínimo que sea, a este planeta tejido de fronteras y conflictos, importa.
Por si no lo notaron, entre la ruta y la vida, las diferencias son pocas….
Si estos consejos te sirvieron, te pido que me ayudes a difundir mi trabajo y la filosofía viajera que encierra compartiendo el artículo con los botones de redes sociales que encontrarás debajo
¡Buenos caminos!

Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta

Más Información
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar

Acerca del Autor

Juan Pablo Villarino

Desde el 1 de mayo de 2005 recorro el mundo como mochilero para documentar la hospitalidad y la vida cotidiana de los destinos más insólitos a través de mis crónicas. Escribo libros de viaJe para contribuir a la revolución nómada.

54 Comentarios

Dejar un comenentario
  • Buena Juan, me gusto mucho… como no pudo habe sido de otra manera te conoci en la ruta. Sin dudas me marcaron, como seguramente a muchos otros, tanto vos como Laura. Son grandes inspiradores de la libertad humana!

  • mis viajes los hago en moto ,donde mi única compania es mi cámara , pero son momentos maravillosos perderte por los caminos y llenarte de naturaleza ,felices de los aventureros ,me encantó el articulo

  • Me han encantado tus consejos, una buena filosofía de la libertad y me parece fundamental la idea de unir a los distintos pueblos y culturas, recordando siempre que todos somos hermanos bajo la luz del sol. Yo he viajado un poco por el mundo pero en plan turista pobre; pero si tengo otra vida me enamoraré de un joven y me lanzaré a recorrer el mundo sin prisa. En abril viajo a Machu Picchu con tus informaciones. Tengo 67 años. Adelante y gracias!!

  • QUE LINDA PAREJA HACEN, TENGO 70 PIRULOS, SIEMPRE ME GUSTO VIAJAR Y EN FORMA IMPROVIZADA, TE DA INFINIDAD DE NUEVAS EXPERIENCIAS, ME ENCANTO TU FRASE,TODO SUCEDE X UNA RAZON, EL UNIVERZO CUIDARA DE TI,SIGAN ASI Y MUCHO EXITO CON SUS LIBROS, UN APRETON DE MANOS( SIEMPRE ES MEJOR QUE UN ABRAZO, X QUE NO CORRES RIEGO QUE TE AHOGUEN) CARIÑOS LUIS

  • Hola, espero veas este mensaje…si algún día decides venir por los lados del Este de Ucrania, escríbeme a mi email tengo una casa en un pueblo que esta a la orden para uds. estarían uds solo allí ya que vamos una ves cada 8 o 15 días…Saludos!

  • ¡Hola Juan Pablo!

    Me ha encantado el artículo. Unos consejos realmente profundos e infinitamente valiosos para cualquier viajero.

    Como bien dices, no hay que agobiarse demasiado por el qué pasará durante nuestro viaje, la persona que parte no será la misma que la que regrese. Simplemente hay que dejarse llevar por la incertidumbre y la aventura y será el propio viaje quien te recompensará personalmente a través de experiencias y recuerdos imborrables.

    Sensaciones que únicamente pueden vivirse y que difícilmente se entenderán hasta que no lo sientas en tus propias carnes.

    Un fuerte abrazo,
    Oliver.-

  • Gracias gracias gracias!
    Salgo de viaje le domingo, y soltar fue sanador. El sueño de mi vida esta comenzando, y leer esto ayuda muchisimo.
    Elegir, soltar y agradecer.

    Abrazo viajero!

  • Me encanta el punto #8 Abraza el cambio, algo a lo que tanta gente tiene miedo, y uno de los motivos por los que muchos no viajan, y por lo que muchos no realizan ese cambio tan esperado en sus vidas.

    Como siempre te digo, ¡Fabuloso post! Saludos desde España de nuestro blog Doble Viaje 🙂

  • Hace unas horas, antes de leer varios artículos suyos pensaba que realizar algún día mi viaje por el mundo era un sueño romántico e inalcanzable. Hace tres minutos, vi mi mapamundi en la pared de mi casa en obra negra y dije en voz moderadamente alta, voy a hacer mi viaje algún día.

  • Geniales todos los consejos, son muy vitales y que se podrían poner en práctica tanto para salir de viaje como para la vida en general. Nos encanta el 7 y por supuesto para disfrutar del instante os invitamos a descubrir la playa de La Antilla en Lepe, un lugar único para disfrutar

  • Juan y Paula!!

    …(me siento con una emoción que reventará mi alma) , constantemente con mi novia buscamos reportajes … documentales relacionados a viajes y cosas de este estilo, estoy seguro que es por lo mismo que sienten ustedes en descubrir realmente como es el mundo en su máxima expresión y simplicidad obteniendo los mejores resultados en cada paso que dan día a día…. anoche precisamente nos vimos completo una charla que realizaron en Europa dando a conocer sus aventuras, travesías experiencias y filosofía de vida y realmente es admirable !!! me siento muy bien que otras personas realicen estas aventuras de vida y sientan lo que realmente es VIVIR DE VERDAD…

    Siento que al revisar sus Blogs despertaron algo en mi y mi novia que siempre hemos llevado por dentro y hoy ha hecho tomar lápiz y comenzar a preparar este gran proyecto… conocer el mundo en profundidad… estoy convencido que es este el camino que quiero para mi vida y cuando ponga el primer pie en esta aventura comentare y comenzará nuestro viaje… mientras me preparare para la gran experiencia que se avecina prontamente….

    Para finalizar… extender la invitación para cuando pasen por Chile (zona Central ) ojala sea antes de que parta jejeje saludos y como dice un cercano buenaventura!!!

    • Abazo chicos! Qué bueno que el blog les alborote el alma y los pasos! Ahora bastante lejos de Chile como para ir a tomarse un terremoto, ya que estamos en Somalilandia, pero queda pendiente el encuentro. Cuando se animen, les recomendamos nuestros libros, que frecemos desde el blog. Buenas rutas!

  • Gracias Juan! Mañana me voy de viaje solo con el pasaje de ida para Grecia y los Balcanes y después ¿quién sabe? Hace una semana renuncié y me recibí así que no llegue a planear ni organizar nada, que en algún punto era la idea pero igual genera algo de ansiedad… y tus palabras me tranquilizaron y me dieron aliento.
    muchas gracias! Saludos!!

    • Grande Julia! Todo sucede por una razón… no te compliques la que la decisión que tomaste es la única que podrías haber tomado. Es el comienzo perfecto de un viaje épico, los escritores alemanes del Romanticismo lo llamaban “sturm und drang” (tormenta e impuslo). Buenos caminos!

  • JuanPablo, te agradezco por tus escritos, siempre motivadores, me desvelé leyendo aventuras tuyas y de Lau, me impulsan a tomar mochila y salir a recorrer. Soy de Santiago de Chile, en el centro más centro de esta ciudad, y veo que lo mencionan re poco, sin embargo si algún día pasan por acá no duden en pedir alojamiento, mis puertas están abiertas para viajeros con historias!

  • Hola Juan 😊 soy Braulio un chico de Ecuador que radica en Barcelona -España.
    Tengo 25 años en 2014 recorrí Ecuador la parte de la costa,Sierra,Oriente,
    En2015 hice una parte de Ecuador que no conocía otavalo . Viaje hasta Cusco para llegar a machupicchu en el viaje conoci a muchos viajeros que tenían rutas distintas ,proyectos en mente,locuras propias .
    Es en ese entonces que vi que si me proponia podía llegar donde quisiera, me e propuesto en mente hacer las 7 maravillas del.mundo y discubrir los rincones que esconde este mundo.

    Tus palabras y consejos los tendré en mente en mi viaje .
    Por un mundo sin fronteras ✌
    Att:Braulio Sánchez

  • ….Me encanta viajar, te felicito por atreverte a ser realmente libre, por confiar en la vida y en su gente, hay que viajar para restaurar el alma y la sangre con vida fresca… Bendiciones.

  • Juan la verdad que te admiro por tu forma de ver el mundo! Yo estoy ahorrando para poder conocer lugares que para mi en algun momento de mi vida eran inalcanzables!! Pero gracias a articulos como estos hoy puedo tomar una desicion importante para mi vida y mi alma, que es la felicidad de poder hacer lo que siempre soñe! Un gran abrazo a la distancia compañero y ojala en los proximos años pueda estar escribiendo algun articulo de mi experiencia como caminante de la vida..

  • Espectacular artículo, de verdad mil gracias por hacer vibrar mi espíritu aventurero, tus escritos son alas para volar y matar de raíz falsos mitos , además de miedos infundados que nos paralizan. La libertad que se plasma en tus textos, es realmente contagiosa, una revolución que sobrepasa la pantalla de mi computadora! leerte es viajar con la cabeza, y querer hacerlo con el alma! Saludos y buenas rutas!!:)

  • Saludos Juan!! amigo mio como trabajaste en Irlanda? tienes pasaporte europeo? estabas de ilegal? cuanto ahorrabas al mes? con cuanto iniciaste el viaje? Quiero hacer una hazaña como la tuya!

  • Gracias por reencontrarnos con esta divina inspiración que es viajar, abiertos a lo que vendrá y honrando nuestro pasos al caminar respetuosos por los circuitos que vamos transitando. Salgo en febrero hacia Australia para reencontrame con una amiga bosnia que allí vive, nos conocimos cuando ambas coincidimos viviendo en los alpes italianos. “Desembarqué” allí después de recorrer Mexico , Guatemala y Canadá por 9 meses. Después fue el altilplano durante años mi punto de reecuentro con mi alma y ahora es ya tiempo de volver a peregrinar por esta bendita tierra ! Amorabrazo a ambos y siempre hacia arriba y adelante !

  • Excelente, concreto y preciso artículo! Cada palabra, anécdota, y consejo, me divirtió y emocionó mucho. Movilizó mucho en mí. Te agradezco enormemente. Tengo planes de viaje con mi pareja en un año, y espero poder vivirlo lo más humanamente posible. GRACIAS! 🙂

    • Gracias Cande. Para mi la escritura tiene el fin de darle al lector una patada bien puesta para sacarlo de la oficina o lo que sea que lo reprima de seguir sus instintos de horizonte. Cuando quieras, te invito a leer nuestros libros de viaje, los encontrás en el menú. Abrazo grande desde Tanzania.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Powered by WordPress. Con ayuda de Ecovirtual