CONSTRUYENDO UN MUNDO MEJOR CON LAS NIÑAS DEL HOGAR “MISKI WASI” DE SUCRE

Sucre fue la nueva escala del proyecto educativo que coordinamos con el Movimiento Mundial por la Salud de los Pueblos, y que llevamos a cabo gracias a los granitos de arena que aportan nuestros lectores fue Sucre. (para saber cómo sumarte haz clic aquí) Allí visitamos el Hogar de Niñas “Miski Wasi”, gracias a la sugerencia de Kim, una voluntaria belga que lleva un año trabajando para que estas niñas tengan una mejor expectativa de futuro. Las niñas provienen de una situación difícil, de hogares destruidos por el alcoholismo o la violencia doméstica. En Miski Wasi (que en quechua significa casa dulce) encuentran un refugio con mucho amor en el que viven de lunes a viernes, regresando con sus familias el fin de semana.

La primera parte de la actividad fue una proyección fotográfica  de nuestros viajes en los que compartimos no sólo la diversidad, los colores del planeta, sino sus problemáticas. Laura y Amaru llegaron primero. Amaru es una artista plástica chilena que nos ayudó enormemente con la actividad. Yo me retrasé unos minutos, y cuando entré les dije a las niñas: “¡Cuidado, que no soy una jirafa! – a lo que rieron. Las chicas quedaron mudas cuando vieron las fotos de la Antártida, por ejemplo, y sonrieron con cada pingüino y, luego, cada camello. Una reconoció que en Egipto fue “donde botaron a Moisés”. Otra, al ver fotografías de Tíbet, preguntó si era Potosí, confirmando mejor que cualquier teoría la similitud entre los dos grandes altiplanos del mundo. Una parte importante de las fotografías se referían al cuidado del planeta, y a los problemas de la contaminación del agua. Son temas que, con un lenguaje básico, se pueden y deben tratar hasta en un jardín de infantes.




Luego vino la parte más linda. Amaru les dijo a las niñas que hicieran un mural con aquellas imágenes que hubieran quedado en su cabeza. Primero anotamos palabras claves en una pizarra, que la niñas iban nombrando una a una. Camello, pingüino, la ruta, la gente colaborativa (según propias palabras de una niña de 7 años), las fábricas, etc. Luego, con montañas de revistas y diarios, y un ejércitos de tijeras, entre todos (incluidos nosotros) fuimos armando un mural en el que representamos los sueños de un mundo mejor…




Se fue así poblando la cartulina muda con la imaginación. Pronto aparecieron soles, mares, árboles, y hasta nuestra carpa…. Pero también amenazantes fábricas y pozos petrolíferos en actividad recortados de revistas.


 


Como también hablamos de la importancia de las tradiciones y hasta de las cuestiones de género, había mujeres musulmanas con sus velos y manos pintadas con jenna, que las niñas vieron en fotos de la India tomadas por Laura.
 

 

Aquí más detalles del mural, con los elefantes, automóviles y hasta el
mensaje “reciclar, no botar basura”…


La obra terminada. Todo fue realizado con mucho amor y cooperación. Amaru les explicó a las niñas que todo lo que hicieran, cada dibujo, aunque no fuera exacto, era bello de por sí. Todo servía se reciclaba, no sólo los materiales, que eran revistas y diarios usados, sino las ideas e impulsos artísticos.
 

Las niñas contentas al ver su trabajo. De una manera indirecta, se potencia la autoestima de todos, las de las niñas al ver que sus manos pueden generar cosas bellas, y la nuestra, al ver que cada día caminado, cada anécdota o imagen termina mejorando la vida de personas comunes a lo largo del planeta. Esto nos da mucho valor para seguir viajando. Sentimos que todas las cosas están conectadas, como en el mural. La foto de un iceberg tomada en Antártida puede ayudar a entender a una niña en Sucre la importancia de cuidar el agua. Así nuestros pasos ya no son nuestros, sino de todos.


Gracias a todos los que nos apoyan mes a mes para seguir explorando los rincones de nuestro planeta y compartiéndolos con los niños. 

Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta

Más Información
Share on Pinterest
There are no images.
Share with your friends










Enviar

Acerca del Autor

Juan Pablo Villarino

Desde el 1 de mayo de 2005 recorro el mundo como mochilero para documentar la hospitalidad y la vida cotidiana de los destinos más insólitos a través de mis crónicas. Escribo libros de viaJe para contribuir a la revolución nómada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Powered by WordPress. Con ayuda de Ecovirtual