Hacia las líneas de Nazca

Crease o no semejante bestialidad de maquina se detuvo en medio de la carretera. Por dentro estos camiones son un verdadero lujo, con cama de dos plazas y todo. Todos los camioneros argntinos sueñan con manejar uno de estos mounstros, a lo que él responde que ya esta acostumbrado y que ahora quiere cabina presurizada y viajes a Marte y Jupiter. Nuestro chofer hasta se da el lujo de corer a los 4×4 de la policia a los bocinazos….

Vista desde nuestro avión…
El camion se detuvo en un santuario donde se le prenden velas, segun sus palabras, a “todos los santos del mundo”. Solo tan sancta multitud podria evitar los accidentes viales que son portada a diario en los sensasionalistas medios graficos peruanos. Mientras nuestro chofer y su señora por nuestra seguridad nosotro examinabamos las frutas locales, peras del tama;o de una ciruela grande, cancha -maiz tostado- y tunas.


Este afich nos recuerda que la tradicion de las corridas de toros goza de buena salud en Perú.

Otro enorme camión International, algo mas viejo este, nos llevó hasta Chala. Era parte de un convoy de 42 camiones transportando equipamiento minero. Se quejaba de que le habia tocado el brazo de una excavadora que pesaba 28 toneladas. Van a una mina que esta tan alto que ali “hasta el condor usa chalina”. Su nieto tambien iba a bordo. Se llamaba John y tenia su propio cuaderno de viaje. Foto/ En el tablero del camión se dan la mano la Virgen de Chapi y DHL…


Edgardo, nuestro anfitrion de Hospitality Club en Nazca, y un autentico viajero que habia recorido Argentina a dedo y buena parte de Europa. Es bueno de vez en cuando encontrar personas que comparten esa pasion por la intemperie y el camino, por la rustica belleza del azar. Edgardo trabaja en el planetario de Nazca, donde l explica a los turistas las conexiones entre el cosmos y las lineas de Nazca. Al dia siguiente nos llevo al hotel Nazca Lines para ver una maqueta con todas las lineas de la zona.


Ceci mirando las lineas de Nazca Esta se llama “el arbol” y es una de las pocas que se ve dede un mirador constuido junto a la Panamericana. Para ver todas hay que alquilar una avioneta por 40 dolares (impensado por motivos presupuestarios). Lo curioso fue comprobar que la Panamericana fue construida sobre las lineas, sin ningun tipo de resguardo por un lagarto trazado ali por os nazcas hace dos mil años. Edgardo dice que las lineas se;alaban fuentes de aguas. Otros dicen que eran un calendario, y otro rastros de culturas extraterrestres. Hoy duermo con la luz encendida…


Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta

Más Información
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar

Acerca del Autor

Juan Pablo Villarino

Desde el 1 de mayo de 2005 recorro el mundo como mochilero para documentar la hospitalidad y la vida cotidiana de los destinos más insólitos a través de mis crónicas. Escribo libros de viaJe para contribuir a la revolución nómada.

2 Comentarios

Dejar un comenentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Powered by WordPress. Con ayuda de Ecovirtual