Au revoir Asia, yo te saludo….!!!

Normalmente intento que mis relatos revistan cierta elegancia de estilo. Esta es una excepción. Resulta dificil resumir mis ultimos dias en Tailandia y el ultimo mes vivido en Europa. Una densidad de acontecimientos de toda clase me impide constantemente ponerme al dia con los relatos. Claro esta, no puedo culpar a nadie mas que a una voluntaria resistencia a tomar papel y lapiz. Tengo alma de perfeccionista, y aveces prefiero no contarles nada antes que contarles un resumen infiel y apresurado. Visto que no tengo otra opcion, aqui voy con un relato comprimido.

La ultima vez que les conte mis planes estos eran viajar indefinidamente con el Cyclown Circus, y ahora les cuento que desde la ventana del departamento de mi amiga Alba en Salou se ve un Mediterraneo de un azul inapelable. Que sucedio en el medio?

En primer lugar se dio una alineacion de circunstancias que me hicieron tomar la decision de volver temporariamente a Argentina, al menos por unos meses. Una conversacion telefonica con mis padres, recien jubilados, acaso me hizo sentir que les debia un poco mi presencia. Siendo que nunca he sido familiero, ese sentimiento en mi interior me sorprendio al punto de sentir que debia seguir mi instinto y regresar por unos meses a la Argentina. Por otro lado, un reencuentro pendiente me espera en Resistencia, Chaco, desde hace cinco años. Fue la última vez que había visto a Cecilia. Pero el regreso iba a ser con escalas. Veronica, mi ex, me necesitaba en España para asistirle en una serie de burocracias, papelitos y demás miriñaques legales….. con lo que tenía la excusa más aburrida para divertirme un poco por Europa y visitar unnos buenos amigos.

Asi fue que me tome la responsabilidad de vender mis libros sistematicamente cada dia en los cafes de Kao San Road, en Bangkok, para poder ahorrar el dinero de los pasajes aereos, que no era poco. La rutina se volvio extenuante, sobretodo cuando hubiera preferido infinitamente pasar el dia con el Circo, que seguia haciendo su musica en la calle. Apenas me quedaban fuerzas a la noche, cuando volvia cansado al “barrio” para tirarme a tomar una cerveza con ellos, que ya tenia que acostarme para estar a la maniana siguiente armando los libritos para salir a vender a la tarde.

Este periodo no fue, sin embargo, vacio o monotono. Mientras vendia mis libros conocia infinidad de gente. Ni siquiera intentare hacer una lista. Sientanse todos incluidos. Solo mencionare a Wali, una alemana, enfermera en su vida civil, con quien terminamos tomando extracto de ginseng en las callejones de Bangkok, y quien tocó mi corazon. Era la fecha de mi cumpleaños, y con Wali charlabamos de los apegos, de la lucha del deseo contra el no deseo, esa esgrima entre idénticos, cuando Raffi –del circo- aparecio desde atras y obliteró mi cara con un pastel de cumpleaños. A los pocos dias Wali se volvió a Alemania, dejando su e-mail grabado en la cera de una vela amarilla cuya estatura habia disminuido peligrosamente con el correr de las noches…

El circo seguia haciendo su musica en la esquina de Soi Rambuttri, aunque a medianoche habia que mandarse a mudar porque los monjes del monaterio budista cercano se habian quejado a la policia. Yo seguia pasando las noches de visita, con los libros restantes del dia en la mochila. El tiempo, calvicie progresiva de los calendarios, llegó el 18 de abril, y aborde un vuelo de China Airlines hacia Roma. Desandar en 10 horas lo que te ha tomado dos años de caminata es algo que te puede volar la cabeza, hsata el punto que llegué a sentir una especie de pena o miedo, como si estuviera por dejar que la gravedad se encargara de una copa de cristal. En fin, dejé la mochila en la cinta del equipaje y marché a la sala de embarque.


Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta

Más Información
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar

Acerca del Autor

Juan Pablo Villarino

Desde el 1 de mayo de 2005 recorro el mundo como mochilero para documentar la hospitalidad y la vida cotidiana de los destinos más insólitos a través de mis crónicas. Escribo libros de viaJe para contribuir a la revolución nómada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Powered by WordPress. Con ayuda de Ecovirtual