- 6 Septiembre, 2007

La pobreza y la actitud sibarítica… (2ndo aniversario del viaje)

El 1 de mayo del 2005 estaba saltando a un velero en elpuerto de Bangor, Irlanda del Norte, rumbo a Escocia. El 1 de mayo de 2006 estaba tomando té con cuatro maestros enturbantados en Dowlat Yar, un pueblo perdido en el centro de Afganistán, con miedo a perder la cabeza y sin nada más lujurioso que un paquete de […]

Seguir Leyendo

Europa, el continente bostezo. Consuelo: el bueno tinto y el buen queso.

Despues de haber caminado por dos anios entre Europa y Asia, ahora un pajaro metalico me repatriaba a Europa en 12 horas. Mi mochila estaba tan desconcertada como yo, tan poco acostumbrada a esos inmensos depositos alados, muy poco habra podido compartir con todas las maletas de los mas pasajeros. Esas maletas no le iban a creer que se paso […]

Seguir Leyendo

Jesús Branca

Un paredón en las afueras de Como, norte de Italia, camino a Suiza. Cuando acompañen las ostias con Fernet empezaré a ir a misa…. Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas […]

Seguir Leyendo

DE HEIDELBERG A FREIBURG TRAS EL CORAZON BUDISTA DE TAMARA HINDENBURG

En Freiburg, Tamara me esperaba con el escepticismo propio de reencontrar en el umbral de su casa a un vago que habia conocido vendiendo poesia en Bangkok. El nombre completo de Tamara, en combinacion con la palidez lunar de su rostro transmite con fidelidad ese charm de actriz de cabaret de la belle epoque. Ella me llamaba Mister Juan, acaso […]

Seguir Leyendo

DE HEIDELBERG A FREIBURG TRAS EL CORAZON BUDISTA DE TAMARA HINDENBURG

En Freiburg, Tamara me esperaba con el escepticismo propio de reencontrar en el umbral de su casa a un vago que habia conocido vendiendo poesia en Bangkok. El nombre completo de Tamara, en combinacion con la palidez lunar de su rostro transmite con fidelidad ese charm de actriz de cabaret de la belle epoque. Ella me llamaba Mister Juan, acaso […]

Seguir Leyendo

Powered by WordPress. Con ayuda de Ecovirtual