DE CHENGDU A KUNMING: PRIMER DESAFÍO A DEDO EN CHINA

viajar a dedo en china


Viajar de Chengdú a Kunming fue mi primer gran desafío a dedo en China, sin contar lo viajado en el Turkestán, donde seguía habiendo hospitalidad musulmana.  Había pasado una semana buscando inexistentes hojas de ruta hasta que, dándome por vencido, bajé un mapa bastante esquemático de internet, y nos lanzamos a la aventura. Habíamos cruzado todo Tíbet (viaje plasmado en el libro Un Tango en Tíbet) y ahora viajábamos a Kunming para encontrarnos con los Cyclown Circus, un grupo de artistas de circo que venían viajando desde Europa en bicicleta. 


cloud mountains china

                                                    Así (no) se veía el paisaje…


bicicletas taxi en china

                          Pensamos en robalas, pero luego recordamos que nuestra visa vencía en un mes.

Inicialmente solo había en esa ruta mal pavimentada minivans Chana verdes que hacían de taxis y camioneros que ni nos miraban. Un Cherry QQ, una miniatura de auto diseño local, nos llevó hasta un sitio llamado Yingjing, pasando colinas arboladas que terminaban en valles aterrazados donde campesinos con sombreros cónicos trabajaban en los arrozales. Era la imagen romántica de la campiña china tantas veces vista en porcelanas, películas y almanaques. Estaba feliz de haberla encontrado en mi periplo mochilero. La niebla parecía encallada en esas colinas las 24 horas. La visibilidad nunca era superior a los cien metros. Cuando se hizo de noche, luego de intentar en vano que en algún caserío nos ofrecieran alojamiento, decidimos acampar detrás de una curva de la carretera. Había lo que parecía una bolsa de papas gigante enganchada en unas ramas de un árbol. Cuando Pablo fue a explorar, sin embargo, se encontró con que era una pequeña tienda, y dentro había una cama tendida, limpia, y con una bolsa con maní bajo la almohada. Nos quedamos fumando un cigarrillo en la oscuridad, imaginando quien podría habitar allí, y finalmente armamos la carpa y dormimos. Al rato, un hombre, y una mujer con un bebe en brazos entraron en la tienda. Incomprensible.
china de mochilero
                       Amanecer acampando y encontrar el clima así te da permiso para poner esa cara.
En el segundo día de la epopeya de viajar de Chengdú a Kunming el dedo mejoró. El conductor de una 4×4  nos invito a almorzar en el camino. Como siempre en China, la mesa era una plataforma giratoria con media docena de platos con distintas opciones, que los comensales iban girando para picotear a gusto. Nos dejaron en un sitio llamado Hanyuan. Miramos -Cábala- la estampita del santo que Pablo se había encontrado en las montañas de Ya’an, y en 10 minutos frenamos una VW Touareg (Foto de apertura)  Eso no era un auto, sino un unicornio.­ En ese bólido hasta la ciudad de Shimian, donde Pablo, a quien le quedaban menos días decidió tomar un autobús hasta Kunming. Por mi lado, aun estaba lavando el pecado de haberme subido a un avión de Lhasa a Chengdu, por lo que seguí mi procesión, postrándome cada 10 pasos y pidiendo perdón al dios de las banquinas…
trabajadores en china

                                                 La cara de felicidad de estos chinos…

Estando solo, sin embargo, viajar a dedo se volvió mas rápido, y pronto pase al autobús en que viajaba Pablo, saludándolo incluso cuando mi auto y su autobús se quedaron anclados en el mismo corte de ruta. Aunque el dedo venia rápido y nunca esperaba más de 20 minutos, acepté el ofrecimiento de la policía de un pueblo de pagarme el boleto de tren hasta Kunming, solo para tomar al menos un tren en China. Llegue a Kunming bien dormidito en la mañana del tercer día.


Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta

Más Información
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar

Acerca del Autor

Juan Pablo Villarino

Desde el 1 de mayo de 2005 recorro el mundo como mochilero para documentar la hospitalidad y la vida cotidiana de los destinos más insólitos a través de mis crónicas. Escribo libros de viaJe para contribuir a la revolución nómada.

11 Comentarios

Dejar un comenentario
  • Bravo! Qué bueno leerte de nuevo y salir por un rato de esta oficina defeña. Buenísima la historia del botón, increíble. Che, no te pierdas, ta?
    Buen viaje!

  • eso..no te pierdas juan…desde aca, un chileno en su oficina sigue tus aventuras…pero cuenta que pasó en esos tres meses….te llevaron los chinos a un templo perdido en sus montañas e hicieron experimentos contigo??…saludos.

    y buena estrella para ti..

    /lumpen

  • HOLA JUAN !!!

    Sean bienvenidas tus cartas a mi vida nuevamente !.

    Ya no sabía cómo hacer para “escapar” de la oficina !!!!. Por suerte, hace poquito, tuve mis propias “aventuras” recorriendo el norte y eso me ayudó a recuperar un poco de fuerza y algunas otras cosas.

    Que buena noticia saber que estas bien !.

    Como algunos otros, supongo, me gustaría saber que pasó en estos meses…..aunque lo importante es el regreso !.

    Besos !

    Madys

  • hola!!
    me llamo iñigo y soy de bilbao , quisera preguntarte un par de cosas .
    este verano viajo a pakistan para cruzar el khyber pass , ya conozco pakistan de anteriores viajes pero no esta zona de peshwar .
    quisera preguntarte q tal esta para pasar el paso hasta jalalabad y si esta ciudad tiene encanto , ya q por lo q se de peshwar si q la tiene.
    quisera pregunrate como hicistes para conseguir la visa de afganistan ya q he leido por ahi q en peshwar es relativamente sencilloy si es necesario llevar escolta para el khyber pass
    muchas gracias por adelantado
    iñigo
    te dejo mi mail
    benarli@hotmail.com

  • hola juan!,al fin apareció en el diario una nota donde decia como saber de vos.Yo soy nueva en esto de la computacion pero estoy aprendiendo cada dia mas,y ahora estoy re feliz de haber encontrado tu blog y sentarme a leerlo cuando quiera y todas las veces que quiera
    y saber que estas bien.te mando un beso y un abrazo.dora de mardel.

  • Hola Juan, realmente se te extrañaba.
    Seguro que las banquinas de todas las rutas del mundo ya te perdonaron por los deslices cometidos, llamese avion o tren, o etc.
    Seguimos en contacto mas seguido!!!!!!!!!
    Teresa de Tandil

  • Juan: Enorme alegria saber que continuan tus acrobacias, sos un invitado permanente a El Anden, mi programa en Olavarria, como es un lugar de encuentro, me gustaria un comentario de los trenes chinos, y espero contar con tu presencia cuando este de regreso, te mando un abrazo y sigo viajando con vos a traves de tus blog, hasta pronto Axel.

  • Siempre leo tu blog aunque no mande mensajes. Me gusta mucho saber de vos y tus viajes. Cuando contáste la historia del rosarino con la camiseta de Newells en el tibet no lo podía creer. Si el tiene un blog o algo avisame por favor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Powered by WordPress. Con ayuda de Ecovirtual